¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    Renault insiste: Red Bull no quiso congelar los motores y ahora ya es tarde

    Renault no cede y le dice a Red Bull que «a buenas horas, mangas verdes».Renault Sport

    La guerra fría entre Red Bull y Renault sigue su curso y ahora los franceses son ya el único escollo que separa a los austriacos de su plan de continuar compitiendo con los motores de Honda más allá de 2021.

    No cabe duda de que Red Bull, conjuntamente con AlphaTauri, es muy importante para la Fórmula 1, por lo que es muy probable que finalmente se acaben cumpliendo los deseos de los austriacos de utilizar por su cuenta los motores de Honda una vez que los japoneses abandonen la categoría a finales del año que viene.

    Pero, para llegar a ese punto, Renault se lo va a hacer pasar mal y va a tensar la cuerda todo lo posible, seguramente intentando sacar partido de ello. La relación entre ambas marcas terminó de manera abrupta en 2018 y, desde entonces, las cosas no han mejorado, por lo que un entendimiento entre ambas partes será costoso de conseguir.

    «Uno hubiera pensado que para Renault sería completamente lógico también, pero veremos»

    Al menos Red Bull ya se ha librado del primer escollo, Ferrari, que aceptará la congelación de los motores a finales de 2021 si se implementa un sistema de convergencia de rendimiento y se adelanta el nuevo reglamento a 2025.

    Christian Horner lo ha aplaudido públicamente, afirmando que «es una noticia positiva para la Fórmula 1. Creo que todos los fabricantes y los directores ejecutivos de la industria automotriz reconocen que no tiene sentido seguir invirtiendo cientos de millones de dólares en estos motores, particularmente con una nueva tecnología que viene para 2026, tal vez 2025».

    Incluso, Horner apoya la implementación de un sistema que garantice un rendimiento similar para todos los motoristas. «Lo único que hay que hacer es tener algún tipo de mecanismo para que, si alguien se ha quedado corto (de rendimiento) durante el invierno o durante la temporada, tenga la capacidad de corregirlo. De lo contrario, se perpetúa una desventaja, pero desde el punto de vista de los costes es algo muy positivo».

    Renault no lo tiene tan claro

    En cambio, con Renault las cosas son, de momento, bien distintas. Algo que el propio Horner sabe bien. «Bueno, uno hubiera pensado que para Renault sería completamente lógico también, pero veremos. Es alentador que Ferrari respalde esa posición».

    Marcin Budkoswki, director ejecutivo de Renault, ha dejado clara su postura, insistiendo en que a principios de año la marca francesa quiso aplicar la misma congelación que ahora pide Red Bull. «Estuvimos presionando para que se congelara antes de la introducción de un nuevo conjunto de reglas. Si tienes que desarrollar los motores actuales y una nueva tecnología al mismo tiempo, no querrás tener que contratar repentinamente a 100 personas para un nuevo desarrollo mientras continúas desarrollando tu motor».

    Renault tiene un plan bien definido y no tiene intención de cambiarlo gratuitamente.

    «Creemos que no es razonable tener dos programas de desarrollo al mismo tiempo», prosigue el ingeniero polaco. «Creemos que la forma correcta de implementar una congelación es aproximadamente tres años antes de introducir nuevas reglas, por lo que en ese momento abogamos por una solución de este tipo».

    ¿El problema? Que Honda y Red Bull se opusieron y ahora Renault ha configurado un programa de desarrollo en consecuencia. «Curiosamente, Honda estaba en contra. En contra de limitar las horas de dinamómetro, de congelar el desarrollo. Y obviamente a través de la voz de Red Bull, que votaba en los diferentes comités de gobierno. Es interesante ver que Red Bull está ahora muy a favor de una congelación».

    «No nos oponemos a esto siempre que sea con el calendario adecuado», matiza Budkowski. «Las reglas, tal como se establecen hoy y mientras no se cambien, es que restringiremos severamente el desarrollo a partir de 2023, casi como una congelación, ya que no se permite más desarrollo en el ICE (motor de combustión interna) en 2023, y habrá nuevo conjunto de reglas para 2026».

    La congelación llegará, pero quizá no tan pronto

    El plan actual de la Fórmula 1 pasa por congelar los motores en 2023 y mantenerlos en competición hasta 2025, implementando un nuevo reglamento de propulsores al año siguiente.

    Renault trabaja en consecuencia y por eso considera imposible congelar los motores actuales antes de mediados de 2022. «Se habla mucho de anticipar estas nuevas reglas en un año, lo que creo que para la F1 puede tener sentido si encontramos el conjunto correcto de reglas. En esa etapa hay que congelar en algún momento de 2022, ya sea a finales o a mediados, también se discutirá. Sin embargo, no podemos decir que ahora vamos a congelar a partir de 2021. Es demasiado tarde, hemos invertido tiempo y esfuerzo en una nueva especificación de motores».

    «Estamos felices de encontrar un compromiso siempre que sea razonable», finaliza Budkowski. «Esa es nuestra posición y, sinceramente, ha sido constante en todo momento. Encontremos un compromiso, no sólo porque de repente Honda decidió que era demasiado caro hacer un motor de Fórmula 1, bueno, antes no eran de esta opinión. Hagamos lo correcto para el deporte, encontremos la fórmula de motor adecuada para el futuro y el momento adecuado para presentarla».

    Fotos: Renault F1 Team