¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

GP Mónaco[Vídeo] GP Mónaco F1 1996: Panis sobrevive al caos

La carrera de 1996 en Montecarlo, más que un Gran Premio de Fórmula 1, se asemejó a un “demolition derby”. Solo tres pilotos vieron la bandera a cuadros. El primero, Olivier Panis, que logró la única victoria de su carrera y la última del equipo Ligier.

Olivier Panis. Foto: Wikimedia Commons

En un registro histórico de desenlaces sorprendentes, el Gran Premio de Mónaco de 1996 figura entre los más destacados. Ni la mente más calenturienta podía presagiar que Olivier Panis cruzaría primero la meta a bordo de su Ligier, después de haberse clasificado en séptima línea. Pero la lluvia que cayó antes de la salida sentó las bases para una carrera loca, un auténtico festival de incidentes, que concluyó con solo tres coches en pista.

La primera vuelta se cobró cinco víctimas, entre ellos, el autor de la pole, Michael Schumacher, que chocó con su Ferrari contra las vallas en la bajada hacia Portier. La sangría no cesó, y cuando Gerhard Berger abandonó en la vuelta 9 por avería en el cambio, solo quedaban 12 monoplazas en pista. Damon Hill (Williams) y Jean Alesi (Benetton) encabezaban las posiciones, con Panis en tercera plaza gracias a los múltiples abandonos y un cambio a neumáticos en el momento oportuno.

El motor de Hill expiró en la vuelta 40 y, 20 giros después, Jean Alesi dijo adiós a lo que habría sido su segundo triunfo debido a un fallo en la suspensión. Y así, Panis se hizo con un liderato que conservó hasta el final pese a los esfuerzos de David Coulthard, mientras por detrás se seguían sucediendo los abandonos: Villeneuve, Irvine, Häkkinen, Salo El Sauber de Johnny Herbert fue tercero y el último en ver la bandera a cuadros, ya que su compañero, Heinz-Harald Frentzen, consciente de no tener amenaza alguna por detrás, decidió entrar en boxes en la penúltima vuelta.

Para Panis, fue la primera y única victoria de su carrera. Y fue la última del equipo Ligier, cuyos mejores años quedaban ya muy lejos. En 1997, Alain Prost compró el equipo, pero la decadencia continuó hasta la desaparición al término de la temporada 2002.

Fotos: Wikimedia Commons

Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto