¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Ponemos a prueba toda la gama RS de Audi, festival de caballos

    Ponemos a prueba toda la gama RS de Audi, festival de caballos
    Audi pone a nuestra disposición miles de caballos sobre el trazado de Navarra
    Alberto Pérez
    Alberto Pérez16 min. lectura

    14 modelos. De 400 a 646 CV. De cinco a diez cilindros, pasando incluso por una mecánica totalmente eléctrica. Ponemos a prueba toda la alta caballería de Audi sobre el trazado del Circuito de Navarra. ¿Se os ocurre un mejor plan?

    Audi sabe hacer coches deportivos y pasionales. Esto es algo que nadie en su sano juicio podría llegar a dudar ni un ápice. Modelos tan magnánimos y emblemáticos como el Audi R8 o el Audi RS 6 Avant, por mencionar algunos, nos hacen que sigamos teniendo fe en un sector cada vez más aburguesado y, en muchos entornos, incluso aburrido. La firma alemana de los cuatro aros sabe cómo hacer que disfrutemos de cada litro que quememos de ese oro líquido al que llamamos gasolina.

    Desde los 400 hasta los 646 CV, Audi nos deja con una gama compuesta por 14 modelos firmados bajo el sello de su excelsa tracción quattro, en su mayoría. Desde el “benjamín” de la gama, el Audi RS 3, hasta llegar al inigualable R8 y sus hasta 620 CV y culminando -ojo petrolhead, tápense los oídos- con el impresionante Audi RS e-tron GT. Sí, ese coche eléctrico que es capaz de dejar a más de un aficionado a la gasolina, sin capacidad de habla.

    Audi sabe lo que se hace cuando pone las siglas RS sobre cualquiera de sus modelos

    Por que sí, amigos, Audi ha demostrado que sabe hacer tan bien un deportivo “quemador” de gasolina, hasta algo tan controvertido como un deportivo eléctrico. No obstante, esto será algo a lo que deberemos acostumbrarnos, ya que la firma alemana se dispone para pasarse a lo eléctrico seriamente, pues en el 2026 cerrará el grifo al desarrollo de nuevos motores de combustión y centrará toda su gama, a partir de ese momento, en la electrificación. Y por supuesto, esto también incluye la gama de los más deseados, admirados y queridos RS.

    Nosotros hemos tenido la oportunidad de poner a prueba toda la caballería de la que dispone la firma alemana sobre el asfalto del Circuito de Navarra. Un trazado de casi 4 kilómetros de longitud, con curvas rápidas y lentas, así como una enorme recta donde exprimir a fondo las revoluciones de estas excelsas mecánicas.

    Audi RS 3, Audi TT RS y Audi Q3 RS

    El Audi RS 3 es el "benjamín" de la familia y uno de los modelos más divertidos de toda la gama

    Estos tres modelos presentan un mismo denominador común: su mecánica. Bajo el capó, todos ellos gozan del archiconocido motor de 5 cilindros en línea, con 2.5 litros de cubicaje que es capaz de erogar hasta 400 CV y 500 Nm de par máximo. Todos ellos presentan unas especificaciones a la altura de lo esperado, ya que son capaces de detener el cronómetro en el 0 a 100 km/h en 3,8 segundos (el RS 3), 3,7 segundos (TT RS) y 4,5 segundos (RS Q3). Los tres presentan un pico de velocidad de 250 km/h y trasladan toda la potencia extraída de este bloque hasta sus cuatro ruedas a través de una caja de cambios S Tronic de 7 relaciones.

    En todos ellos, la diferenciación sobre el resto de sus hermanos de gama es clara. Unos parachoques más agresivos, apéndices específicos o un sonido mucho más gutural de lo que estamos acostumbrados en nuestra vida cotidiana rodeados de híbridos y demás mecánicas no tan sagradas. En el caso del Audi RS 3, este se comercializa actualmente bajo dos carrocerías: sedán o Sportback. En el caso del Audi TT RS, actualmente solo se comercializa bajo carrocería coupé, ya que renegó de forma definitiva su alternativa descapotable. En el caso del Audi RS Q3 también encontramos una doble alternativa estética: SUV o Sportback.

