¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Lo que Alonso aprendió de Schumacher y qué siente al ver a Mick en la F1

    Lo que Alonso aprendió de Schumacher y qué siente al ver a Mick en la F1
    Michael Schumacher fue un buen maestro para Fernando Alonso.
    David Plaza
    David Plaza7 min. lectura

    Fernando Alonso se ha sincerado sobre el duelo que mantuvo con Michael Schumacher, su traumática primera etapa en McLaren y la posterior experiencia en Ferrari. También sobre lo que significa para él ver a Mick Schumacher en la parrilla actual.

    No cabe duda de que Michael Schumacher y Fernando Alonso están ligados el uno al otro en sus respectivas carreras deportivas, pues el ocaso del alemán coincidió con la confirmación del español.

    Aquel año 2006 en el que ambos se disputaron el título mundial hasta la última carrera marcó el final de la primera etapa de Schumacher en la Fórmula 1, al tiempo que supuso la confirmación de Fernando Alonso como gran estrella de la categoría.

    Eso, unido al carisma de Michael, hicieron que aquella temporada quedara para siempre en la memoria de Fernando Alonso, que no tiene reparos en reconocer que aprendió mucho de su gran oponente.

    «Siempre me ha dado la sensación de que me felicitaba por mi éxito con todo su corazón»

    «Fue muy especial, porque nos estábamos volviendo cada vez más fuertes como equipo en Renault. 2003 ya fue bueno, 2004 fue aún mejor, en 2005 estábamos listos. Tenía 24 años en ese momento y pude derrotar a la leyenda de nuestro deporte», recuerda Fernando Alonso.

    «Ocurrió antes de lo que esperaba y me hizo sentir enormemente orgulloso. Pero no fue fácil, toda mi vida cambió de golpe. Esto fue muy difícil de manejar. A esta edad, no puedes manejar todas las emociones todos los fines de semana», admite.

    Michael Schumacher cambió la Fórmula 1 en los años 90, llevándola a un nivel diferente de profesionalidad y compromiso. Atributos que también han llevado a Alonso a marcar diferencias.

    La Fórmula 1 recuerda el duelo entre Schumacher y Alonso.

    «Sobre todo, aprendí una cosa de él: ¡Nunca te rindas! Un ejemplo: en ese momento a menudo sucedía que los coches calzados con Michelin como nosotros o los neumáticos Bridgestone como el Ferrari de Michael podían tener grandes ventajas según el circuito», rememora Alonso.

    «Sin embargo, cuando estaba en la pole, él siempre era segundo o tercero y no sexto. Sabía que si no podía ganar, estaba contento con el segundo lugar y gestionaba su carrera en consecuencia. Sólo estaba pensando en el Mundial y eso fue extremadamente instructivo para mí en ese momento».

    «Siempre fue amable conmigo, nos teníamos mucho respeto el uno al otro. En 2006 se emocionó mucho después del último GP, ya que fue su última carrera en la Fórmula 1 por el momento. Pero, sin embargo, siempre me ha dado la sensación de que me estaba felicitando por mi éxito con todo su corazón y que debía disfrutar del título. Siempre decía: "¡Disfruta y diviértete!"», recuerda con cariño.

    Mick Schumacher, hijo de Michael, ha debutado este año en la Fórmula 1 y Fernando Alonso admite que verle le genera emociones adicionales. «De hecho, es algo especial tenerlo en la Fórmula 1. Tiene las mismas abreviaturas que su padre en el monitor de tiempo. Me parece muy conmovedor. Me gusta mucho, me gustan su formas, me gusta todo de su aparición en la Fórmula 1. Me recuerda mucho a su padre. En el lenguaje corporal, en las expresiones faciales, en casi todo. Sólo puedo desear que pronto tenga un coche competitivo. Entonces seguirá su camino», relata.

    McLaren y 2007, ¿qué cambiarías?

    Una vez que Michael Schumacher se retiró y Fernando Alonso se marchó a McLaren, la trayectoria del español se complicó. Lewis Hamilton pasó a ser el rival número 1 y el equipo no supo manejar la situación, implosionando y ‘regalando’ el título a Kimi Räikkönen y Ferrari.

    «Hoy sería más egoísta», afirma Fernando Alonso al recordar aquella temporada 2007. «Era demasiado ingenuo. Creía demasiado en la justicia, demasiado en la equidad. Demasiado en lo bueno de las personas. Al final, estaba solo en el equipo porque todos los demás pensaban únicamente en sí mismos».

    El siguiente reto de su carrera fue el de intentar llevar a Ferrari a lo más alto, lo que hizo que tuviera que vérselas con Sebastian Vettel y Red Bull. Un piloto que años más tarde corrió una suerte parecida en el equipo italiano.

    Mick Schumacher evoca muchos recuerdos en la F1 e incluso utiliza la misma decoración que su padre en el casco.

    «A menudo teníamos peleas intensas cuando yo estaba en el Ferrari y él estaba en el Red Bull», recuerda Alonso. «En 2012, incluso tuvo un poco de suerte en la última carrera, acabando con el coche muy dañado. Ambos estuvimos en Ferrari, nos acercamos, pero al final no lo conseguimos. Tal vez Ferrari no estaba listo para tener un campeón del mundo en nuestros días. Creo que ahora han cambiado su planificación. Las expectativas ya no son tan altas, tienen pilotos jóvenes. Ahora piensan en períodos más largos, no demasiado cortos».

    Ahora, con 40 años, Fernando Alonso vive una segunda juventud en la Fórmula 1, demostrando no haber perdido su mordiente y competitividad. Pero, ¿se ve capaz de plantar cara a Lewis Hamilton y Max Verstappen? «Esto es difícil de responder. Pero, sí, me atrevería a competir por el título. Pero Lewis y Max hacen un gran trabajo en sus equipos. Por lo tanto, no hay una respuesta clara a esto», concluye.

    Fuente: F1-Insider.com