¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Toyota y Lexus generalizan su garantía de hasta 10 años o 160.000 km

    Cuando Kia anunció su garantía de 7 años, primero en los modelos europeos y después en todos, sentó un precedente en el mercado difícil de superar. Ahora, Toyota eleva la apuesta a 10 años o 160.000 km, si el cliente es fiel a la postventa.

    El mínimo legal de garantía de un coche es de dos años en España, Toyota venía ofreciendo -como varios fabricantes- un mínimo de tres años o 100.000 km, lo que antes suceda. Ese periodo se podía extender con las garantías Extracare 3+1 o 3+2, mediante un sobreprecio, hasta un máximo de cinco años.

    De aquí a un tiempo, los clientes que han mantenido la fidelidad a la postventa se han ido beneficiando de una extensión de garantía del sistema híbrido (en modelos con doble o triple motor) que se iba renovando, hasta un máximo de 10 años. Ahora, esa política se generaliza.

    La garantía es de ámbito europeo

    La marca japonesa ha anunciado la garantía Toyota Relax y Lexus Relax, que aumentan el periodo de garantía hasta 10 años o 160.000 km, lo que antes ocurra, si se mantienen las visitas a la red oficial por tiempo o por kilómetros, sin especificar modelos, así que beneficia a toda su gama desde el 2011 hasta hoy.

    Al igual que la garantía estándar, no afecta dicha garantía a las piezas de desgaste, vehículos de uso profesional (taxis, VTC y autoescuelas), así como aquellos que presenten modificaciones como conversión a GLP, reprogramaciones, manipulación externa, etc. Es decir, si se mantiene de serie y para particulares, sí.

    Si en el momento de hacer el mantenimiento el vehículo ya presentase una avería mecánica o electrónica, previamente deberá resolverse dicha avería para extender la garantía otro año, bien a cuenta de la garantía previa o por parte del cliente si es achacable a su responsabilidad (p.e., uso negligente).

    Toyota también ha tenido en cuenta a los clientes que ya no acuden a las revisiones oficiales y les permite beneficiarse de la garantía Relax si vuelven, aunque aplicando un periodo de carencia de 90 días dos meses y 3.000 km para los que hayan pasado más de 24 meses sin visitar un servicio técnico oficial.

    Al igual que Kia hizo en su día, Toyota habrá hecho sus cuentas y determinado que los costes de garantía serían asumibles por un bajo nivel de incidencia de problemas en aquellos coches que han tenido controlados estos últimos años con su red oficial y han usado recambios originales.

    Según aumenta la edad del vehículo, los clientes tienden a abandonar la postventa oficial ya que se pueden conseguir precios más bajos en talleres independientes, cadenas de mecánica rápida, etc. Esto ocurre en prácticamente cualquier marca generalista, como Toyota, y las Premium como Lexus.

    La hora de mano de obra de su red oficial está por encima de la media del mercado, y los recambios tienen unos notables sobreprecios. En el caso de clientes que sean ya habituales, se van aplicando descuentos en ambos conceptos para ir aliviando el coste de la factura. De todo esto hablo de primera mano, que conste.

    Dado que la mayoría de modelos que Toyota está vendiendo hoy día son de gama híbrida, y siendo esta tecnología muy madura -de cuarta generación ya- y poco problemática a efectos de fiabilidad, se ve que las cuentas salen si la fidelidad a la postventa aumenta.

    A medio plazo, esto ayudará a los valores residuales, ya que no es lo mismo transferir un coche con todo el libro de revisiones sellado en talleres oficiales que uno que no los tiene. Además, la garantía Relax se asocia al número de bastidor, por lo que se transmite al nuevo propietario si se transfiere.

    En cuanto a Lexus, más de lo mismo, si se mantiene la fidelidad en la postventa darán hasta 10 años de garantía, o hasta 160.000 km, en los mismos términos que Toyota. Ninguna marca Premium da una garantía tan extensa, y menos si es sin pagar un sobreprecio a cambio.