Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

El escultor arruinado que guardaba tres Bugatti clásicos

11

Un escultor y apasionado de la firma francesa ha mantenido ocultos y a buen recaudo 3 magníficos ejemplares clásicos de la marca francesa durante décadas. Y a pesar de encontrarse durante años en una pésima situación financiera, se negó en todo momento a deshacerse de los modelos.

Bugatti Type 57 Cabriolet 1937.

Esta extraña historia ha tenido lugar en Bélgica, aunque su último capítulo tuvo lugar en el pasado Salón Retromobile de París 2019, donde fueron subastados los vehículos rescatados por un total de 888.040 euros.

August Thomassen es un escultor belga que durante décadas de profesión logró un modesto prestigio y reconocimiento profesional, pero que no estuvo acompañado de éxito económico en ningún momento. Según la descripción de su propia hija, en muchos momentos de su vida apenas ganaba suficiente dinero para mantener a su familia, sin embargo, eso no impidió a Thomassen conservar los tres magníficos Bugatti que almacenaba en su estudio.

Durante décadas muchos coleccionistas le hicieron ofertas por los modelos, sin embargo Thomassen se negó en todo momento a deshacerse de estos vehículos, incluso en los momentos de peor salud económica de la familia.

Bugatti Type 49 Berlina 2/4 puertas 1932.

No fue hasta el año pasado, con un Thomassen con 95 años ya, que los modelos lograron salir del estudio de este escultor, para ser subastados por Artcurial en el pasado Salón Retromobile de París 2019, donde lograron ser vendidos por un total de 888.040 euros, sin contar un Citroën 5 HP Cabriolet de 1925 que también se hallaba en posesión de Thomassen y que fue vendido por poco más de 21.000 €.

El estado de los vehículos era bastante aceptable, salvo uno que se encontraba en pleno proceso de restauración, todos estaban completos aunque con cierta pátina de óxido, pero nada grave y que no pueda ser solucionado por un taller especializado. El vehículo más caro del lote terminó siendo el Bugatti Type 57 Cabriolet, cuya última puja superó el medio millón de euros (500.640 €).

La pasión de este escultor por la marca le viene desde su juventud, de ahí que se hiciera con estos tres ejemplares entre las décadas de los cincuenta y sesenta, cuando estos modelos precisamente se encontraban muy baratos. El amor de este escultor por la firma francesa quedó plasmado en el busto que realizó de Ettore Bugatti y que podemos encontrar expuesto en el Museo Nacional del Automóvil de Francia, creado precisamente sobre una de las mayores colecciones Bugatti de la historia.

Fotos: Artcurial

Noticias relacionadas

El escultor arruinado que guardaba tres Bugatti clásicos
Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto