¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Bowler Defender Challenge, el SUV británico se transforma para un rally

    14
    Bowler Defender ChallengeLand Rover

    Ya avisaron los británicos en la presentación del Land Rover Defender V8 que sus socios de Bowler andaban detrás de una opción más potente. Por ahora, los cimientos para un futuro Defender SVR están puestos con el nuevo Bowler Defender Challenge. El Defender 90 se ha transformado en un auténtico todoterreno para competiciones privadas.

    Cuando se presentó el nuevo Land Rover Defender V8, el fabricante británico confirmó que, en un futuro, llegaría un verdadero tope de gama. Una variante de altas prestaciones en la que ya se encontraba trabajando Bowler. Un preparador también británico que fue absorbido por Land Rover, especialista en transformaciones más radicales. Justamente, lo que una gran mayoría de clientes de la marca busca.

    La primera aproximación al futuro Defender SVR ha llegado de la mano de esta empresa, con el Bowler Defender Challenge. Toma la base del modelo de tres puertas, el Defender 90, pero ha sido prácticamente transformado por completo en una variante adaptada para rallyes que competirá en una copa monomarca de siete carreras, que se celebrarán en Reino Unido en marzo de 2022.

    Foto Bowler Defender Challenge - exterior
    El Bowler Defender Challenge es un Land Rover Defender 90 adaptado para rallyes

    El Land Rover Defender 90 se transforma en el Bowler Defender Challenge

    El Defender Challenge cuenta con refuerzos específicos en el chasis que aumentan notablemente la rigidez, según apuntan, y montando una suspensión especial suministrada por Fox que aumenta la altura de la carrocería al suelo en 25 milímetros. Las llantas de aleación también son nuevas, de 18 pulgadas de diámetro pintadas en negro.

    Los de Bowler Motors también han modificado la parte delantera para aumentar el flujo de aire de refrigeración del motor, que conserva el potente bloque de cuatro cilindros y 2.0 litros Si4 con una potencia máxima de 300 CV. El Defender más radical también cuenta con un interior a la altura, desprovisto de toda la parafernalia tecnológica de los modelos de producción. Los asientos se han sustituido por unos de estructura de cubo, volante de competición con levas de cambio en una nueva posición.

    Además, dispone de una jaula antivuelco aprobada por la FIA y su correspondiente sistema de extinción de incendios. Los bajos están protegidos de extremo a extremo longitudinalmente con unos paneles de protección. Land Rover ha señalado que solamente fabricará una docena de unidades, a un precio que, valga decir, incluye la inscripción, logística y entrenamientos específicos para las pruebas. Todo el paquete cuesta la friolera de 116.500 Euros.

    Foto Bowler Defender Challenge - interior
    El interior del Bowler Defender Challenge presenta el equipamiento para una conducción salvaje sin comodidades
    Bowler Defender Challenge, el SUV británico se transforma para un rally