¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    Comprar un coche por multiopción ¿es buena idea?

    La compra por multiopción es cada vez más popular por las bajas cuotas mensuales.

    Comprar un coche por multiopción significa pagar entrada y una cuota mensual. Cuando acabemos quedará una cuota final que podemos pagar para quedarnos el coche, o no. También podemos devolverlo y terminar el contrato, o devolverlo para hacer lo mismo con otro coche nuevo de la misma marca.

    El mercado de los coches nuevos ha evolucionado de manera destacable a lo largo de los últimos años y opciones como el renting se han impuesto entre particulares y autónomos. Pero también, entre particulares, se ha popularizado la compra de coche nuevo por multiopción. Cada marca le pone su propio nombre, pero en realidad funciona muy parecida en todas ellas, pero ¿es una buena idea?

    La compra de coche por multiopción es, básicamente, una modalidad de compra y, específicamente, con financiación. Es decir, podríamos considerarlo una forma de financiación y en la cual se establece un pago mensual posterior a una entrada -en casi todos los casos- durante un plazo determinado por contrato. Tras ese plazo hay un importe residual.

    ¿Nos interesa realmente la compra de un coche por multiopción?

    Este importe residual es el valor de venta garantizado; un importe establecido por el fabricante, en el mismo contrato, que es el considerado como precio para el coche una vez concluido el pago a plazos. Puede ser, por ejemplo, de 15.000 euros.

    Cómo funciona la compra de un coche por multiopción

    En la compra de un coche por multiopción se parte sobre la base del precio del coche. Es decir, 20.000 euros, por ejemplo. Este importe se financia y se establece una cuota de entrada junto a las cuotas mensuales, y en último lugar la cuota final. El comprador abona la cuota de entrada y, cada mes, las cuotas establecidas por contrato durante el período pactado, que puede ser -por ejemplo- de 24, 36 48 meses...

    Una vez concluye el pago de las cuotas mensuales quedaría la cuota final con la que se pueden tomar tres decisiones:

    • Pagar la cuota final y quedarse con el coche.
    • Devolver el coche.
    • Devolver el coche y usarlo como parte de pago de un coche nuevo.

    Las ventajas de la compra de un coche nuevo por multiopción

    Evidentemente, no es la opción más económica. Es algo parecido a un alquiler a largo plazo. Lo ideal es hacer un sumatorio del importe de la entrada, las cuotas mensuales y la cuota final para saber cuánto vamos a pagar en total. Y en base a esto tomar nuestra decisión sobre comprar nuestro coche por multiopción, o no.

    Pero tiene ciertas ventajas como que la marca suele ofrecer serviciosincluidos como los mantenimientos -revisiones periódicas- o el seguro a todo riesgo, en algunos casos. Hay que revisar qué tipo de ventajas ofrecen. Y sobre todo, que es una manera sencilla de asegurarnos de llevar un coche nuevo más seguro y tecnológico, que son aspectos importantes.

    Esta modalidad de financiación busca la fidelización de clientes. Son planes diseñados para que el cliente se quede en la misma marca. Por eso, es cuando compramos o devolvemos el coche, para hacer otra operación con el mismo fabricante, cuando se nos ofrecen las mismas ventajas. Pero es recomendable comparar sus condiciones con las de un préstamo clásico para saber si de verdad nos interesa.