¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Vencedores y vencidos en el reto de Pirelli: así se decidió el GP del 70º Aniversario

    Vencedores y vencidos en el reto de Pirelli: así se decidió el GP del 70º Aniversario
    El Gran Premio del 70º Aniversario fue todo un reto para los neumáticos.Pirelli Motorsport
    David Plaza
    David Plaza11 min. lectura

    Los neumáticos volvieron a ser protagonistas en Silverstone, pero en esta ocasión fue algo esperado por todos y el resultado final no defraudó, ya que la decisión de Pirelli de ofrecer compuestos más blandos en la segunda carrera propició un interesante baile de estrategias.

    Este año, Pirelli tiene que apañárselas con los neumáticos de 2019. Algo que en principio no debería ser un problema. Sin embargo, los monoplazas son del orden de un segundo por vuelta más rápidos que la temporada pasada, lo que genera un estrés adicional en los neumáticos, que deben soportar cargas superiores para las que fueron concebidos.

    Ello hace que algunos Grandes Premios se hayan convertido en un reto mayor de lo esperado desde el punto de vista de los neumáticos, algo que se ha hecho especialmente patente en Silverstone, uno de los trazados que más cargas laterales y temperatura genera en los mismos.

    «Los pilotos debían afrontar el caluroso fin de semana en Silverstone con ocho juegos de neumáticos blandos (C4), tres de medios (C3) y dos de duros (C2)»

    Si en el Gran Premio de Gran Bretaña el drama vino provocado por un Safety Car en momento inoportuno -que hizo que muchos intentaran llegar a final de carrera completando un relevo de casi 40 vueltas-, en el del 70º Aniversario el reto lo supuso la elección de compuestos de Pirelli, un grado más blanda que en la carrera anterior.

    Así las cosas, los pilotos debían afrontar el caluroso fin de semana en Silverstone con ocho juegos de neumáticos blandos (C4), tres de medios (C3) y dos de duros (C2). Y no todos supieron gestionarlo adecuadamente.

    Las 7 claves del GP del 70º Aniversario

    1. Max Verstappen clasifica con el compuesto duro

    El piloto neerlandés dio un recital de gestión de neumáticos, pero su equipo no se quedó atrás. El primer peldaño hacia la victoria lo subió el sábado, al marcar su mejor tiempo de Q2 con el compuesto duro. Eso le permitió iniciar la carrera con ventaja, pues fue el único del top 10 que lo hizo, pudiendo alargar el primer relevo del orden de 10 vueltas más que sus rivales.

    La combinación Red Bull-Verstappen fue imparable en Silverstone.

    Eso le permitió rodar con pista libre bastante tiempo y colocarse en disposición de elegir estrategia, optando finalmente por hacer un relevo intermedio corto con medios usados y uno final al ritmo que fuera necesario con duros nuevos. Eso, unido a que el RB16 y el neerlandés evitaron sin problemas el blistering, le permitió alzarse con un brillante triunfo.

    2. El calor asfixia a los Mercedes… y a McLaren

    No es habitual que Silverstone reciba a la Fórmula 1 con demasiado calor, pero lo cierto es que los dos últimos fines de semana han planteado a los equipos el reto de gestionar el exceso de temperatura, algo que en un circuito tan rápido y con tantas curvas largas, es aún más complicado.

    Y en eso falló estrepitosamente Mercedes, que ya en la primera carrera sufrió el pinchazo del neumático delantero izquierdo -el que más sufre en este circuito- y este pasado domingo vio como el W11 generaba más blistering que sus rivales. Ello obligó a Hamilton y a Bottas a bajar el ritmo escandalosamente ya en el primer relevo, lo que permitió a Max Verstappen acercarse y, posteriormente, jugar con el ritmo y la estrategia a su antojo.

    Algo similar le pasó a McLaren, que vio bajar su rendimiento con más calor y se vio superado por Renault, perdiendo completamente de vista a Racing Point y a Ferrari. Obviamente, el nuevo fiasco en boxes le dio la puntilla a un Carlos Sainz que no consigue arrancar en este inicio de temporada.

    3. La estrategia de Charles Leclerc y Esteban Ocon

    Ambos pilotos acertaron de pleno con una estrategia especialmente atrevida, dadas las circunstancias. Y es que tanto Charles Leclerc como Esteban Ocon apostaron por una sola parada, mientras otros pilotos tuvieron que recurrir a tres detenciones en boxes para poder finalizar la carrera.

