Todt: "Schumacher nos pidió un test en 2001 porque él mismo dudaba de su nivel"

  • El que fuera presidente de Ferrari en los inicios de los años 2000 dedicó unas palabras de su discurso en el 'Hall of Fame' a Schumacher.
  • La humildad que mostraba el heptacampeón a pesar de su superioridad en la pista llamó la atención de Todt en varias ocasiones.

La Fórmula 1 es sinónimo de éxito para Michael Schumacher, un piloto mítico que a día de hoy sigue erigiéndose en lo más alto de la lista con esos siete títulos mundiales que nadie ha conseguido igualar hasta el momento. Su llegada a Ferrari fue el comienzo de una relación inolvidable, ya que tras cuatro años de su aterrizaje en Maranello, las victorias y los títulos no pararon de llegar, y del 2000 al 2004 fue quien marcó la pauta junto a los del Cavallino.

El que fuera el máximo responsable de la escudería italiana por aquel entonces, Jean Todt, actual presidente reelegido de la FIA, aprovechó su discurso en el salón de la fama para recordar momentos históricos que vivió junto a la leyenda de la categoría reina del automovilismo, destacando la humildad con la que el piloto alemán afrontaba su trayectoria en el gran circo.

“Recuerdo cuando pilotaba para Ferrari, y hay dos cosas que mencionaré”, comenzó a relatar Todt. “En el 2000, tras 21 años, Ferrari consiguió el título con Michael. Le llevé al podio, y le dije a Michael que nuestra vida en las carreras nunca sería la misma”. Schumacher se proclamó campeón del mundo en el Gran Premio de Japón de aquel año, levantando así su tercer título como mejor piloto al término de toda una temporada. “Claramente ese día en Suzuka fue el mejor momento de mi carrera”.

En el 2000 le llevé al podio, y le dije a Michael que nuestra vida en las carreras nunca sería la misma

El dirigente francés subrayó como segundo hecho importante un suceso que para él marcó la personalidad del heptacampeón: “cuando terminó la temporada del año 2000 como campeón, empezamos la del 2001, y me pidió algo con mucha timidez: “¿Me permitiríais hacer un test en Fiorano para asegurarme de que aún soy capaz de pilotar a buen nivel?”. Parece un tipo arrogante, pero es tímido. Siempre estaba dudando de si era un buen piloto o no. Completó este test y no lo hizo nada mal”.

Tras sus dos primeros títulos con Benetton, la lógica haría indicar que su preparación después de haber alcanzado la gloria con la escudería en la que todo piloto sueña con probar alguna vez en su vida sería óptima, pero en cambio Schumacher aguardaba una duda interior que le corroía y que quería despejar antes de seguir sus andanzas de la mano de Ferrari, un camino que dejaría huella en la categoría.

“Echamos de menos a Michael”, continuó Todt durante su discurso en la gala. Finalmente, optó por nombrar a los miembros de la familia Schumacher, a pesar de que estos no pudieran estar presentes por diversos motivos, pero que sin duda han sido de gran ayuda en el proceso de rehabilitación del ídolo germano. “Está ahí, sigue luchando. Me complace ver a Sabine aquí, ver que continúa con el negocio de la familia. Me habría gustado que Mick hubiera venido esta noche, pero está realizando unos test en España y Corinna está en EEUU. Michael es una persona muy especial, alguien especial para el deporte del motor. Es especial para mí, es un amigo”, concluyó Todt.

Michael es una persona muy especial, alguien especial para el deporte del motor. Es especial para mí, es un amigo

Por último, Sabine Kehm, la representante de Schumacher, se autocalificó como una “pobre sustituta esta noche”, dedicando palabras de agradecimiento por su parte que salieron de la familia del campeón. “Todos sabemos que Michael debería estar aquí, estoy segura de que le encantaría estar aquí. Siempre ha respetado al máximo a cada persona de esta sala, se sentiría honrado. De igual manera sé lo gran amigo que es Michael de Jean, estoy convencida de que estaría orgulloso de ver que él ha hecho esto posible”.

Ella fue la responsable de comunicar los sucesivos estados de salud de Schumacher tras su aparatoso accidente de esquí en 2013, y a día de hoy sigue contribuyendo a su imagen en eventos de este calibre. “No creo que fuera sólo la disciplina la que le hiciera tan especial, sino que lo que le hizo tan afortunado fue el amor y la compasión por cada persona de esta sala, el amor y la pasión por este deporte”, terminó Kehm.

Fotos: Scuderia Ferrari

Tasa tu coche. ¡¡Gratis y sin compromiso!!

El redactor te recomienda

Noticias relacionadas

Más leídas
Más comentadas

¿Qué te parece el nuevo diseño?

Tú opinión nos importa.

Un pequeño formulario con nombre opcional, e-mail opcional y el comentario.

×