¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Las 5 claves del BMW Serie 2 Coupé 220d: una rara avis

    Las 5 claves del BMW Serie 2 Coupé 220d: una rara avis
    20
    Hemos podido probar el BMW Serie 2 en todo tipo de terrenos. Carretera, montaña y hasta gravaMotor.es
    David Moreno
    David Moreno16 min. lectura

    Durante el pasado Gran Premio de España de Fórmula 1, el Serie 2 en su variante 220d fue nuestro compañero de viaje. Cinco días de pruebas en diferentes territorios que nos han servido para sacar nuestras conclusiones. Spoiler: nos ha gustado mucho.

    1. Un diseño con personalidad

    Que en el reino de los SUV haya marcas que todavía se atrevan a hacer algo diferente es de agradecer. Y no hablamos de algún tipo de innovación, sino más bien de lo contrario, como es preservar una especie de coche que estaba en vías de extinción: el coupé de 2 puertas. Un deportivo tracción trasera como los de antaño, pero sin renunciar a las comodidades y calidades de la actualidad.

    El nuevo BMW Serie 2 ha llegado al mundo con un aspecto rompedor si lo comparamos con el hábitat con el que le tocará convivir, pues ya no se ven coches de menos de 1.60 de alto o con un paso de rueda preparado para subir bordillos. Puede gustar más o menos, pero no se puede negar que su mirada agresiva dota al modelo de una gran personalidad. Al menos es diferente.

    Sus riñones reducidos, contrastan con la tendencia que sigue la marca en otros modelos

    «El Serie 2 equipa la misma plataforma que el Serie 3. Es una de las mejores cosas que le han podido pasar»

    En fotografías se llega a dudar sobre si la estética es o no un acierto. Los grupos ópticos y los riñones reducidos a la mínima expresión chocan si lo comparamos con el resto de modelos de la marca. Así como de las formas cuadriculadas y musculosas del paragolpes, el capó y la línea de cintura. Sin embargo, el impacto que da ver este Serie 2 en persona es muy positivo, más si equipa como era el caso de nuestra unidad el paquete M con llantas de 19”.

    La zaga es la parte más conservadora, pero ¿para qué tocar algo que funciona? Al igual que en el frontal, los grupos ópticos tienen unas dimensiones contenidas. Aquí también, observamos cómo se mantienen esas líneas musculosas en la caída del portón del maletero y en los laterales, que tienen como objetivo darle una presencia agresiva al coche. Y lo consiguen. Destacable también el tamaño del difusor, aunque cumple una función exclusivamente estética. En esta variante diésel, lo contamos con una salida de escape, real, mientras que en sus hermanos de gasolina tendremos dos.

    Los faros traseros solo han sufrido un ligero rediseño de las ópticas

    2. Un chasis pata negra

    Ya lo dice el dicho: “lo bonito está en el interior”, pero no solo en la calidad de los materiales y en la construcción, también en el apartado mecánico. A diferencia de sus predecesores, este Serie 2 equipa la misma plataforma de su hermano mayor el Serie 3, y esta es una de las mejores cosas que le han podido pasar. Con unas dimensiones de 4.537mm, una altura de 1.390mm y una anchura de 2.068, las primeras sensaciones al volante te indican que te lo vas a pasar bien.

    Es uno de los pocos coches donde en los ajustes más confortables, notas que el tacto de la dirección es duro y directo, pues tiene la asistencia justa y necesaria para no hacerte perder sensaciones como sí ocurre en otro tipo de gamas. El pedal del freno también sorprende por su recorrido corto pero efectivo en la mordida y el acelerador mantiene su linealidad típica de la marca. Todo esto son pequeñas cosas que gustan ver en un deportivo, aunque la variante diésel no pretenda hacer el 0-100 km/h en menos de 7 segundos.

