¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

Hyundai i30 Turbo: Presentación y toma de contacto (con vídeo)

15

Hyundai ha utilizado la actualización de su compacto i30 para presentar una variante nunca antes vista, el Hyundai i30 Turbo. Este modelo debe competir en un segmento donde existe un rey, y es alemán, pero puede que si bien este coreano no le alcanza puede presentar otras cualidades.

Como ya te decía ayer, en la presentación del Hyundai i20 Coupé, la marca coreana ha mejorado notablemente con el paso del tiempo. Es hora de olvidarse de aquellos productos inferiores, a día de hoy Hyundai es capaz de ofrecer una gran relación calidad-precio. Pero siempre le ha faltado algo, y es llegar a un público más exigente en el tema del rendimiento y para ello la familia más dinámica de todas se amplía con la llegada del Hyundai i30 Turbo.

El i30 Turbo presenta elementos estéticos propios, como la parrilla delantera muy marcada

El i30 es el equivalente al Volkswagen Golf, el modelo de referencia por antonomasia en el segmento de los compactos. Recientemente Hyundai le ha dado un pequeño restyling para mantenerlo actualizado con respecto a la competencia. Aprovechando la ocasión se ha introducido una versión más atractiva para aquellos que busquen algo más de prestaciones, la unidad Turbo.

¿Cuáles son las diferencias entre un i30 normal y un i30 Turbo?

Bueno, lo primero que hay que decir es que Hyundai se ha tomado muy en serio la puesta a punto de esta versión. Por ello su desarrollo se ha llevado a cabo en paralelo al resto de modelos, siendo la base de operaciones cercana al circuito de Nürburgring la encargada de ello. Esto ya debería darnos una muestra de cuáles pueden ser las principales diferencias. Sin embargo hay más.

Estéticamente el i30 Turbo cuenta con su propio estilo. Partiendo de una paleta de colores propia, el diseño que a pesar de conservar la mayor parte de los elementos de una versión normal, han sido modificados para aportar un punto de vista más dinámico y deportivo. El rojo pasa a formar parte del diseño, aunque solo se aplica a pequeños detalles que sirven para evidenciar la versión frente a la que nos encontramos.

A estos detalles hay que sumar una rejilla delantera propia, paragolpes delantero y trasero rediseñados, nuevo diseño en los faros LED, doble salida de escape y llantas de aleación de 18 pulgadas. Para el interior también se han dispuesto de una serie de detalles diferenciadores, como los asientos deportivos, las costuras en rojo, el panel de instrumentos deportivo y detalles rojos que alcanzan al volante, empuñadura de la palanca de cambios y los guarnecidos de las puertas.

El interior presenta un aspecto sobrio, pero muy bien rematado

Como ya podrás imaginar estos no son los principales puntos de diferencia entre un i30 normal y un i30 Turbo, puesto que el mayor cambio radica en el motor. Hyundai ha apostado por la potencia pura y dura y por eso integra un bloque de cuatro cilindros turboalimentado Gamma GDI de 1,6 litros, capaz de generar una potencia de salida de 184 CV y un par motor de 265 Nm entre las 1.500 y las 4.000 revoluciones.

Hay que agradecer a los encargados de su desarrollo que el motor haya sido asociado a un cambio manual de seis velocidades. Gracias a él el Hyundai i30 Turbo es capaz de alcanzar los 100 kilómetros por hora en ocho segundos, presentando una velocidad punta de 219 Km/h. Por supuesto esta mejora prestacional ha ido acompañada de una profunda revisión mecánica. Suspensiones, frenos y dirección han sido mejoradas para ser capaz de hacer frente a este mayor rendimiento.

¿Cómo se comporta este i30 Turbo en carretera?

Bien es cierto que la prueba no dio para analizar al detalle las cualidades de la unidad Turbo, pero sí que fue lo suficientemente larga como para averiguar por donde ha tirado Hyundai a la hora de su producción y puesta a punto. Lo primero que tengo que decir es que las sensaciones fueron buenas, no extraordinarias, pero muy correctas. El motor es capaz de producir un buen sonido muy agradable y que deja entrever que estamos ante algo más que un i30 normal.

Gracias a la transmisión manual somos nosotros los que podemos gestionar la entrega de potencia. Sin embargo la relación de cambio se nota muy buena, permitiendo que el motor empuje incluso a bajas vueltas de cuentarrevoluciones, aunque como es lógico deberemos andar en las marchas más cortas para poder encontrar todo el potencial de los 186 caballos. Pero repito, me ha gustado el comportamiento del motor y la caja de cambios, que presenta unos desplazamientos cortos y precisos.

El i30 Turbo presenta un comportamiento noble y muy correcto

En cuanto a dinámica tengo que decir que he notado al i30 Turbo un poco flojo en todos los aspectos. Se nota que Hyundai ha preservado el carácter rutero del i30. No es que sea tan blando como este, pero sí que podría serlo mucho más sin tener que comprometer por ello el confort, que es muy bueno por cierto. Los coreanos han sido conservadores en este aspecto, si hubieran endurecido la suspensión y la dirección un poco más no me cabe duda que el resultado sería sencillamente espectacular. Sencillamente no está al nivel de un Golf GTI o de un Peugeot 308 GT (que ya hemos probado) , pero sí que puede ser una buena alternativa a estos a un precio mucho menor.

¿Cuánto cuesta el Hyundai i30 Turbo?

La gama del Hyundai i30 Turbo es muy corta, solo hay una opción mecánica posible, el 1.6 GDI turbo de 186 caballos de potencia y cambio manual de seis velocidades. Tampoco es que haya muchas opciones posibles a la hora de añadir extras al equipamiento ya que este llega con todo lo posible, como el climatizador bizona, faros bixenon, sensores de aparcamiento, además del de lluvia y luces.

Tan solo podremos sumar a este extenso equipamiento de serie el techo solar panorámico y el navegador, que llega acompañado de una pantalla de gran resolución y manejo táctil. El coste de ambos extras es de 800 y 1.000 euros respectivamente. De fábrica llega con una pintura denominada Rojo Cool, aunque hay 10 opciones más disponibles, con un sobrecoste de 450 euros, incluyendo el color exclusivo para el Turbo, el Jet Black.

De tal forma el precio de salida del Hyundai i30 Turbo se queda en 25.600 euros, incluyendo IVA e impuestos. La marca pondrá a disposición de sus clientes una serie de descuentos promocionales, a los que si sumamos las ofertas por financiación a adopción del Plan PIVE, el i30 Turbo puede llegar a costar 17.814 euros, una verdadera ganga teniendo en cuenta lo que este modelo es capaz de aportarnos.

Las promociones de lanzamiento pueden ayudar a que el i30 Turbo se venda muy bien

En la próxima parte de la presentación nacional de los Hyundai i20 Coupé, i30 Turbo y Veloster, os hablaré del más pequeño y extravagante miembro de la familia Hyundai, el Veloster, que al igual que este i30 es capaz de incorporar el apelativo de Turbo. No os lo perdáis. Un saludo.

Noticias relacionadas

Hyundai i30 Turbo: Presentación y toma de contacto (con vídeo)
Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto