Motor.es

Prueba Mitsubishi ASX 2024, una alternativa (copia) realmente interesante y recomendable

El modelo más vendido de Mitsubishi vuelve a escena y una vez más lo hace de la mano de su socio Renault. El Mitsubishi ASX 2024 ya está disponible en nuestro mercado y yo ya lo he probado.

Prueba Mitsubishi ASX 2024, una alternativa (copia) realmente interesante y recomendable

15 min. lectura

Publicado: 25/06/2024 19:00

El ASX es uno de los coches más antiguos de la flota de Mitsubishi. La primera de sus generaciones se lanzó al mercado en el año 1991 y desde entonces no ha hecho más que sumar unidades vendidas y atributos. A lo largo de los años fueron tres las generaciones que pudimos conocer hasta el año 2022. A partir de entonces la historia del pequeño SUV japonés cambia por completo. Se olvida de sus raíces y pasa a ser un modelo replica del Renault Captur. Ahora, al igual que este, el Mitsubishi ASX 2024 se presenta en escena con importantes cambios.

La ciudad de Roma es un entorno muy hostil para todo tipo de coches, pero el ASX se desenvuelve muy bien.

Hasta el menos aguzado se dará cuenta que el ASX y el Captur guardan cierto parecido, de hecho, son idénticos salvo minúsculos detalles. Esto se debe a que franceses y japoneses llevan años colaborando estrechamente. Forman parte de una alianza internacional junto con Nissan. Si bien cada compañía hace la guerra por su cuenta, Mitsubishi y Renault se entienden a las mil maravillas. Las necesidades de uno son cubiertas por el otro en un apaño práctico y bastante interesante. De ese matrimonio de conveniencia no sólo ha surgido el ASX, también el Mitsubishi Colt, la réplica del Renault Clio.

Hoy en día es necesario estar en todas las categorías SUV posibles para sumar ventas. Faltar al segmento B-SUV supone decir adiós al segundo nicho comercial más popular de todos. Algo que ni Mitsubishi ni cualquier otra compañía se pueden permitir. Sin embargo, echando números, los japoneses se dieron cuenta que renovar por completo el ASX anterior les iba a llevar mucho más tiempo y dinero del aconsejado. ¿La solución? Llamar a la oficinas de Renault para pedir prestado el mejor B-SUV del mercado. Teniendo esto a mano ¿quién podría resistirse?

Calcula ahora el precio de tu seguro de coche

¡Infórmate!
Medidas compactas y muy aprovechables para todo tipo de escenarios.

En lugar de dejar el puesto vacante, en 2022 vimos el primer ASX réplica y hoy, en 2024, llega el segundo con la misma receta. La carcasa cambia, sobre todo en la delantera. El frontal aplica un mayor concepto de horizontalidad. Se pierden las líneas curvas y se eleva el morro para dar un mayor empaque al conjunto y una mayor presencia SUV. Los japoneses cambian algunos detalles estéticos de Renault como el logo reproducido a lo largo de la parrilla delantera. En su lugar, Mitsubishi incorpora detalles cromados que quedan realmente bien. También cambian el parachoques inferior para hacerlo más llamativo y destacado.

El resultado funciona y se puede decir que el ASX ha ganado madurez con el cambio. En la vista lateral no hay cambios. Se mantienen los detalles específicos de todo buen SUV como los pasos de rueda en plástico negro o el techo en contraste para aliviar el aspecto general. Las llantas también se renuevan hasta alcanzar un tamaño máximo de 18 pulgadas para el más completo de los acabados. La zona posterior tampoco cambia demasiado. Las tulipas de los faros ahora se vuelven transparentes y el parachoques recibe mínimas modificaciones. El nombre de la marca se mantiene en letras grandes que ocupan un buen espacio del portón.

La calidad interior es superior al estándar de la categoría.

Siguiendo con ese afán de conservadurismo nos encontramos ante un habitáculo ya conocido, y no lo digo sólo por haber probado hace escasos días el nuevo Renault Captur. Lo digo más que nada porque el interior mantiene la estructura y la presentación que ya estaba presente en el ASX. Tanto por diseño como por materiales considero que este es el mejor habitáculo de su segmento. La calidad es muy superior al estándar de la categoría. El equipamiento también es muy destacado, tanto que nos hace olvidarnos de aquellos primeros SUV urbanos que contaban con lo mínimo y lo imprescindible. Hoy poco tienen que envidiar a sus hermanos mayores.

Dentro de la oferta tecnológica destacan dos paneles digitales de gran tamaño. La instrumentación digital de 10 pulgadas es sencillita, básica, pero muy completa. Ofrece toda la información que puedas necesitar, aunque se echa en falta algo de personalización. El panel central del salpicadero recibe toda la atención gracias a sus 10,4 pulgadas de tamaño y posición vertical. Todos los sistemas del coche se manejan a través de ella, pero gracias a un sistema operativo sencillo y fácil de comprender, operado mediante Google Automotive, resulta fácil adaptarse. Otros elementos a destacar son los faros Full LED, cámara trasera de aparcamiento, conectividad inalámbrica para teléfonos móviles y un completo paquete de asistentes a la conducción.

El cambio automático sólo está disponible en la versión MHEV de 160 caballos y en el híbrido.

A pesar de ser pequeño, el interior está bien aprovechado. La banqueta posterior ofrece buenas cotas incluso para pasajeros adultos. La anchura es limitada y, por lo tanto, tres ocupantes pueden ir algo estrechos e incómodos en viajes largos. Lo mejor es no sobrepasar los cuatro pasajeros. En cuanto a capacidad de carga, Mitsubishi anuncia un volumen mínimo de 422 litros (305 litros para el modelo híbrido), ampliable a un máximo de 1.275 litros. La segunda fila se puede desplazar longitudinalmente 16 centímetros, por lo que podemos jugar con el espacio interior según las necesidades.

En cuanto a oferta mecánica, los japoneses copian la estrategia de sus hermanos franceses dividiendo la flota en versiones gasolina, gasolina microhíbridos y un híbrido. Desaparece la unidad híbrida enchufable al representar una mínima parte de sus ventas. Su elevado precio no estaba justificado con el rendimiento o las ventajas asociadas. Tres de los cuatro motores incorporan la etiqueta ECO de la DGT, algo que resulta especialmente cómodo en un coche con un marcado acento urbano como es este. La potencia se destina al eje delantero mediante cajas de cambio manuales o automáticas en función de la versión.

La unidad híbrida es la más interesante por prestaciones y consumo.

Al volante del nuevo Mitsubishi ASX

Ten en cuenta que no hay cambio de plataforma. La estructura es la misma y por lo tanto estamos ante una evolución del coche que ya habíamos conocido y que habíamos probado con anterioridad. Eso nos deja con muchos puntos a favor. Si bien reconozco que la dupla Captur/ASX es la mejor de su categoría no lo digo exclusivamente por el diseño, la habitabilidad o el confort, también lo aseguro por rendimiento y comportamiento en todo tipo de escenarios. Es un coche muy equilibrado que puede ser práctico en numerosos y diferentes entornos del día a día.

Si bien por su tamaño, 4,23 metros de largo y 2,64 metros de distancia entre ejes, podría presuponerse un enfoque plenamente callejero, la verdad es que el Mitsubishi ASX solventa la papeleta allá donde se le requiera. En ciudad saca provecho de sus recortadas proporciones, de su elevado puesto de conducción y de su excelente visibilidad perimetral. Controla la escena, se desenvuelve bien entre el tráfico y es fácil de aparcar. Es todo lo que puedes necesitar en el día a día, pero también se ofrece con un gran coche fuera de esos escenarios rutinarios tan típicos.

Diferentes programas de conducción que alteran mínimamente el comportamiento del coche.

En vías secundarias es muy agradable de conducir, incluso por las alocadas carreteras de Roma que han servido de escenario para esta primera toma de contacto. Está bien asentado en la carretera y es capaz de circular al mismo ritmo que el resto de ocupantes de la vía. La unidad 100T de 90 caballos se antoja algo corta para maniobras importantes como los adelantamientos, las salidas desde parado o las subidas a puertos de montaña. Requiere jugar mucho con el cambio y puede llegar a no ser la mejor opción para aquellos que transcurran habitualmente por estas carreteras.

El ASX 130T MHEV de 140 caballos se antoja como la solución ideal para miles de conductores. A todos los beneficios anteriores se suma un comportamiento dinámico sobresaliente en autopistas o autovías. Estable y cómodo. La suspensión es muy equilibrada y mantiene al coche firmemente anclado al piso. Dinámicamente hablando es algo blando, tiende claramente al subviraje y la oscilación de la carrocería es algo acusada en giros cerrados. Sin embargo, no supone ningún problema pues considero que esa no es la mentalidad con la que ha nacido este coche. Está pensado para viajar y para usar día a día. El ASX 130T MHEV de 160 caballos también es buena opción, pero resulta más cara y no consigue exprimir un rendimiento mucho más notable.

Los detalles cromados aportan un toque refinado para el acabado Kaiteki +.

Al igual que el MHEV, el híbrido de 145 caballos luce la etiqueta ECO con la ventaja añadida de poder recorrer gran parte de sus circuitos urbanos de forma 100% eléctrica. La marca asegura que hasta un 80% de los trayectos diarios en ciudad pueden hacerse sin gastar una sola gota de carburante. Hay que ser muy fino para llegar a ese porcentaje, pero no hay que ser especialmente delicado para lograr bajos consumos. Disfruta de un sistema muy bien configurado y alimentado por una batería de poca capacidad, 0,85 litros, que eleva al máximo el refinamiento en esos desplazamientos con el motor de gasolina atmosférico de cuatro cilindros apagado.

Esta es posiblemente la mejor combinación de todas por la eficiencia que logra. Homologa apenas 4,6 litros a los 100 kilómetros. Siendo delicados se pueden conseguir, pero lo normal es rodar en márgenes ligeramente superiores a los cinco litros. Una buena media al fin y al cabo. No es tan eficiente como su mayor rival, el Toyota Yaris Cross, pero personalmente me parece mucho más coche. Compensa hacer la inversión y pasarse al lado ASX/Captur al ofrecer estos un comportamiento muchísimo más agradable, así como un mejor equipamiento y habitabilidad.

Un coche muy cómodo, muy equilibrado y resolutivo en muchas situaciones.

No quiero despedir esta primera toma de contacto no sin antes hablar de precios. El ASX ya está disponible en los concesionarios de Mitsubishi de toda España. La renovación está disponible en un abanico de precios entre los 21.390 y los 32.690 euros, aplicando descuentos y campañas. Hay disponibles tres niveles de acabado, los habituales en la casa: Motion, Kaiteki y Kaiteki +. La opción más equilibrada es el ASX con acabado Kaiteki y mecánica MHEV de 130 caballos o el híbrido de 145 con acabado Kaiteki +. Ambos con etiqueta ECO. La marca ofrece 5 años de garantía para toda la flota.

Conclusiones

Está claro que Mitsubishi no se ha roto la cabeza a la hora de evolucionar su ASX. Puede que esta maniobra no guste a muchos, pero no se puede negar que el resultado es bueno. Puestos a copiar qué mejor que todo quede en familia y si esta tiene el mejor modelo de la categoría, mejor que mejor. Eso quiere decir que, aplicando la propiedad transitiva, el Mitsubishi ASX disputa por ser el mejor B-SUV del mercado. Mucho mejor eso que no tener el modelo aparcado a la espera de completar unos trabajos de desarrollo que, muy posiblemente, no iban a conseguir el mismo resultado. Opción variopinta pero bien acertada para aquellos que busquen un coche de este tipo.

La dupla Captur/ASX es la mejor del segmento B-SUV, de largo.
Opiniones del Experto
Nos ha gustado
  • Consumos ajustados
  • Amplio equipamiento
  • Buenos acabados
Nos ha gustado menos
  • Poca personalización
  • Precio con respecto al Captur
  • Paquetes cerrados
ValoraciónNota8.1
Comportamiento8
Confort de marcha8
Consumos9
Prestaciones8
Seguridad8
Equipamiento8
Habitabilidad8
Calidad interior8
Pixel