¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    El climatizador del Bugatti Chiron, cuatro veces más potente que el aire acondicionado de tu casa

    El Bugatti Chiron cuenta con un climatizador automático muy especialBugatti

    Pocos son los secretos que trascienden de la técnica aplicada en el Bugatti Chiron. La firma francesa se resiste a desvelar algunos de los entresijos de uno de los deportivos más caros y potentes del mundo, si bien parecen haber hecho una excepción esta vez. Los de Molsheim desvelan cómo es el sistema de climatización, más especial de que lo crees.

    No cabe duda de que el Bugatti Chiron es uno de los modelos más exclusivos del mercado, en cuanto a prestaciones, tecnología y, sobre todo, precio. Pero si todos los detalles cuentan para satisfacer a los clientes, elementos como el sistema climatización es uno de los más especiales a tener en cuenta. Porque, a pesar de ser un habitáculo muy limitado, ajustar la temperatura ideal es un trabajo para expertos.

    Y son ellos los que cuentan los verdaderos retos a los que se han enfrentado para conseguir un ambiente perfecto bajo cualquier situación y en cualquier estación del año. Da igual si es el desierto en los Emiratos Árabes, Bugatti cuenta con un equipo especial solamente destinado a la climatización, una de las tecnologías claves.

    Julia Lemke, la especialista en climatización a bordo del Bugatti Chiron en una de sus pruebas

    Bugatti no es una marca común. La prueba está en que solamente disponen de 500 prototipos del Chiron para realizar todos los ensayos, y dos nada más pasan por las manos de los especialistas en climatización, que explican una de las curiosidades del modelo: su parabrisas mide 1,31 metros cuadrados, casi el doble del de un compacto que presenta una superficie de 0,70 metros, y con una inclinación de 21,5º.

    Un parabrisas de gran envergadura, pero al que se puede sumar la opción «Sky View», dos cristales separados a modo de techo solar, de 650 milímetros de largo y 440 milímetros de ancho que permite más entrada de los rayos solares. Una configuración simple o más completa, pero que supone calentar enormemente el interior, por lo que es un auténtico desafío reducir rápidamente temperaturas elevadas.

    El secreto es un compresor de aire acondicionado con una potencia de 10 kW, cuatro veces más potente que un split como el que podemos tener en casa, cuya potencia suele ser de unos 2,5 kW, con su propio radiador para refrigeración, dado que se encuentra junto al motor, que despide un calor abrasante y que, también, se traslada al habitáculo al estar colocado justamente por detrás.

    Dos condensadores, el compresor y un radiador de refrigeración conforman el climatizador del Bugatti Chiron