¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Prueba MINI Cooper Cabrio Sidewalk, la importancia de los detalles

    16

    MINI añade un punto más de exclusividad y diferenciación para su descapotable con el MINI Cabrio Sidewalk. Esta serie especial se distingue por elementos específicos como su pintura exterior, la colorida tapicería, un diseño de capota único y sus llamativas llantas de aleación.

    La capacidad de personalización y la exclusividad del MINI Cabrio forman parte del ADN de la marca desde su renacimiento dentro de BMW Group y por ello las ediciones especiales juegan un papel muy relevante en la gama. La última en llegar ha sido la serie Sidewalk con multitud de elementos diferenciales.

    El MINI Cabrio Sidewalk dota a este pequeño descapotable de cuatro plazas de una pintura exclusiva, un diseño de capota único y llantas de aleación ligera especiales para proporcionar un estilo individual que le permite destacar entre el tráfico urbano mientras se conduce sin techo sobre la cabeza.

    La marca británica ha apostado por una imagen discreta pero muy personal en esta nueva serie. Así, el descapotable de MINI lleva carrocería en color azul Deep Laguna metalizado desarrollado especialmente para esta edición. Esta tonalidad se combina con franjas del capó con patrones reflectantes de diseño geométrico en color antracita y negro y los bordes en color de contraste.

    El MINI Cabrio se viste con pintura, llantas, capota, tapicería y molduras diseñadas exclusivamente para esta versión

    Las carcasas de los retrovisores exteriores están pintadas en el color de la carrocería y unas molduras en los intermitentes laterales llevan la designación del modelo. De manera opcional este exclusivo MINI descapotable también puede ir pintado en Midnight Black, Enigmatic Black, Moonwalk Grey, Thunder Grey y White Silver.

    Un elemento exterior identificativo de la serie Sidewalk son las llantas de aleación ligera de 17 pulgadas Scissor Spoke bicolor. Opcionalmente se pueden sustituir por otras bitono presentes en el resto de la gama MINI Cabrio con las de estilo Propeller Spoke o Roulette Spoke o bien decantarse por las llantas de 18 pulgadas Cone Spoke o MINI Yours British Spoke.

    La capota textil MINI Yours Softtop Sidewalk tiene un diseño exclusivo con patrón de flechas entrelazadas y hace que esta serie sea reconocible al instante. Puede abrirse o cerrarse de forma totalmente eléctrica en 18 segundos incluso en marcha siempre que se circule por debajo de los 30 km/h. Además de estar completamente abierta o cerrada, admite una posición intermedia que funciona a modo de techo solar.

    MINI no se olvida de sus orígenes y los faros traseros LED incorporan el motivo de la bandera británica, la Union Jack

    En esta serie especial se mantiene la función Easy Load que simplifica la introducción de carga en el maletero. Cuando la capota está puesta, la base del techo se puede levantar hacia arriba de manera que la boca de acceso se amplía. La capacidad del maletero es de 215 litros, que se reducen a 160 litros cuando el vehículo va descapotado. No está mal para un coche de sólo 3,82 metros de largo.

    Circulando al descubierto la visibilidad trasera queda limitada por la posición de la capota, que queda dispuesta encima de la base del maletero. Es el precio a pagar por tener una imagen muy poco habitual en los cabrios actuales y que ayuda a incrementar la personalidad propia de este modelo.

    Con el techo abierto quedan al descubierto unos asientos con tapicería de cuero de color antracita con costuras de contraste en Petrol y Energetic Yellow, una tapicería propia con el nombre de MINI Yours Leather Lounge Sidewalk con una sutil exhibición de color. Rematan el conjunto unas alfombrillas con bordes en Petrol oscuro y costuras en Energetic Yellow.

    Asientos con detalles en color azul y amarillo y reposacabezas en relieve con patrón tridimensional

    La atmósfera se completa con la moldura decorativa retroiluminada del salpicadero en Piano Black que muestra detalles geométricos en Dark Petrol y Silver, las molduras elípticas de las puertas que van pintadas en Petrol y tanto el volante deportivo de cuero como las molduras de entrada de aluminio lucen el anagrama Sidewalk. Todos los elementos presumen de buena calidad y ajustes como no podía ser menos en un coche con etiqueta premium.

    El sistema multimedia es, en el mejor de los casos, el MINI Connected Navegación Plus con pantalla de 8,8 pulgadas rodeada por un vistoso anillo LED. Funciona realmente bien y cuenta con mapas de navegación 3D, servicios conectados, información del tráfico en tiempo real, sistema de órdenes por voz y conectividad con Apple Carplay. Sin embargo no tiene preparación para Android Auto y en la base de carga inalámbrica de smartphones opcional integrada en el interior del reposabrazos central no caben móviles de todos los tamaños.

    Dos motores a elegir

    Hay dos motorizaciones para esta edición, todas ellas de gasolina, para disfrutar al aire libre: el MINI Cooper Cabrio Sidewalk con 136 CV y el MINI Cooper S Cabrio Sidewalk de 178 CV. De serie se propone una caja de cambios manual de 6 velocidades pero pueden tener en opción una transmisión automática Steptronic como es el caso de nuestra unidad de pruebas.

    Se trata de un cambio de 7 velocidades con doble embrague que funciona con mucha suavidad, permite un manejo secuencial e integra las funciones start/stop y conducción por inercia. En el Cooper S esta transmisión es más rápida y además añade levas tras el volante, un elemento que no puede tener la versión de 136 CV ni siquiera de manera opcional.

    El motor 1.5 de tres cilindros destaca por su gran flexibilidad ya que a solo 1.500 rpm ya entrega su par máximo de 220 Nm, que se mantiene constante hasta las 4.100 rpm. Poco después de este punto se alcanza la potencia máxima de 136 CV, puesto que a 4.500 rpm llega el pico que se mantiene hasta los 6.500 rpm. Por lo tanto, se muestra energético en casi todo el rango de revoluciones.

    La moldura decorativa específica de esta serie Sidewalk está retroiluminada

    Durante la prueba el consumo medio fue de 6,1 l/100 km, que no resulta un dato muy llamativo salvo que tengamos en cuenta las buenas prestaciones que ofrece a cambio. Asociado a la caja automática, el Cooper Cabrio es capaz de pasar de 0 a 100 km/h en apenas 8,7 segundos, un rendimiento más que suficiente para divertirse en zonas reviradas aprovechado la excepcional agilidad del modelo.

    Sin embargo, la sonoridad característica de un tricilíndrico merma un poco el disfrute. En un vehículo de carácter deportivo el sonido del motor juega un papel fundamental y más en el caso de un descapotable. En ese sentido resulta mucho más placentero el Cooper S que recurre a un 2.0 de cuatro cilindros con un sonido más lleno.

    El MINI Cabrio Sidewalk está a la venta por un precio desde 31.500 euros con la motorización de 136 CV. El Cooper S es una opción más deseable por prestaciones y agrado de uso pero en el precio se dispara a 37.950 euros en su versión de partida. A cambio se consigue un descapotable extrovertido que se diferencia del resto lo mires por donde lo mires.

    Prueba MINI Cooper Cabrio Sidewalk, la importancia de los detalles