¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

[Vídeo] Resumen del GP de Alemania de F1 2019

La carrera del Gran Premio de Alemania pasará a la historia de la Fórmula 1 por muchos motivos. La lluvia hizo acto de presencia presentándose como el más duro de los exámenes para equipos y pilotos. Solo unos pocos supervivientes, concretamente 13, fueron capaces de cruzar la línea de meta tras el caos vivido en el trazado de Hockenheim.

Sin duda, muchas de las imágenes que quedan de la batalla en tierras alemanas del día de ayer merecen ser enmarcadas y expuestas en el mejor de los lugares; y lo mejor de todo es que parte del episodio de surrealismo que tuvo lugar sobre Hockenheim acabará en la pequeña pantalla cuando Netflix publique un documental que precisamente estaba rodando este fin de semana con el equipo anfitrión. Pero, vayamos por partes. Quizá no seamos conscientes de todo lo ocurrido, del porqué, pasó lo que pasó. Viene de lejos, veamos.

A diferencia del año pasado en los test invernales, este año no se habían hecho pruebas con los nuevos compuestos de lluvia desarrollados por Pirelli. Una lluvia que por cierto, estuvo literalmente de año sabático entre los Grandes Premios de Alemania. El cielo se abrió 365 días después en el mismo lugar y a unas horas similares, desplomando las temperaturas de récord con las que tuvieron que lidiar los equipos el viernes. Este factor, el térmico fue el que trastocó reglajes aerodinámicos, de suspensión y de refrigeración.

Esto quiere decir que los pilotos solo tuvieron los giros previos a colocarse en la parrilla más las tres vueltas de formación tras el Coche de Seguridad para adaptarse a unas condiciones completamente nuevas, con unos neumáticos todavía con el polvo del camión de Pirelli y con unos monoplazas bien diferentes tanto por comportamiento -este año son más subviradores-, como por setup.

En definitiva, todas estas circunstancias propiciaron imprevisibilidad, además de la típica igualdad competitiva que otorga lluvia. Esto hizo brillar por ejemplo a Kimi Räikkönen, que con su Alfa Romeo estuvo batallando de tú a tú contra el anfitrión y excompañero Sebastian Vettel; o a Lance Stroll con su Racing Point; o a Nico Hulkenberg con su Renault, pilotos que plantaron cara a todo un Valtteri Bottas con su Mercedes. El '77' que salía adelante, no pudo encarrilar una carrera que parecía destinada a desmoronarse para el equipo de casa cuando el finés se estrelló en la curva 1 a pocas vueltas del final.

La lluvia estuvo literalmente de año sabático entre los Grandes Premios de Alemania

Equipos y pilotos tuvieron que improvisar para intentar sobrevivir en unas condiciones inéditas sobre la pista de Hockenheim.

En la Fórmula 1 también hay humanos

En Alemania pudimos ver errores de todos sin excepción: pilotos, equipos y mecánica. Esta última con nombre propio, el de la unidad de potencia de Renault, que dejó fuera de juego a Ricciardo y a Norris. Ayer se vieron en la pista errores de los mejores pilotos del mundo, unos fallos que evidenciaban el caos que se estaba viviendo en Hockenheim. Leclerc, Hamilton, Verstappen, Hulkenberg, Sainz o Räikkonen tuvieron que sacarse la licencia de barco en la ‘curva maldita’. El caos se extendió a todas las áreas: en el cielo, en la pista y en las estrategias. ¡78 paradas en boxes! Más que vueltas de carrera.

Los equipos se tuvieron que esforzar al máximo y aquí donde entra el factor humano de los 22 mecánicos, tenemos reflejada la cara y la cruz del día. Red Bull tuvo que hacerle hasta 5 cambios de ruedas a Max Verstappen para que el holandés llegara a meta como el mejor de los supervivientes, pero no solo eso, es que además durante el diluvio en el pitlanelos mecánicos del equipo austriaco aprovecharon para destrozar el récord del mundo que habían conseguido hace solo dos semanas en Silverstone: ¡1,88 segundos en mojado! Por su parte, Pierre Gasly echó a perder en el último momento una posición dentro de los puntos tras la colisión del final de la prueba.

El caos se extendió a todas las áreas: en el cielo, en la pista y en las estrategias. ¡78 paradas en boxes! Más que vueltas de carrera

Mercedes por su parte vivió como pollo sin cabeza la repentina entrada del por entonces líder de la prueba, Lewis Hamilton, otro que sufrió en sus carnes el aquaplanning de la fatídica y asesina escapatoria de la curva 16, la de la licencia de barco. Los mecánicos tardaron más de 50 segundos en reemplazar el alerón dañado del W10, hacer las comprobaciones pertinentes y montar al '44' los neumáticos intermedios para devolver a su piloto a una carrera en la que acabó puntuando gracias a los despachos. Como decimos, Alemania tuvo de todo. Polémicas de post-carrera también.

Tras el espectáculo de la pista, los Alfa Romeo fueron castigados duramente con 30 segundos en la clasificación final por una irregularidad en los embragues detectada por la FIA. De esta forma, los Haas que se volvieron a tocar por enésima vez, consiguieron uno de los mejores resultados de la temporada, Lewis quedó finalmente noveno y sí… Robert Kubica, puntuó por primera vez en Fórmula 1 desde su regreso junto al equipo Williams. Pero esto no es todo, faltan muchas más cosas que como siempre, hemos desgranado meticulosamente en nuestro resumen en formato vídeo.

Noticias relacionadas

Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto