¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Toyota vende su participación en Tesla e invierte en un proyecto de coche volador

    Sergio J. Cabrera
    Sergio J. Cabrera

    Toyota ha vendido el resto de su participación en Tesla, por lo que ya no cuenta con inversiones ni participará en proyectos con la marca de Elon Musk.

    Paralelamente, Toyota ha invertido en un pequeño proyecto que está desarrollando un coche volador, cuyo lanzamiento está fijado para 2020.

    Instalaciones de Tesla en California.

    Toyota anunciaba el pasado sábado que se deshacía definitivamente de su participación en Tesla, dando por cerrada también la colaboración con la compañía de Elon Musk, con la que había participado en el desarrollo de baterías y sistemas de propulsión eléctricos, como el que había empleado en el Toyota RAV4 EV, comercializado en pequeñas cantidades en algunos estados de EEUU.

    El motivo no es otro que la creación de su propio proyecto de vehículos eléctricos, tras un reciente cambio de estrategia de la corporación japonesa, que si bien mantenía inversiones y proyectos en este campo, realmente eran de poca envergadura e incapaces de responder a los últimos movimientos del mercado, que apuntan hacia la llegada masiva de modelos eléctricos puros en los próximos años.

    La inversión de Toyota en Tesla se materializaba en 2010 por un valor de 50 millones de dólares, lo que le valía en aquel momento para hacerse con el 3 por ciento de la compañía de Elon Musk. Más que probablemente, el altísimo valor actual de las acciones de Tesla ha sido la razón de deshacerse de esta participación en este momento, meses después de anunciar los planes de su futura gama eléctrica, con una nueva compañía creada en colaboración con Aisin Seiki y Denso, proveedores pertenecientes a la corporación nipona.

    Aunque aquí no acaban las últimas noticias de los movimientos financieros de la compañía, pues precisamente estos días hemos podido conocer una nueva inversión de la casa japonesa, aunque en esta ocasión ha sido en el campo de los vehículos voladores. Toyota ha invertido 350.000 dólares en un proyecto llamado Cartivator, que está desarrollando un pequeño coche volador con el objetivo de lanzarlo al mercado en 2020. Por el momento, lo poco que podemos deciros de este proyecto es que se encuentra en sus etapas iniciales, como podéis ver en el vídeo adjunto al artículo, donde se muestra un test de vuelo de uno de los prototipos iniciales.

    El vídeo en si no muestra demasiado del vehículo que están diseñando, que en teoría será de menor tamaño que un smart fortwo, pues por lo que parece se trata simplemente de un modelo a escala, cuyo aspecto nos recuerda más a un dron al uso que a un vehículo de pasajeros. Este está formado por una plataforma central creada a partir de un bastidor tubular, con varias hélices dobles en los laterales de la plataforma.

    El propio test es bastante desastroso, ya que a pesar de ser una demostración ante la prensa, el vehículo falla en el primer intento de despegue, sufriendo un fuerte golpe que daña uno de los conjuntos de hélices.