    El monegasco de Ferrari comenzó con medios usados, pero eso no le impidió llegar hasta la vuelta 18, para posteriormente completar 34 vueltas con duros nuevos. Y todo ello sin problemas de blistering, aunque tuvo que ceder ante Valtteri Bottas en las últimas vueltas, ya con las gomas muy degradadas.

    En lo relativo al francés de Renault, la estrategia fue similar, aunque el hecho de clasificarse fuera del top 10 le permitió comenzar con neumáticos medios nuevos y alargar el primer relevo hasta las 22 vueltas. De ahí al final, con duros nuevos y remontada hasta la octava plaza.

    4. Los apuros finales de Nico Hülkenberg

    En el extremo contrario encontramos a Nico Hülkenberg, que comenzaba cuarto en parrilla pero tuvo que recurrir a una tercera parada a sólo 8 vueltas del final, cuando rodaba sexto por delante de Lance Stroll. Al igual que los Mercedes, el alemán no pudo completar un primer relevo demasiado largo, debiendo parar en el 15º giro, tres antes que su compañero de equipo.

    Seguramente la inexperiencia de Hülkenberg con este coche le pasó factura, así como el no haber podido competir el pasado fin de semana en este mismo circuito, lo que sin duda le habría permitido adquirir más bagaje a la hora de gestionar estos neumáticos en un trazado tan exigente.

    En cualquier caso, el alemán se quejó de la inconsistencia de los neumáticos, pues afirma que su segundo juego de duros se degradó mucho antes que el primero, con el que completó 15 vueltas a buen ritmo. En el segundo, el que le hizo parar por tercera vez, sólo hizo 14 giros antes de colocar los blandos usados para finalizar la carrera.

    5. El fiasco de Pierre Gasly

    El francés tenía muchas esperanzas puestas en esta carrera, tras haber terminado séptimo en este mismo circuito la semana anterior y haber clasificado en esa misma posición para la parrilla de este domingo.

    Sin embargo, el fiasco fue contundente, pues los medios usados con los que comenzó la carrera fueron cambiados en boxes por unos duros nuevos tras sólo 7 vueltas, lo que condenó a Gasly a remar contra corriente de ahí en adelante entre el tráfico. Para más inri, eso provocó blistering en sus neumáticos e hizo su segunda parada en la vuelta 23, para colocar neumáticos duros nuevos otra vez y estirarlos hasta final de carrera. Pilotos como Stroll o Leclerc comenzaron con el mismo tipo de neumáticos, pero estiraron su primera relevo 11 giros más.

    6. El ‘Seb spin’ de Daniel Ricciardo

    Así llamó el australiano al trompo que hizo cuando batallaba por posición con Carlos Sainz. Fue demasiado optimista al abrir gas a la salida de la curva y las ruedas traseras perdieron agarre, arruinando de paso lo que hasta el momento era una carrera muy prometedora de Daniel Ricciardo.

    Daniel Ricciardo comenzó de manera muy prometedora, pero un trompo arruinó sus opciones.

    De todos modos, el fin de semana comenzó mal ya el viernes, pues Renault fue el único equipo que utilizó uno de los dos juegos de neumáticos duros disponibles para todo el fin de semana, propiciando que su estrategia de carrera quedada comprometida de antemano.

    Renault ha mostrado destellos de velocidad y en Silverstone el coche pareció especialmente rápido y competitivo, pero la gestión no ha sido todo lo buena que debería y el cuarto, sexto y octavo puestos cosechados en estas dos carreras saben a poco.

    7. El «¡No me quedan neumáticos!» de Kevin Magnussen

    El piloto danés fue el único piloto de la parrilla que abandonó el Gran Premio del 70º Aniversario, aunque la causa fue sorprendente. Y es que Kevin Magnussen se retiró a boxes en la vuelta 43, tras notar vibraciones en los neumáticos… ¡y no tener más de recambio!

    Estrategia de neumáticos de todos los pilotos.

    Su carrera comenzó con neumáticos blandos nuevos, pero tras sólo 9 giros el danés entró en boxes para colocar duros usados, ya que el blistering le estaba matando. Su último juego disponible, uno de duros nuevos, le fue colocado en la vuelta 20 y tras 23 giros quedó completamente destruido. Sin esperanza alguna de puntuar, el equipo decidió retirar el monoplaza para evitar daños mayores.