¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    FerrariRory Byrne: el clavo ardiendo de Ferrari para 2014

    3

    El diseñador de los cinco títulos consecutivos de Michael Schumacher con Ferrari participará, de manera activa, en el diseño del monoplaza de la temporada 2014. Oficialmente, desde 2006 era asesor de la escudería sin participar en el desarrollo, pero realmente su papel dentro del equipo ha sido mucho más protagonista en los últimos años.

    Su presencia en Maranello durante la presentación del F138 no pasó desapercibida. No fue extraño verle allí, junto a las altas esferas del Grupo Fiat y siempre a pocos metros de Stefano Domenicali y Luca Cordero di Montezemolo, pero sin estar en el centro de los focos. Se lo ha ganado a pulso.

    Rory Byrne (10 de enero de 1944, Pretoria, Sudáfrica) fue uno de los ejes sobre los que pivotó el lustro glorioso de Ferrari a principios de la década pasada, y aunque desde 2006 no forma parte del equipo, oficialmente, se ha mantenido siempre dentro de la estructura de Maranello, en una nebulosa función de asesor técnico.

    Las últimas noticias indican que a partir de ahora volverá a tener un papel protagonista dentro del equipo rojo, ya que será uno de los responsables de diseñar el monoplaza de 2014, cuya dirección está en manos de Fabio Montecchi, el conocido como 'proyecto 665' con el que pretenden tomar la delantera al resto de escuderías aprovechando el cambio de normativa.

    Con Pat Fry, director técnico de Ferrari, al lado durante la presentación del coche de esta temporada, Byrne afirmaba a 'Auto und Motor Sport' que el F138 es un coche bonito, pero "un juego de niños" en comparación a lo que tienen preparado para 2014. "Será muy diferente. El efecto aerodinámico cambia por la posición de los tubos de escape, que son diferentes, el desarrollo del alerón delantero será nuevo, mientras que el alerón trasero constituye otro cambio importante", explicaba Fry, sin entrar en detalles sobre el cambio a motores turbo V6 o el papel concreto de Byrne.

    Las dudas hacia Rory ByrneA la sombra del triunvirato formado por Jean Todt, Ross Brawn y Michael Schumacher, Rory Byrne fue el responsable de siete títulos mundiales de constructores (uno con Bennetton, el resto con Ferrari) y seis de pilotos, todos ellos con el 'kaiser' como su piloto. Sus diez años en Maranello acabaron en 2006, año en el que la Scuderia sufrió un auténtico fin de ciclo con la primera retirada de Schumacher junto a otros miembros vitales de la Scuderia.

    El regreso de Byrne a la primera fila de batalla ha generado no pocas dudas. Por un lado, hay quien opina que a sus 69 años no estará a la altura de poder competir con hombres como Adrian Newey, gran dominador de los últimos años con Red Bull, Aldo Costa, el hombre que le sustituyó en Ferrari y hoy en Mercedes, o Paddy Lowe, si es que este no deja McLaren finalmente, como se había rumoreado en esta misma pretemporada. Otros argumentan que la Fórmula 1 de hoy en día está lejos de la que vivió los años de gloria de Byrne. Ahora ya no tiene una cantidad prácticamente ilimitada de suministro de neumáticos, como pasaba con Bridgestone, ni podrá probar su diseño en el circuito de Fiorano. La prohibición de entrenamientos privados ha sido un lastre para Ferrari desde hace tiempo, y tanto pilotos como ingenieros se han quejado en numerosas ocasiones.

    A su favor tiene su curriculum. Fue el único capaz de dejar en blanco al temido Newey durante mucho tiempo, y sigue siendo una pieza capital dentro de Ferrari. Ha participado en el diseño de coches de calle, como el nuevo Enzo, de la fábrica italiana, y cuenta con todo el apoyo de Nicholas Tombazis, diseñador jefe, y de Pat Fry. Byrne ya está trabajando, según sus propias palabras a Auto und Motor Sport, "a todo trapo" para el desarrollo del monoplaza con el que Fernando Alonso tratará de asaltar el título en 2014. ¿Será suficiente, vista la revolución que se espera para la próxima temporada?

    Rory Byrne: el clavo ardiendo de Ferrari para 2014