¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    Mick Schumacher se sube al último coche ganador de su padre: así suena el F2004

    4
    Así lucía el F2004 en la pista de Mugello en las manos de Mick Schumacher.Ferrari

    Antes de que tuviera lugar la accidentada carrera con hasta tres salidas en el circuito de Mugello, el hijo del siete veces campeón del mundo se subió a otro de los monoplazas con los que su padre alcanzó la gloria.

    Como no podía ser de otro modo, el Gran Premio de la Toscana ha contado con multitud de homenajes a Ferrari en su Gran Premio de casa con la ocasión de la cita número 1.000 en el casillero de la formación de Maranello, precisamente en el circuito al que los héroes de la historia del Cavallino han dado infinidad de vueltas para poner a prueba sus respectivos monoplazas antes de que la prohibición definitiva relativa a los test privados entrase en vigor.

    Uno de ellos ha permitido a los escasos aficionados que han poblado las gradas de Mugello ver con sus propios ojos y, sobre todo, oír al monoplaza con el que Michael Schumacher logró el último de sus títulos mundiales: el F2004, precisamente con el hijo del 'Káiser' al volante, Mick Schumacher. La última vez que se subió a un monoplaza histórico para llevar a cabo un tributo a su progenitor fue en el GP de Bélgica de 2017, cuando se puso a los mandos del Benetton con el que todo comenzó.

    Con este monoplaza, Schumacher padre arrasó ganando 15 de las 18 carreras de aquel año, dejando tras de sí un debut estratosférico al cosechar 12 victorias en las 13 primeras pruebas puntuables de la temporada, 5 seguidas desde Australia hasta España justo antes de abandonar en Mónaco. «Piloté este coche en Hockenheim el año pasado, pero hacerlo en Mugello en condiciones de seco ha sido un absoluto honor; gracias a Ferrari por esta oportunidad», comentó Mick Schumacher, actual líder en Fórmula 2.

    El mono utilizado para ello, similar a los de Charles Leclerc y Sebastian Vettel, con el color rojo que identificó a Ferrari allá por 1950, contrastaba con el rojo más actual que ha caracterizado a la marca en los últimos años. ¿Quién sabe si Mick encontrará un asiento en la categoría reina del automovilismo de cara a 2021? Quizás ocupe el hueco que pueda dejar Kimi Räikkönen en Alfa Romeo si el finés decide poner fin a sus andanzas en el 'Gran Circo'... sólo el tiempo lo dirá.

    Fotos: Scuderia Ferrari

    Mick Schumacher se sube al último coche ganador de su padre: así suena el F2004
    Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto