¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Rusia suavizará la caída de su mercado en 2016

    Javier Costas
    Javier Costas

    El antes prometedor mercado ruso está teniendo un 2015 para olvidar, con una caída acumulada del 34,5% respecto a 2014. Pero se está acercando a su nivel más bajo, la consultora PricewaterhouseCoopers cree que el año que viene caerán menos.

    Si la tendencia continua, se cerrará 2015 con un volumen de menos de 1,3 millones de turismos en Rusia, es decir, un desplome del 45% en todo el año. Solo en noviembre las ventas cayeron un 42,7%. Las condiciones negativas no han amainado.

    Rusia tiene varios problemas: embargos internacionales por la crisis con Ucrania, desplome del barril de petróleo, desplome de la divisa local frente al dólar y una inflación tremenda. La consultora cree que en 2016 las ventas caerán un 14%, y en el escenario más desfavorable posible.

    Eso supondrá un volumen de 1,1 millones de coches, muy similar al de España, y eso considerando que es el país más grande del mundo en términos de superficie. Los modelos más perjudicados serán los importados, que siguen subiendo de precio en rublos.

    El rublo ha perdido el 54% de su valor frente al dólar desde 2014

    Los analistas de PwC creen que los rusos demandarán más coches de inferior presupuesto, y ahí el fabricante mejor posicionado es Renault/Nissan. No solo tienen sus marcas, sino Lada (AvtoVAZ) o Datsun. Son los "reyes" del bajo coste, con permiso de las marcas coreanas Hyundai y Kia.

    El Gobierno ruso anunció a principios de mes una inyección de 50.000 millones de rublos para ayudar a la industria local. ¿Mucho dinero? Eso, al cambio, son unos 645 millones de euros.

    En 2008 y 2012 el mercado ruso se aproximó a 3 millones de unidades, incluyendo los turismos y los comerciales. La misma consultora vaticinó que en 2018 se recuperará el volumen que debería tener. Por lo tanto, 2016 será uno de los últimos años malos, se tocará fondo, y se volverá a crecer poquito a poco.

    Fuente: PricewaterhouseCoopers