    Todos ellos fueron capaces de lucir excelsos sobre el trazado navarro, sin embargo, el SUV, como es lógico pensar, su comportamiento aquí no estuvo en el mismo nivel que en el caso de sus hermanos, ya que su propia concepción natural lo hace más propio para carretera abierta. En el caso del Audi RS 3 y TT RS, este es su sitio. Coches potentes, rápidos y ágiles especialmente concebidos para hacer buenos tiempos en pista. Ciertamente, y a título personal, ambos modelos han sido lo que se han sabido ganar un hueco en mi garaje ideal, más especialmente en el caso del pequeño modelo coupé.

    Audi RS 4 Avant y Audi RS 5 Sportback/Cabrio

    El Audi RS 4 y el RS 5 están situados en el medio de la tabla de prestaciones

    Subimos un escalón en la gama de modelos y llegamos hasta un coche de por sí histórico en el abanico de vehículos de altas prestaciones. Hablo delAudi RS 4 Avant, el descendiente directo del mítico Audi RS 2. Este, en algunas generaciones, tomó la decisión de presentarse bajo dos carrocerías: berlina y familiar. A día de hoy únicamente podemos encontrarlo bajo una fisionomía “ranchera”. Como alternativa, Audi lanzó el RS 5, su hermano de gama y en el que podremos encontrar variantes Coupé y Sportback (berlina coupé). Para todos los gustos.

    Para completar, ambos albergan un corazón de seis cilindros en V con 2.9 litros de cubicaje que es capaz de erogar hasta 450 CV y 600 Nm. Gracias a él, ambos modelos son capaces de detener el crono en el 0 a 100 km/h en 4,1 segundos (RS 4) y 3,9 segundos (RS 5). En sendos casos, este mencionado bloque de gasolina siempre irá ligado a una caja de cambios automática Tiptronic de 8 relaciones, la cual, como no podía ser de otra manera, mandará toda la fuerza a las cuatro ruedas.

    Dinámicamente, dependiendo de qué carrocería se escoja, las sensaciones al volante serán de un tipo u otro. Entre ambos queda claro que va para todos los gustos, sin embargo, siempre tendremos la certeza de que vamos a poder correr todo lo que queramos. Mucho, de hecho. En el caso del RS 4 además tendremos un extra de practicidad diaria, mientras que en el caso del RS 5 siempre obtendremos una esencia más centrada en la deportividad. No obstante, en términos generales, las especificaciones son muy similares entre ambos y la única diferencia que podremos sacar entre ellos será la carrocería que escojamos.

    Audi RS 6 Avant, Audi RS 7 Sportback y Audi RS Q8

    El Audi RS 6 Avant es uno de los modelos más emblemáticos de la gama

    Titanes. Es como únicamente podríamos describir a este salvaje trío de modelos salidos del departamento más radical de Audi. El Audi RS 6 Avant, por su parte, es historia viva de la marca, la esencia más pura de los Audi Sport: todo un deportivo disfrazado de coche familiar. Esta receta es la que todos amamos y la que esperamos que jamás cambie. El Audi RS 7 Sportback es el hermano atlético del RS 6. Su estilizada carrocería está destinada a los que buscan la imagen más bestia de cuanto se puede extraer de la receta. Finalmente, el Audi RS Q8 es todo lo que podemos esperar de una auténtica bestia en formato SUV y con capacidad para hacer temblar a más de un deportivo pura sangre.

    En los tres casos se acoge un motor V8 de 4 litros de cubicaje bajo el portón del capó. Este va unido siempre a una caja de cambios automática Tiptronic de 8 relaciones y tracción total quattro -cómo no-. En los tres modelos presenta una potencia máxima de 600 CV y un par máximo de 800 Nm de pura cepa alemana. Estas prestaciones son capaces de llevar a estas bestias hasta los 250 km/h o hasta los 305 km/h en caso de elegir tal opción cuando hagamos el pedido. En el caso del RS 6 y RS 7, el 0 a 100 km/h son capaces de pulirlo en apenas 3,6 segundos, mientras que el RS Q8 tarda apenas dos décimas más y detiene el crono en 3,8 segundos.

    Dinámicamente, en los tres casos, aunque se presenten como alternativas muy distintas, podremos esperar unas prestaciones más que a la altura de lo esperado; principalmente, el RS 6 y el RS 7, los cuales han sido creados especialmente para las prestaciones más bestias, mientras que el Audi RS Q8 será todo un transatlántico con el que surcar kilómetros de autopistas y, al mismo tiempo, hacer una parada en el circuito más próximo.

    Audi R8

    La joya de la corona de la deportividad en Audi. El R8 es una especie en extinción

    El todo. La joya de la corona del departamento Sport de Audi. Un coche que ha sabido ganarse el corazón de propios y extraños a través de una estética espectacular y unas prestaciones a la altura de lo esperado. Actualmente, este se comercializa bajo una doble receta: Coupé o Cabrio. En ambos casos, adicionalmente, podremos escoger disfrutar de la tracción total quattro o hacernos la vida más emocionante y echarlo “todo atrás” con la variante de tracción trasera RWD.

    En el caso del Audi R8, siempre monta toda una joya en vías de extinción. Hablamos de todo un motor V10 de aspiración natural con 5.2 litros de cubicaje y que es capaz de erogar 570 o 620 CV, dependiendo de si es la variante de tracción trasera o quattro, así como entre 550 y 580 Nm de par máximo, respectivamente. La velocidad máxima del modelo también variará en función de cómo es su techo, ya que en caso de tratarse del modelo coupé, este alcanzará una punta de 329 km/h, mientras que en modelo descapotable hará lo propio hasta los 327 km/h. Su caja de cambios es una S Tronic de 7 relaciones.

    Dinámicamente podríamos catalogar al R8 como uno de los mejores deportivos actuales. Sirve para todo salvo para meter muchas maletas en su espacio de carga. En una conducción algo rutinaria puede ser un cómodo y atractivo deportivo, mientras que si queremos un poco de jarana será capaz de hacernos vibrar en cada una de las curvas agarrándose al asfalto con uñas y dientes; mientras que si lo que queremos es correr, no habrá problemas; su V10 gritará con todas sus fuerzas para que sigas haciéndolo. Dentro de poco tocará despedirnos de un modelo al que podríamos catalogar como casi perfecto en todos los aspectos. Preparen ración doble de antidepresivo.

    Audi RS e-tron GT

    El Audi RS e-tron GT es impresionante en todos los aspectos posibles

    Concluimos esta particular lista con el recién llegado y el dueño de la discordia para los petrolheads. Muchos lo catalogan como el mejor Audi jamás creado. Quizás esta expresión se siente algo exagerada, pero lo cierto es que la compañía de los cuatro aros ha sabido sacarse de la chistera un modelo realmente espectacular, tanto en lo estético como en lo prestacional. Si no es el mejor Audi jamás fabricado, al menos puede conformarse con ser uno de los mejores y más bonitos.

    Esta berlina eléctrica de altas -o altísimas- prestaciones cuenta la tracción quattro de la marca, suspensión neumática, eje trasero direccional, diferencial autoblocante y un centro de gravedad casi a ras de suelo (más bajo que en un R8) gracias a su equipo de baterías. En términos generales su potencia será de 598 CV, pero en el momento en el que entre el "modo Boost", su mecánica eléctrica irá un paso más allá y alcanzará los 646 CV de pura potencia instantánea. Mareante, lo aseguro. El 0 a 100 km/h lo pule en apenas 3,3 segundos, mientras que su velocidad máxima será de 250 km/h. Su autonomía eléctrica se sitúa entre los 451 y los 472 kilómetros gracias a una batería de 85 kWh de capacidad útil.

    Prestacionalmente, Audi se ha pasado el juego con este coche. En circuito y después de probar el resto de sus hermanos de motor térmico, en este caso todo pasa a una nueva dimensión, pues al no oírse el ruido del motor, todo lo que sucede más allá de tus extremidades es audible, así como su capacidad de acelerar de forma instantánea o una frenada diferenciada. En pista es un modelo tan capaz como cualquier otro de esta lista; eso sí, espero que tengas un enchufe cerca, ya que lo necesitarás con urgencia después de un completo día de circuito.

    14 modelos bajo las siglas RS de Audi