¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    BMW Motorsport no pondrá a punto el i8

    Fuentes internas de BMW han confirmado que no habrá una variante M del i8 tal y como se pensó en el momento de su lanzamiento. Sin embargo, como motivo del centanario de la compañía, se espera que en el año 2016 se lance un superdeportivo de fibra de carbono y motor V8.

    Desde que BMW presentase el i8, muchos fueron los rumores acerca de la llegada, en un futuro, de una variante M del último deportivo de la compañía. Carsten Pries, Jefe de Producto de BMW Motorsport, junto con Friedrich Nitschke han excluido la posibilidad de la aparición de una versión vitaminada debido, entre otros motivos, a que la división deportiva de la compañía, en ningún momento se vio involucrada en su desarrollo.

    Por lo tanto, las especulaciones presentadas meses atrás quedan totalmente anuladas, destacando la compañía argumentos como el elevado progreso de la mecánica Plug-in Hybrid que acompaña el chasis monocasco de fibra de carbono del BMW i8. Con el paso de los años, es posible que veamos pequeñas actualizaciones tanto en el motor de tres cilindros gasolina como en los propulsores eléctricos, ofreciendo más potencia y un menor consumo de carburante.

    Esta noticia, ofrecida por directivos de la compañía, viene acompañada por la posible llegada de un superdeportivo programado para el año 2016 como motivo del centenario de la marca. El modelo, concebido como sucesor espiritual del BMW M1, vendría acompañado por un motor V8 de 4,4 Litros de cubicaje y una potencia superior a los 650 CV. El bloque irá localizado en posición central-trasera, es decir, detrás de los asientos.

    Al igual que el i8, el nuevo modelo hará uso de un chasis monocasco de fibra de carbono reforzado con plástico así como una carrocería compuesta por el mismo material. El resultado, además del aumento de la rigidez del chasis y la seguridad del vehículo respecto a un coche fabricado en aluminio o acero, será un peso final estimado en 1.200 Kg, ofreciendo de esta manera unas prestaciones nunca antes vista en la marca alemana.

    Fuente: WCF