¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Toyota va a fabricar su propio Nürburgring en Japón

    Sergio J. Cabrera
    Sergio J. Cabrera3 min. lectura

    Toyota va a construir una réplica del célebre trazado Nordschleife del Nürburgring en Japón. ¿El motivo?, por tener su propio Nürburgring para uso exclusivo de los distintos departamentos de desarrollo de la corporación japonesa y así poder probar en privado sin tener que desplazarse a Alemania.

    Algunas de las curvas de Nürburgring.

    Nürburgring no es solo el escenario habitual de competiciones de resistencia y las peleas contra el cronómetro de numerosos fabricantes, es también una de las pistas de pruebas más usadas del mundo.

    El trazado Nordschleife del circuito alemán es una de las varas de medir favoritas de la industria del motor. Sus 73 curvas y profundos desniveles hacen de este circuito una dura y compleja prueba para cualquier vehículo y piloto. Por lo que resulta ideal no solo para comprobar la velocidad y la manejabilidad de los vehículos nuevos, sino para testarlos en un amplio abanico de condiciones.

    Es precisamente por este motivo que Toyota pretende construir su propia réplica del trazado Nordschleife del Nürburgring en casa, en Japón, para que sus numerosos equipos de desarrollo, entre los que podemos incluir los de todas sus marcas, desde Lexus hasta Daihatsu, pasando por las de las compañías que colaboran con ella, como BMW o Mazda.

    Uno de los prototipos del Toyota Supra en Nürburgring.

    Las intenciones de Toyota pasan por crear una reproducción del Ring pero a escala. En lugar de crear un trazado de 20.8 kilómetros de largo idéntico al original, reproducirán solo las partes y curvas que consideran más importantes, con una extensión total de 5.3 kilómetros.

    Toyota es una de las compañías que suelen emplear habitualmente el Ring como pista de pruebas. En este trazado y sus cercanías hemos podido ver numerosos ejemplares de pruebas de la marca, como el nuevo Supra, por lo que es comprensible que la marca japonesa desee replicar esta pista de pruebas en su propia casa.

    De esta manera, no solo lograría encontrar la tan ansiada privacidad que buscan todos los fabricantes durante sus pruebas secretas, sino que lograrían reducir los seguramente elevadísimos costos que tiene el desplazar hasta el corazón de Alemania los modelos y los diversos equipos de pruebas responsables de su desarrollo.