¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es
  • BMW sienta el precedente: sus híbridos enchufables apagarán el motor convencional en ciudad

BMW sienta el precedente: sus híbridos enchufables apagarán el motor convencional en ciudad

A partir de 2020, los BMW híbridos enchufables saldrán con una función de fábrica que apaga el motor de combustión al entrar en zonas delimitadas de bajas emisiones. Hasta la fecha, el conductor debía cambiar de modo manualmente para circular sin emisiones.

Zona de bajas emisiones (Umweltzone) en Alemania, que limita los vehículos que pueden acceder a la misma

Para BMW la electrificación de su gama resulta inevitable. Respecto al año actual, en 2021 se habrán doblado sus ventas de híbridos enchufables y eléctricos. Para 2025 la gama constará de 25 modelos, siendo la mitad eléctricos puros. En consecuencia, los híbridos enchufables son necesarios como tecnología de transición entre el binomio gasolina/diésel y los eléctricos (BMW i).

Dado el creciente acoso que hay contra las motorizaciones convencionales en los grandes centros urbanos europeos por motivos de calidad del aire, los híbridos enchufables tienen un problema: es posible que tengan emisiones locales si no circulan en modo eléctrico puro. A los fabricantes no les interesa que los híbridos enchufables sean considerados como un problema ambiental.

Y ese problema actualmente no existe. Los conductores de esos coches pueden elegir circular en modo híbrido o eléctrico puro, siempre y cuando las baterías tengan un nivel mínimo de carga. Sin embargo, pueden no circular en modo eléctrico por simple despiste o por haberse acostumbrado a no cargar las baterías regularmente.

En el modo eléctrico puro los híbridos enchufables funcionan en la práctica como coches eléctricos, aunque no disponen de todas sus prestaciones ni desarrollan su velocidad máxima (tampoco es necesario con límite de 50 km/h)

En Holanda, por ejemplo, se han vendido muchos más híbridos enchufables que eléctricos (en Europa, de media, es el arevés), dados los jugosos incentivos que había para la compra. De hecho, hasta salían a cuenta sin enchufarlos nunca, yendo siempre en modo híbrido, solo por el ahorro en impuestos respecto a una versión convencional.

BMW, anticipándose a que esto pueda ser un problema, introducirá en su gama 2020 de híbridos enchufables el apagado automático de los motores térmicos cuando se entre en una zona de circulación restringida. Esto se conoce como geofencing en inglés, que el sistema de navegación detecte que se ha entrado en un perímetro restringido.

Los híbridos enchufables, en modo híbrido, usan muy poca carga de batería, la mantienen a un nivel o, en algunos casos, pueden forzar su recarga con un consumo extra de combustible

Al circular en modo eléctrico puro los híbridos enchufables dejan de contar con todas sus prestaciones, ya que para eso hacen falta los dos motores. Sin embargo, la potencia que disponen en modo eléctrico, así como la velocidad máxima, es holgadamente superior a lo necesario a menos que se huya de la policía tras robar un banco.

Los sistemas de navegación son capaces de determinar que se entra en una zona delimitada donde está prohibido contaminar (zona de bajas/cero emisiones) y así forzar el cambio al modo eléctrico puro

De esta forma, los conductores de un BMW híbrido enchufable aumentarán su eficiencia en zona urbana, reducirán las emisiones locales al mínimo, y de paso ahorrarán dinero. Eso sí, el sistema no prevé una recarga preventiva usando combustible antes de entrar en una zona limitada, el conductor deberá responsabilizarse de llegar con carga suficiente.

Si no hay suficiente energía en las baterías, el motor de combustión seguirá haciendo falta dentro de la zona delimitada

Supongamos que un conductor C tiene 50 km de autonomía en modo eléctrico y viaja de la ciudad A a la ciudad B, separadas por 60 kilómetros, teniendo B una zona de circulación restringida. Si inicia su recorrido en modo eléctrico y lo mantiene todo el trayecto, a 10 km de B sus baterías no tendrán suficiente carga para moverse por el centro urbano sin emisiones. C debería preocuparse de usar el modo híbrido en zona extraurbana para conservar carga.

BMW quiere que sus híbridos enchufables se comporten como vehículos eléctricos en las zonas urbanas, sin contaminar localmente, y contar con los mismos derechos de circulación de los eléctricos que no tienen tubo de escape alguno. Ya se hizo una prueba piloto en Rotterdam (Holanda) bajo el programa Electric City Drive.

Proyecto Electric City Drive

BMW realizó una prueba en colaboración con las autoridades locales y la Universidad de Erasmus (recordemos al famoso Erasmo de Rotterdam, de ahí viene el nombre) durante tres meses. Un grupo de unos 50 conductores voluntarios utilizaron una aplicación móvil que, conectada al sistema de navegación, les recordaba que debían pasar a modo eléctrico puro dentro de un área determinada.

Puede parecer una tontería, pero según los datos aportados por BMW, más del 90% de las rutas se realizaron en modo eléctrico dentro de la zona y aumentó el porcentaje de uso de la energía eléctrica de los coches. Esto nos recuerda lo del posible despiste, las personas no somos ordenadores y podemos pasar por alto un detalle como este.

Habituarse a usar la energía de las baterías en zona urbana implica grandes ahorros en combustible, sobre todo en grandes berlinas y SUV

A raíz de esta experiencia BMW ha definido el modo eDrive Zone, que detendrá automáticamente el motor dentro de las zonas delimitadas, y BMW Points. Esto último será una forma de incentivar a los conductores, acumulando puntos cuanto más recorrido se haga en modo eléctrico. Estos puntos se podrán canjear en el futuro por recargas gratuitas o beneficios similares.

El sistema BMW Points irá acumulando puntaje entre los conductores para incentivarles a usar el máximo posible la energía de las baterías, que puede suponer una reducción de ocho veces el coste de hacer kilómetros respecto a usar combustible convencional

Supongamos que en un futuro no muy lejano se establece que determinadas zonas de ciudades europeas quedan completamente vedadas a los motores de combustión. Los híbridos enchufables -no así los convencionales- podrían circular por las mismas siempre y cuando no usen sus motores de combustión interna. Se podría controlar con sensores que detecten si hay escape y sancionar a los que no lo cumplan.

Todavía no se trata de un problema, pero podría llegar a serlo algún día

La tecnología para ello existe, en modo experimental, así que está a la vuelta de la esquina esa posibilidad: le dejamos entrar, pero como contamine será sancionado. Para los dueños de un híbrido moderno, como un BMW PHEV del 2020 o más reciente, lo tendrán mucho más fácil para cumplir con ese veto, pero los que tengan otros híbridos enchufables deberán ir más atentos para no ser sancionados.

Ahora solo falta que más y más fabricantes tomen iniciativas similares. Los híbridos enchufables tienen el máximo sentido y lógica en zona urbana, donde la contaminación hace más daño -por leve que sea-, siendo el modo híbrido el adecuado para carretera abierta para no tener preocupaciones por la autonomía, matiz técnico que les hace más deseables que los eléctricos puros a día de hoy.

Noticias relacionadas

Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto