¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    Prueba Subaru Forester Eco Hybrid, todo un portento

    20
    El nuevo Subaru Forester Eco Hybrid

    Subaru sorprendió a propios y extraños dejando de lado su motorización por gasóleo que tan bien funcionaba, en favor de su tradicional motor Bóxer con un aporte eléctrico. Lo que no ha cambiado ha sido su pasión por dejar lejos el asfalto y proporcionar al cliente una habitabilidad, espacio de carga y usabilidad a un precio incomparable con el resto de los competidores. Hoy nos ponemos tras los mandos del renovado Forester Eco Hybrid.

    ¿A quién no le parece que Subaru y off-road van unidos?. Esta marca lleva años siendo un gran referente en cuanto a vehículos muy capaces en todos los terrenos, tanto si es tierra mojada, arena, agua o asfalto, de hecho, su gran palmarés dentro del mundo de la competición lo delatan. Lejos quedan aquellos Subaru Impreza WRX STI campeones de una infinidad de rallys; pero desde la marca del país del sol naciente hace mucho que sentaron las bases de algo mucho más grande y con unas miras de aumentar su oferta de vehículos, digamos, más lógicos.

    Para ello, se pusieron manos a la obra, presentándonos modelos con capacidades sobresalientes fuera del asfalto. Los años de experiencia en competición son siempre un buen pedigree, y con ello llega ahora la que viene a ser la quinta generación de uno de sus auténticos todoterreno, el Forester, y no os dejéis engañar por su aspecto que puede parecer el de un SUV con esteroides, nada más lejos de la realidad, pues estamos ante un auténtico todoterreno.

    Estéticamente el Subaru Forester destaca por una imagen muy robusta y musculosa

    Como he dicho, la quinta interacción de este coche no podía llegar mejor, aunque sus antecesores ya marcaron un antes y un después para este coche, ya que estamos hablando del Subaru más vendido de la historia a nivel mundial, un título que se ha ganado a pulso frente a unos hermanos de gama de lo más variopinto. Como decía, esta generación ha llegado de la mano de la hibridación, y no, no estamos hablando de una leve microhibridación, sino más bien, la incorporación de una batería y un pequeño motor que nos permitirá circular en modo 100% eléctrico, así como mejorar los datos de consumos, principalmente en zonas urbanas, donde esta tecnología hace un mayor acto de presencia. Quizás aún no seas consciente de las particularidades de este coche y qué es lo que lo hace especial. Tranquilo, en un momento lo sabrás.

    Tracción total simétrica permanente, motor 2.0 atmosférico Bóxer de 4 cilindros e inyección directa, motor eléctrico independiente y batería de 118V. En pocas palabras: es el único todoterreno híbrido con este tipo de tracción, del mercado. Y para los más perspicaces, sí, lleva la etiqueta ECO de la DGT, en todos sus acabados, ya que únicamente se comercializa con esta mecánica híbrida. El conjunto se asienta sobre la nueva plataforma SGP (Subaru Global Platform) que ya estrenó la marca con el renovado Subaru XV. Esta, además de permitir la incorporación de mecánicas más eficientes, también otorga una mejor dinámica al coche, así como mayor estabilidad siendo esta novedad una de las principales de esta quinta generación, junto a la incorporación de la mencionada hibridación.

    Estética evolutiva, no revolucionaria

    Por supuesto podemos contar con muchas más novedades además de las mencionadas del apartado mecánico. Una buena dosis de cirugía para su exterior ha puesto al día al Subaru Forester Eco Hybrid actualizándolo lo suficiente para seguir siendo reconocible pero sin llegar al exceso de tener una imagen completamente nueva. Ha sido una clara evolución estética, más que rompedora, algo que se agradece, ya que continua conservando los apéndices que tan bien le han sentado al modelo durante años.

    Conserva su línea tradicional pero actualizada más que correctamente

    Tal y como he dicho, estéticamente es una evolución de lo que ya conocíamos de la generación anterior. No rompe con el diseño por el que se ha particularizado durante tantos años, lo cual es un buen aporte, síntoma de que estéticamente funciona y es todo lo que los clientes esperan que sea. En esta quinta generación, el Forester aumenta su tamaño en todas sus cotas: 15 milímetros de longitud (4.625 mm), 20 mm en anchura (1.815 mm), 5 mm en altura (1.730 mm) y por último, 30 milímetros en su distancia entre ejes, llegando a un total de 2.670 mm.

    Músculo, mucho músculo, eso es lo primero que piensas al ver el nuevo Subaru Forester Eco Hybrid. Es un coche que se ve realmente robusto. Desde la marca aseguran que este diseño está basado en la filosofía “Dynamic x Solid”, la cual, tal y como imaginaremos, trata de encontrar la confluencia entre una buena dinámica y una apariencia que transmita solidez y durabilidad. Toda una proeza, que en este coche se ha visto remarcada.

    Unos enormes y abultados pasos de ruedas resaltan brutalmente su capacidad todoterreno, dando la impresión de que este coche puede con todo, y que no te quepa la menor duda, que puede, pues recordemos que la tracción total es permanente. La línea de la cintura es alta y prominente, remarcando la estética musculosa que mencionaba anteriormente.

    La línea de la cintura del coche es muy alta, dando ese aspecto de robustez

    En el frontal la parrilla de grandes dimensiones está coronada por el logotipo de la marca, y sus lamas pueden ser en forma de nido de abeja y acabado negro brillante, lo que queda en forma de opción por un precio de 230 euros. Lo mismo sucede con la moldura del lateral, la cual podremos seleccionar por 85 euros, y sin salirnos de esta parte, también existen unas llantas negras de aluminio de 18 pulgadas, por algo menos de 300 euros. En ámbitos generales, este no es un vehículo que tenga un gran catálogo de extras, al contrario, es más bien reducido, esto es consecuencia directa de incorporar unos acabados muy bien equipados. Aunque como curiosidad, no llegará a España la opción de montar un navegador en el sistema multimedia del coche, ya que esto encarecería el precio final del coche, perjudicando la búsqueda de la economía, por parte de la marca. A cambio, tenemos conectividad completa con nuestro móvil, y será esta la manera de acceder a un navegador en el coche. Puede que una idea cuestionable para algunos, pero plausible y lógica para la gran mayoría.

    Un interior considerablemente mejorado

    Una vez abrimos la puerta para acceder al interior del vehículo, vemos como la calidad se ha hecho protagonista de prácticamente todas las zonas sensibles al tacto, sí es cierto que existen zonas con algo de plástico duro, pero como he dicho, no son zonas de tacto habitual, pero aún así, el tacto de este es bastante bueno, nada de una sensación desagradable o de poca durabilidad. Sí encontramos el famoso negro piano en alguna de sus zonas sensibles al tacto, por lo que podéis olvidaros de la pulcra limpieza en estas partes.

    Al igual que lo mencionado de la calidad de sus materiales, las nuevas tecnologías y la conectividad también queda muy patente en este nuevo Forester. La gran pantalla central multimedia, tiene un tamaño de 8 pulgadas, conectividad vía Android Auto y Apple Carplay, así como una buena calidad de sus gráficos y una correcta respuesta a las órdenes transmitidas.

    El interior ha mejorado en todos los aspectos, desde la calidad de acabados hasta la tecnología

    Coronando el salpicadero encontramos una pequeña pantalla, la cual tiene la función de completar la información recibida por el vehículo a través de la propia instrumentación. Consumo medio e instantáneo, saber si la potencia se está transmitiendo por el motor térmico o el eléctrico o incluso saber el ángulo de inclinación que tiene el coche en ese momento. Podremos cambiar entre dichos interfaces pulsando el botón “info” del propio volante.

    Además de lo mencionado en el apartado tecnológico, como era de esperar viendo el aumento de todas sus cotas, el Forester Eco Hybrid, también gana en capacidad interior y habitabilidad. Hasta 5 ocupantes podrán viajar cómodamente en su interior, aunque como sucede en la mayoría de casos, el asiento trasero central mejor dejarlo para contadas ocasiones, ya que posee un cómodo reposabrazos para los pasajeros de los laterales, esto también resta comodidad en el respaldo del mismo, y la anchura de este no es tan holgada como la de los otros dos. Pero quitando este detalle, la habitabilidad es sobresaliente. Espacio más que sobrado para las piernas y cabeza, incluso gente considerablemente alta no tendrá problemas en viajar cómodamente en sus plazas posteriores.

    Si pasamos al maletero, también ha ganado algún que otro litro de capacidad con respecto a la generación saliente, 4 concretamente, alcanzando ahora los 509 litros, una cifra sobresaliente, teniendo en cuenta que sus baterías se alojan en el suelo de este, no restando espacio ni ergonomía, en ninguna de sus zonas. De hecho, el piso del maletero y la boca de carga se encuentran prácticamente al mismo nivel, aunque esta última tenga una altura considerable, tiene una gran boca de carga con la que no tendremos mayor dificultad de alojar los objetos de gran tamaño que necesitemos transportar. El maletero tiene útiles como perchas en las que colgar bolsas, así como una toma de corriente o un mando para abatir los asientos traseros en una proporción 60/40, ganando así una capacidad de hasta 1.573 litros.

    El maletero es muy generoso. Su capacidad va desde los 509 litros hasta los 1.573

    Finalmente, tres son los acabados por los que podremos optar en el catálogo del Subaru Forester Eco Hybrid. No son muchos, pero ¿para qué más?. Como he mencionado más arriba, su equipamiento es muy bueno en todos ellos. El primero, y el de acceso, se denomina Sport Plus, como segundo paso, encontramos el Executive, y como pináculo, tenemos el Executive Plus. En todos los acabados encontramos de serie útiles como el encendido automático de las luces, los asientos calefactados y con reglajes electrónicos, el sistema multimedia con la pantalla de 8 pulgadas con conectividad Apple Carplay y Android Auto, faros LED, climatizador bizona o el freno automático de emergencia. Como vemos, el equipamiento no es su debilidad precisamente. Pero vayamos al grano del asunto, ¿qué tal se mueve el Subaru Forester ECO Hybrid por el mundo real?, vamos a verlo.

    Prueba de conducción

    En primer lugar y entrando en la cuestión de cómo es la conducción en el Forester, debo incidir en que este no es un híbrido tal y como esperaríamos, pues aunque puede desplazarse en modo completamente eléctrico, no es demasiado acusada su autonomía sin meter la gasolina en esta ecuación. Aunque antes, hablemos un poco del motor térmico. Este, como he dicho anteriormente, es un 2.0 bóxer de 4 cilindros y 150 CV, el cual cunde razonablemente bien para la mayoría de ocasiones.

    Y volviendo al sistema híbrido del Forester, debo decir que antes de probarlo, me esperaba algo más parecido a lo ya conocido en los híbridos de Toyota, por ejemplo, los cuales priman la tracción eléctrica en todo momento que sea posible. Aquí no, el motor eléctrico sirve principalmente como apoyo al térmico, pues generalmente este estará arrancado, salvo momentos puntuales que circules a baja velocidad y no pises en exceso el acelerador, tales como parkings o, en ocasiones, para atascos. Como he dicho, un híbrido al que no estamos tan acostumbrados, pero al que en cuanto coges el truco, te haces bastante rápido.

    La pantalla superior del salpicadero juega un papel importante para completar la información

    El sistema eléctrico es de autorecarga, y esta proviene a través de la frenada regenerativa o cuando realizamos una conducción en el conocido como “modo vela”. Pueden darse tres modos de conducción en nuestro trayecto, y los cuales se irán alternando automáticamente: Modo EV, Modo mixto o Modo térmico. Cada uno de ellos se diferencia principalmente por la incidencia que realice la electricidad. En el primero la conducción será completamente eléctrica, pero ojo, si quieres evitar la puesta en escena del motor de gasolina, no deberás pisar más de un leve toque al acelerador, si no, ya habremos perdido esta capacidad y nos moveremos en el siguiente escalón: el modo mixto. Este, como imaginaréis se trata de la interacción conjunta de sendos motores para, principalmente, rebajar los consumos de gasolina. Por último, en el modo térmico, únicamente entra en acción el motor de gasolina.

    Pero aunque no podamos jugar con los tres modos diferentes que acabo de mencionar, sí que permite hacerlo entre dos modos de conducción seleccionables a través de un botón situado en el propio volante y en el que se leen las letras S/I. En estas letras podemos leer “Sport” e “Intelligent”. En el primero tendremos una respuesta mucho más contundente a las reacciones del conductor, principalmente en cuanto al tacto con el acelerador, y en el segundo primará la economía y la eficiencia sobre todo, y la diferencia entre un modo u otro es bastante notoria, dejando claro que el S se reserva para adelantamientos o incorporaciones a vías rápidas.

    La caja de cambios por su parte es la conocida CVT, y posiblemente aquí encontremos algún punto mejorable en este Subaru, ya que parece que la caja de cambios esté lejos de lo que es capaz de darnos este nipón. Si es cierto que no es especialmente lenta, realiza los cambios a su debido momento y en caso de necesitarlo o quererlo, podremos optar por realizar un cambio manual a través de la propia palanca o vía las levas tras el volante, lo cual no nos garantiza una velocidad de infarto en los cambios, pero sí un control sobre este en un tiempo moderado de tiempo. La mejoría cabe principalmente en otras cuestiones, como por ejemplo, la sonoridad, es una transmisión que mantiene el motor en un rango de revoluciones medio-alto, esto es sinónimo claro de un mayor ruido, sobre todo en aceleraciones algo más acusadas.

    En orden de marcha, el Forester Eco Hybrid se comporta muy bien en prácticamente todos los sentidos

    Aunque, por supuesto, esto que acabo de comentar del cambio, no implica un mal comportamiento del coche, para nada, el Subaru se comporta más que correctamente en el momento de encarar una carretera algo sinuosa. No es su terreno favorito, lo sabemos, pero la nueva plataforma SGP aplana el coche en las curvas y le da una estabilidad difícilmente vista anteriormente en un Forester precedente.

    La dirección al ser suave, en recorridos de ciudad es muy agradable, ya que no requiere esfuerzo alguno, en carretera abierta en cambio, podríamos echar en falta una dirección algo más dura, pero lo cierto es que debemos recordar que estamos ante un auténtico todoterreno y que por ende, la dirección de este tipo de vehículos suele ser blanda y sin mucha percepción de lo que pasa más allá del cuadro de instrumentos, en cambio, aquí sí podemos decir que da una buena sensación de conducción en ámbitos generales.

    El mismo caso de la dirección la encontramos en la amortiguación, la cual debe ser y es muy suave, perfecta para un 4x4 tan campero como este. Pero dicho esto, podríamos esperar que tanta suavidad fuese en detrimento de un comportamiento más plano en curva. Nada más lejos de la realidad. Como he dicho más arriba, el paso por curva es correcto y mucho más estable de lo que esperaríamos, por lo que su amortiguación está ajustada en el punto idóneo entre suavidad, confort y dinámica.

