¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    La presentación del Hummer EV tendrá que esperar por culpa del coronavirus

    Teaser del Hummer EVGM

    La silueta del enorme todoterreno de líneas cuadradas aparecerá, si nada más se tuerce, en otoño de 2021 como 2022 GMC Hummer EV -o similar-. La presentación a los medios del 20 de mayo ha sido retrasada sine die por la pandemia.

    En el pasado reciente, General Motors decidió "matar al coche eléctrico" -acabando con el EV-1- y centrarse en una línea de negocio más rentable, los SUV y los pick-up. Eso fue bien hasta que el barril de petróleo subió como la espuma y la crisis subprime arrasó el mercado estadounidense, y, de propina, el resto del planeta.

    Han pasado ya 10 años desde la reconversión de la "vieja General Motors" en la "nueva General Motors", y han cambiado muchas cosas. El gigante americano se ha retirado de varios mercados internacionales, se ha deshecho de marcas -o las ha cerrado- y hoy día vive principalmente de Norteamérica y de China.

    En ese contexto se alumbró la idea de resucitar la marca Hummer, adquirida en 1998, alcanzando su apogeo en 2006 y cesando su producción en 2010. Va a regresar como un todoterreno y un pick-up, ambos eléctricos, con los que hace la competencia a Tesla Cybertruck y similares en Ford, Rivian o quien se ponga por delante.

    Hummer H2

    A finales de enero, cuando la crisis del coronavirus era principalmente un problema doméstico chino, General Motors confirmó los rumores: Hummer volverá, lo hará bajo la marca GMC, seguirá siendo un producto de alta gama, y arrojará sobre el asfalto cifras absurdas de potencia (1.000 CV o más) y un millar de Nm netos.

    General Motors anunció el 20 de mayo para su desvelo, lo cual iba a suceder durante un congreso de concesionarios de GMC en Las Vegas (Nevada), mas el evento ha sido cancelado debido a la pandemia vírica. El gigante americano ha especificado que la pandemia está afectando a "todas las áreas de negocio".

    Mientras tanto, aunque GM "no puede esperar a desvelar el GMC Hummer EV al mundo", el equipo de desarrollo continúa trabajando en la nueva gama. Más adelante se anunciará una fecha para el desvelo, y si no se puede hacer en un lugar físico habrá que conformarse con una presentación virtual, como ha pasado con todas las novedades de Ginebra 2020.

    Y el equipo de desarrollo no lo tiene nada fácil. Uno de los talones de Aquiles del Hummer H2, el modelo más grande que hubo, es que era un auténtico derroche energético con ruedas. Daba igual que hubiese versiones de hidrógeno, consumía como una bestia. ¿Va a ser así en su versión eléctrica? ¡Obviamente!

    Los principales factores que lastran la eficiencia de un vehículo son su resistencia aerodinámica y su peso. Para mover una carrocería cuadrada y pesada hacer falta mucha potencia. Vale, eso no va a faltar, el problema que se presenta para la unidad de control de potencia y las baterías no es simple de resolver.

    Para poder entregar 1.000 CV y que una mole que rondará las 3 toneladas alcance 96 km/h en solo 3 segundos -valores muy próximos a los de un Fórmula 1- hace falta una descarga energética muy intensa en muy poco tiempo. Y eso ha de lograrse sin que las baterías salgan ardiendo, la reacción química genera mucho calor.

    Hummer H3T concept

    Por lógica, las baterías deberán ser de mucha capacidad, no creo que se atrevan a dotarle con menos de 100 kWh si pretenden que tenga una autonomía decente (al menos 300 km). Baterías grandes implican mucho peso, y por la propia concepción de un vehículo tipo Hummer ya va a ser una ballena en vacío.

    Todavía no hay normas que hagan que un vehículo eléctrico pueda considerarse como un "energy guzzler" (devorador de energía), por eso a GM le daría igual que homologase 30 kWh/100 km o el doble, el problema inherente es qué autonomía puede ofrecer. Desde luego, usando los 1.000 CV frecuentemente, tendrá menos autonomía que una moto de Gran Premio.

    En cuanto al peso, no es una tontería. Versiones concretas de Tesla Model X o Cadillac Escalade son tan pesadas que tienen prohibida su circulación por sitios como el puente de Brooklyn (limitado a 3 toneladas). Eso sí, con tanta potencia se convertirá en un excelente remolcador de trailers pequeños, embarcaciones, otros vehículos...