    Las llantas de 19" son un opcional que no va ligado al acabado M

    Continuando con el chasis, las dimensiones contenidas hacían en ciudad que maniobrar o aparcar no fuera un problema. Y en las carreteras del Montseny, uno de los parajes más espectaculares para salir a conducir en el interior de Barcelona, el tacto de la plataforma fue excelente. Rigidez en curva, buen apoyo frontal, comportamiento muy neutro sin tendencia a subvirar… La propulsión y el centro de gravedad de este Serie 2 también ayudaban, ¿y lo mejor? que ni en la calzada más irregular perdíamos el confort de marcha. Las suspensiones del pack M son una de las mejores cosas de este coche.

    «Contamos con una salida de escape, real, mientras que en sus hermanos de gasolina tendremos dos»

    Como punto negativo, hay que destacar que los 1.655 kg de peso son excesivos. Son 100 más que sus hermanos de combustión por la motorización diésel y la batería de 48V. En marcha no es algo que se haga notar, y en conducción deportiva en algún momento puede dar un toque de estabilidad, pero en los cambios de dirección y en algunas frenadas el sobrepeso se nota a nivel de barqueo y transferencia de pesos. Aún con unas medidas más contenidas que las de su hermano el Serie 3, pesa exactamente lo mismo. No es un coche ligero para lo que podría ser.

    Todo sea dicho, que el paquete M incluído en esta versión de pruebas del Serie 2 iba más allá de lo estético. En el caso de las suspensiones, el kit de M Sport optimiza las cualidades dinámicas aportando un tarado firme pero confortable, así como esa rigidez en curva que mencionamos. Los frenos también los firma la familia M, lo que permite frenar mucho con muy poco recorrido del pedal, gracias a la puesta a punto deportiva. El sobrecoste de este paquete ronda los 3000€, una cifra que con respecto al global del coche es irrisoria. Por tanto, si quieres un Serie 2, este extra es más que recomendable.

    El paquete M combina adornos estéticos con mejoras a nivel mecánico

    3. Un motor para el día a día

    El BMW Serie 2 cuenta con hasta tres motorizaciones gasolina en su gama, y una sola variante diésel como es esta 220d. Un tetracilíndrico en línea de dos litros que rinde 190 CV, de los cuales 11 provienen del sistema ‘Mild Hybrid’ de 48V. La rumorosidad y las vibraciones son mínimas cuando circulamos en carretera, y es que el aislamiento es otra de las novedades a destacar de este nuevo Serie 2, en esa idea de combinar la deportividad con el máximo confort.

    Como comentamos previamente, el tacto de esta mecánica es muy lineal en casi todo el recorrido del pedal, lo que ayuda a no tener ningún susto, ni siquiera cuando probamos a quitar el control de estabilidad. Con sus 400 Nm de par, que se entregan desde las 1.750 rpm, sobra potencia para realizar cualquier tipo de adelantamiento y para disfrutar si queremos salir alegres de alguna curva.

    «Los 1.655 kg de peso son excesivos. Son 100 más que sus hermanos de combustión por la motorización diésel»

    Conduciendo este divertido Serie 2 por tramos de montaña, siempre rondaba una idea por la cabeza, que a la larga hizo mella. No es que la variante 220d no tenga sentido o no sea suficientemente potente. Pues las características de este Coupé permiten hacer largos viajes y aprovechar las virtudes de un diésel micro-hibridado en los consumos. Es que saber que con este mismo chasis, existe una versión M240i con 374 CV, no puede ser bueno. En el sentido de que mirarás a lo lejos a ese hermano mayor pensando que podrías tener más, aunque no te haga falta.

    El motor diésel de 190CV es más que suficiente, pero sientes que puedes tener más

    4. Consumos correctos

    En cuanto a consumos, aunque nuestra prueba fue más bien corta, pudimos probar el coche en diferentes terrenos. Sin preocuparnos en exceso por la eficiencia, con el modo Sport en montaña y el modo Eco en autopista, conseguimos valores por debajo de los 6 litros en el global de la prueba, de en torno a 300 km en el pasado fin de semana del GP de España de Fórmula 1.

    Con un poco de esmero en algún trayecto, era fácil bajar de esta cifra y rondar los 5,2 - 5,5 l/100kms, en la combinación diaria que realizábamos desde el interior del Montseny hasta el Circuit de Barcelona-Catalunya. En total, unos 40 km de travesía donde la mitad eran tramos montañosos salidos de los rallies más espectaculares, y el resto simple autovía. Según datos oficiales el Serie 2 220d es capaz de hacer 4,6l/100km, una cifra a la que se puede llegar, pero como siempre, en las condiciones idóneas.

    Registro de la ruta de la prueba desde el ordenador de a bordo

    «Rigidez en curva, buen apoyo frontal, comportamiento muy neutro y sin tendencia a subvirar»

    La micro-hibridación ha llegado para quedarse, al menos por el momento. Es una forma para las marcas de reducir los consumos de sus nuevos motores así como de reducir emisiones. En el caso de esta versión, la batería aporta hasta 11 CV en aceleración para quitarle un poco de estrés al motor de combustión. A efectos de la conducción es imperceptible.

    Lo que sí es importante es el extra que aporta a efectos prácticos. Las mecánicas micro-híbridas disfrutan de la etiqueta ECO de la DGT, con todo lo que ello supone en las grandes ciudades hoy día con las restricciones por emisiones o el aparcamiento. Y de cara a ser ECO, una de las formas de ahorrar combustible con este Serie 2, es conducir haciendo “coast” aprovechándonos del modo vela con el que recorrimos más de 15 km durante toda nuestra ruta.

    El difusor es bastante voluminoso aunque el acabado es de plástico

    5. Habitabilidad al nivel de sus hermanos

    Nuestra ruta, como hemos mencionado, no fue la más larga, y como un Fórmula 1, fuimos un poco pendientes del cronómetro. Eso no hizo que no hubiera tiempo para sacar conclusiones del interior de este Serie 2, donde al igual que en el exterior, existen elementos diferenciadores gracias al acabado M en el volante, los paneles de las puertas y los asientos.

    Las construcciones de todos y cada uno de los ajustes son excelentes. Materiales mullidos de calidad por todo el salpicadero, un poco de plástico de estilo metalizado en los aireadores y la consola central, piano black para el pomo del cambio pero el justo… en general pocas pegas y ningún crujido. Es la calidad que esperas de un BMW. Además, un detalle curioso es que había un mullido especial para la pierna derecha del conductor en la consola central, de cara a garantizar el confort en desplazamientos largos.

    Los asientos, tapizados en cuero negro y con ajuste eléctrico también están destinados a ofrecer confort, pero con la posibilidad de ajustar la zona lumbar para mejorar la sujección en terrenos virados. En las plazas traseras sólo hay dos huecos útiles. Lo que sería la plaza central está cubierto por un reposa bebidas. Es quizá uno de los hándicaps de este Serie 2, pero para un hueco que no se suele usar en el 90% de los casos en el resto de vehículos, mejor priorizar que los otros acompañantes vayan cómodos. Acompañantes que tendrán una salida de aireación propia con dos tomas USB-C.

    La calidad interior es la que esperas de un BMW, ni más ni menos

    Según el configurador oficial, el nuevo Serie 2 parte desde los 43.150€, aunque nuestra unidad con la motorización 220d, el paquete M, el acabado confort, las llantas de 19” y los asientos, roza los 60.000€. El BMW Serie 2 cumplió con su función sirviéndonos como herramienta durante nuestra cobertura del GP de España de Fórmula 1 y ofreciéndonos un paquete confortable para nuestros desplazamientos con una chispa de diversión por la montaña. Un renovado Coupé que hereda lo mejor de sus hermanos mayores y que ofrece algo diferente a los SUV para la ciudad, los fines de semana o los viajes. Un pequeño deportivo que sirve para todo. Una rara avis.

    Fotos: Motor.es

    Las mejores ofertas para BMW Serie 2 de ocasión

    BMW Serie 2 de segunda mano / BMW Serie 2 de Km 0
    Las 5 claves del BMW Serie 2 Coupé 220d: una rara avis