¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Termina la producción del Citroën C4 Cactus, el compacto francés de bajo coste

    El Citroën C4 Cactus abandona la producción después de seis añosCitroën

    El Citroën C4 Cactus termina su producción. La marca francesa dice adiós a uno de los modelos más importantes en los últimos tiempos, el que ha marcado la última línea de diseño, y el que también dio un giro a la firma de los dos chevrones con una apuesta de bajo coste. El modelo permanecerá a la venta hasta que las unidades en stock terminen.

    El Citroën C4 Cactus llegó al mercado en 2014, un modelo que se estrenó en el mercado con diferentes argumentos que, en su gran mayoría hoy perviven y lo harán por muchos años más. Una importante historia por detrás que motivó la luz verde de producción para que el concept C-Cactus, presentado en el Salón de Frankfurt 2013, se hiciese realidad apenas nueve meses después.

    Con un diseño prácticamente fiel al del modelo de producción, que se ha fabricado en las instalaciones de Villaverde, en Madrid, las ventas del Citroën C4 de la época se resentían sistemáticamente. Citroën sabía que el problema era su precio y su coste de fabricación, muy elevados. El Cactus fue una demostración de que se podía ofrecer un modelo de bajo coste con un precio muy competitivo y sin renunciar a determinados equipamientos, con soluciones inteligentes, diseño atractivo y con cierto nivel tecnología, los argumentos que acabaron por asignarle el relevo del C4.

    El lavado de cara del Citroën C4 Cactus minimizó los grandes airbumps de las puertas

    El Citroën C4 Cactus termina su producción, dejando la herencia de la moderna filosofía de diseño

    Y es que la marca rebajó los costes de producción del C4 Cactus al utilizar la plataforma PF1 del Citroën C-Elysée, entre otros varios. El planteamiento técnico se tradujo en unas elevadas ventas, pero devaluando la categoría del C4. Y mucho más espartano, porque las ventanillas traseras eran fijas, el asiento trasero era de una sola pieza, por lo que de abatirse se hacía entero, y las plazas delanteras también eran una banqueta corrida en las versiones automáticas.

    El C4 Cactus ha sido el único modelo en contar con un airbag frontal del pasajero en el techo, que no es lo mismo que los airbags de cortina, una solución al aumentar el volumen de la guantera, además de estrenar los inteligentes «Airbumps», unas placas de poliuretano recubiertas de 20 milímetros de grosor que actúan como protectores anti-roces en los paneles de las puertas.

    Pero el C4 Cactus ha dado más, ha sido el precursor de la línea de diseño que impera en Citroën: los faros de LED divididos por niveles y, al mismo tiempo, la mayor altura al suelo que imprime un estilo de crossover. La última actualización que sufrió el modelo francés en 2018 lo convirtieron en el primer modelo de la marca en estrenar los amortiguadores hidráulicos progresivos y los cómodos asientos delanteros «Advanced Comfort».