¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Ferrari pone sus condiciones para apoyar la congelación de motores

    Ferrari pone sus condiciones para apoyar la congelación de motores
    Louis Camilleri y Mattia Binotto, CEO y director de Ferrari.Scuderia Ferrari
    David Plaza
    David Plaza5 min. lectura

    Semanas atrás, Ferrari afirmó que no apoyaría la congelación de motores solicitada por Red Bull. Ahora su postura es más flexible, pero a cambio ha puesto condiciones que eviten una desigualdad manifiesta entre motoristas.

    Cuando Honda confirmó semanas atrás que abandonaría la Fórmula 1 al término de la temporada 2021, Red Bull no tardó en solicitar a la FIA y al resto de equipos y motoristas la congelación de los motores a partir de ese momento.

    De ese modo, la marca austriaca planeaba seguir utilizando la tecnología de Honda para Red Bull Racing y AlphaTauri sin tener que depender de un motorista externo. Y, aunque Mercedes afirmó estar a favor, no ocurrió lo mismo con Renault y Ferrari.

    «Apoyaremos la congelación si se adelantan un año los motores nuevos»

    En cambio, ahora Mattia Binotto se muestra más conciliador, aunque con matices. «Lo que dijimos es que ya hay una reglamentación con la que de alguna manera Red Bull tiene una solución, pueden ser suministrados por otros fabricantes, de eso no hay duda. Entendemos también su intención de seguir usando el motor Honda en el futuro. Tuvimos reuniones en los últimos días con la F1 y la FIA, entendemos la situación».

    El director de Ferrari considera que congelar los motores ya en 2022 (está previsto para 2023) puede ser positivo, pero a cambio de adelantar una temporada la introducción del nuevo reglamento de motores. «Apoyamos el tratar de anticipar un año la congelación de los motores, porque eso también significaría tratar de anticipar para 2025 el nuevo reglamento de motores. Conociendo y entendiendo la situación, no es la primera vez que Ferrari actúa de manera responsable en ese sentido. Así que apoyaremos la congelación, anticipando un año los motores (nuevos)».

    Regulación del rendimiento

    Binotto no se queda ahí, pues el decepcionante rendimiento del motor Ferrari de esta temporada hace que los italianos no quieran verse en una situación comprometida durante el periodo de congelación de los motores. Por eso, propone un sistema que permita regular el rendimiento para que todos los motores tengan un nivel similar.

    «Las conversaciones están en curso con la FIA y con la F1 sobre si debemos considerar un mecanismo de convergencia del motor, por si se da alguna situación en la que finalmente un fabricante tenga un rendimiento realmente bajo en comparación con los demás», explica Mattia Binotto. «Porque luego congelará durante tres años el rendimiento relativo entre fabricantes. Creo que esos detalles serán importantes».

    El Ferrari de este año se ha visto muy lastrado por el motor.

    Para que todo ello encaje, el primer paso sería aprobar el reglamento de 2025 ya a mediados del año que viene, permitiendo así a los motoristas trabajar con suficiente margen en el nuevo reglamento. «Para tener un nuevo formato de motor en 2025, necesitaremos claridad para mediados del próximo año. Creo que será una unidad de potencia bastante diferente a la de hoy, porque al menos desde el punto de vista de Ferrari, deben establecerse objetivos importantes, como por ejemplo un coste bastante diferente».

    Sostenibilidad financiera y medioambiental

    El reto que plantea Binotto no es sencillo, pues considera necesario reducir en un 50% los costes actuales de desarrollo del motor, pero sin renunciar por ello a un avance en términos de sostenibilidad medioambiental, ya que la Fórmula quiere mantener los motores híbridos e introducir combustibles sintéticos para acercarse a la huella de carbono cero.

    «Tiene que ser más sostenible desde el punto de vista del coste», señala Binotto. «Creo que la unidad de potencia debería costar la mitad de lo que estamos gastando actualmente. Lograr eso es muy difícil. Creo que también desde el punto de vista de la sostenibilidad, la huella de carbono, tenemos que fijarnos nuestro objetivo y tiene que ser muy ambicioso».

    «Necesitamos ser muy proactivos, pero también colaborativos entre los fabricantes, la F1 y la FIA para poder avanzar muy pronto con el reglamento. Eso definirá el futuro de la F1 de 2025 a 2030», sentencia el director de Ferrari.

    Fotos: Scuderia Ferrari