    Su espíritu aventurero es innegable

    Pero si hablamos de dinámica, es de obligado mencionar el tema del consumo de combustible en el Subaru Forester ECO Hybrid, y es que este en prácticamente todo momento, supera los 7 litros de media, aunque en ciudad si nos mentalizamos y aprovechamos el modo eléctrico, es viable estabilizarlo sobre los 5 litros, pero nos costará hacerlo. ¿Son estas unas cifras malas?. Veamos, estamos hablando de un coche con un motor 2.0 litros de gasolina, tracción total permanente y cercano a las 2 toneladas de peso. Dado estos datos, no es una cifra salvajemente elevada. Para nada. Pero, ¿entonces dónde se encuentra el fallo?, en un depósito de gasolina demasiado pequeño, apenas 48 litros. El tener que estar continuamente pendientes de nivel de combustible, nos llevará a la percepción de que el coche consume mucho. Es cierto que el anterior Forester con motorización diésel podría llegar a gastar menos, y que este, siendo un vehículo híbrido, estas cifras se escapan del entendimiento, pero hay que apuntar que si no tuviese ese pequeño motor eléctrico, veríamos consumos muy por encima de los 7 litros que será normal encontrar.

    La puesta a punto y regeneración del modelo también ha llevado a montar un buen número de capacidades tecnológicas en el ámbito de la seguridad, como es el asistente de mantenimiento de carril, la frenada automática por posible colisión o la detección de peatones. Todo esto lo encontraremos de serie en todos los acabados del Forester. También la cámara de marcha atrás o los sensores de apartamiento, así como una cámara de aparcamiento situada bajo el retrovisor derecho y que veremos su imagen en la pequeña pantalla que corona el salpicadero.

    Pero todo esto de lo que hemos hablado acerca de la dinámica del coche no tendría sentido si se hubiesen dejado descuidados los apartados de habitabilidad, comodidad, la sonoridad o la visibilidad. En todos ellos el Forester aprueba sin apenas despeinarse. El mejor de todos ellos: la comodidad. Es un coche tremendamente cómodo con el que circular, puedes hacer largos viajes o apenas un pequeño recorrido urbano, no podrás decir que estás incómodo en ningún momento, pues sus asientos, aunque precisan de regulación lumbar, lo cierto es que están muy bien fabricados y no podremos ponerle pega alguna.

    La fila de asientos trasera dota a sus ocupantes de una habitabilidad más que notable

    En cuanto a la habitabilidad, es gigante, sobre todo en la fila de asientos traseros donde el espacio es sobrado por doquier. La visibilidad es considerablemente buena desde el puesto de conducción hacia cualquier punto del coche, en esto ayuda bastante la pequeña cámara de la que os hablé algo más arriba, que está situada bajo el retrovisor derecho, la cual nos deja con una vista lateral muy útil. En cambio, en la sonoridad es el único punto que se queda algo más atrás, a causa de lo que he comentado anteriormente de la caja de cambios, lo cual en fuertes aceleraciones se hace aún más notorio si cabe.

    Conclusión y precios

    Una vez conocido todos los detalles del Subaru Forester Eco Hybrid, toca pasar al apartado económico, y es más que probable que este os sorprenda, ya que más arriba podéis volver a leer la cantidad de equipamiento de serie que monta en todos sus acabados. Este coche inicia su precio en 32.950 euros para el acabado Sport Plus de entrada, pero si lo que buscas en una unidad como la que ha protagonizado esta prueba, tendrás que irte al acabado más alto, Executive Plus, que junto a algunos extras añadidos como las taloneras laterales o el protector del maletero, el precio final llega a 37.969 euros. Un precio sin igual entre sus competidores.

    Finalmente, y como conclusión a este artículo, debo decir que el Subaru Forester Eco Hybrid se ha ganado un más que notable alto por méritos propios. Es un coche que por lo que nos cuesta, en, prácticamente, ningún coche de la competencia encontrarás algo parecido con un nivel de equipamiento similar. Por otra parte, portar el distintivo ECO de la DGT nos garantiza unos interesantes beneficios, pero probablemente el mejor punto a favor de este coche sea su capacidad de carga y habitabilidad. Para quitarse el sombrero.

    El frontal del Forester es inconfundible
    Prueba Subaru Forester Eco Hybrid, todo un portento
    Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto