¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    Volvo cambia su configurador para centrarse en los híbridos y eléctricos

    Gama de modelos de Volvo, con la tecnología de movilidad sostenible por banderaVolvo

    Si has entrado en el configurador online de Volvo, habrás comprobado que la marca sueca ha decidido diferenciar entre los modelos Recharge y los de los combustión. Un formato nuevo que implica el paulatino cambio en su estrategia de modelos hacia la movilidad sostenible y que, en el futuro, se centrará únicamente en propulsiones más eficientes.

    No es nada nuevo que Volvo tiene la intención de eliminar las versiones de combustión. La firma sueca ya trazó una nueva línea de venta solo con versiones de movilidad sostenible, centrando sus esfuerzos en los híbridos enchufables y los eléctricos, pero es una estrategia que requiere de tiempo para cambiar la percepción de los clientes.

    El primer paso es el de eliminar las variantes diésel, lo cual está haciendo poco a poco y se espera que a finales de año la oferta sea más reducida en todos los modelos. De hecho, puedes entrar al configurador de cualquier modelo y comprobar que distingue la forma de propulsión, en primer lugar, con el XC40, por ejemplo, disponible con siete versiones de gasolina frente a solo tres diésel. Y es que la marca cuenta todavía con una amplia flota de unidades con este combustible en versiones D3, D4 y D5 que está tratando de vender a toda costa.

    Los híbridos enchufables y los eléctricos son el objetivo de Volvo, desplazando la combustión

    De lo contrario, sus planes de abandonar los diésel por completo a finales de año se irán al traste, un objetivo que se había estimado conseguir durante este verano pero que la pandemia mundial del coronavirus ha parado en seco. El mejor ejemplo es que las ventas del S60, la berlina del segmento D, arrancaron en 2019 y no se ofrece el diésel en este modelo; en cambio sí en el V60 por sus características más familiares y ruteras.

    Volvo sí mantendrá la oferta de gasolina por un tiempo indeterminado. Sus estudios internos aconsejan esta línea a seguir, dado que es una opción con una importante demanda en Europa, especialmente las versiones «mild hybrid» con tecnología de 48 Voltios. Los bloques diésel de última generación, los conocidos como B, también cuentan con esta tecnología, pero son solo una excepción del verdadero objetivo.

    Los próximos movimientos estratégicos giran totalmente en torno a los híbridos enchufables y los eléctricos. La marca ha ampliado recientemente la oferta en el XC40 con una versión más básica, mientras que el futuro XC90 apostará seriamente por la electrificación, añadiendo una versión más lujosa y totalmente eléctrica, el futuro XC100