¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Ofrecido por Santander RentingRenting de vehículos eléctricos, tres razones que te convencerán de que es la opción perfecta

    Renting de vehículos eléctricos, tres razones que te convencerán de que es la opción perfecta
    Los motivos por los que el renting de coches eléctricos es la opción perfecta.
    José D. Pascual
    José D. Pascual6 min. lectura

    Son muchas las ventajas que, a día de hoy, ofrece la movilidad eléctrica frente a la convencional. Pero todavía son varias las sombras que hacen que un alto porcentaje de conductores siga dudando acerca de la conveniencia de cambiar su vehículo de combustión por un cero emisiones. Si nos concedes unos minutos de lectura, nosotros te damos tres razones que te convencerán de que el renting de vehículos eléctricos es la opción perfecta.

    Conoce todas las ofertas de Santander Renting *

    Todo en un cuota mensual

    En el tema económico, las ventajas de adquirir un vehículo eléctrico en modalidad de renting son las mismas que si se hace con uno de combustión, es decir:

    • No hay que asumir el pago de una cuota de entrada
    • Todos los costes que conllevará el uso del vehículo durante los meses pactados (a excepción de las recargas) se reparten en cuotas mensuales. Supone esto que nunca hay gastos imprevistos ya que en el pago de cada mes está incluido el mantenimiento, la averías, los impuestos, las revisiones de ITV, el seguro... Cada empresa de alquiler ofrece unas condiciones, por ejemplo, en Santander Renting el seguro es sin franquicia con independencia de la edad del conductor
    • Finalizado el tiempo firmado en contrato, el usuario devuelve el vehículo y puede volver a contratar uno nuevo
    El renting de coches eléctricos ofrece numerosas ventajas frente a la compra tradicional.

    Prueba de larga duración

    Sin duda una de las grandes ventajas que aporta el renting de vehículos eléctricos frente a la compra es que elimina cualquier preocupación.

    Como si de una prueba de larga duración se tratase, el conductor tiene por delante 24, 36 o 48 meses (los que haya firmado en el contrato) para comprobar si un enchufable puede satisfacer sus necesidades de movilidad.

    Este es el 'truco' para estrenar 4 coches que se adapten a ti en 12 años

    Pero, ¿qué pasa si durante ese tiempo sus circunstancias cambian? ¿Y si el usuario eligió un híbrido enchufable y decide aumentar su apuesta por la electrificación y pasar a un eléctrico puro?

    Con el renting del Santander el concepto de flexibilidad alcanza su máximo significado ya que permite cancelar el contrato sin coste en aquellos casos en los que tu vida, tu entorno o tus circunstancias cambien y dejen de ser cien por cien compatibles con el vehículo.

    Al optar por renting, evitas las preocupaciones de una posible degradación de la batería del vehículo eléctrico.

    Sin preocupación por la batería

    Al tener incluidos los gastos de posibles averías, el renting de vehículos eléctricos borra de la lista otra de las inquietudes habituales entre los usuarios de vehículos eléctricos: la degradación de la batería.

    Al prescindir de parte de los elementos mecánicos de los de combustión (escape, marchas...), el mantenimiento de un coche eléctrico siempre es más barato que el de un vehículo térmico. Pero también es cierto que la batería, que es uno de los componentes más importantes de la mecánica eléctrica es de cara reparación y/o sustitución.

    El renting permite cambiar de coche eléctrico antes de notar pérdidas de autonomía.

    La degradación de la batería es la pérdida de capacidad química para retener energía. Se traduce, por tanto, en un pérdida de autonomía. Dicho de otro modo, los kilómetros que puede recorrer un coche eléctrico con cada recarga es menor a medida que pasa el tiempo.

    Esta pérdida de autonomía no es igual para todos los modelos, ni siquiera para todos los conductores ya que depende de muchos factores, tales como el calentamiento que se produce durante la carga y descarga, el exceso de cargas rápidas, el deterioro de la gestión térmica, los factores climatológicos o simplemente de cómo lo utilicemos.

    Actualmente, la garantía de las baterías que ofrecen los fabricantes está en el entorno de los ocho años ó 160.000 kilómetros con un 70% de la vida útil. Muchos conductores desechan la idea de adquirir un vehículo enchufable en propiedad y se decantan por el alquiler a largo plazo: esta opción les da la tranquilidad de que cambiarán de coche antes de notar fallos en la batería.

    *Consulta condiciones en bancosantander.es.