¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Daimler quiere separar su negocio de coches y furgonetas Mercedes-Benz del de camiones y autobuses

    Es bastante probable que, a lo largo de este año, se separen en parte los destinos de los coches, furgonetas, camiones y autobuses de la marca Mercedes-Benz. La empresa matriz, Daimler AG, sopesa vender su negocio de vehículos pesados a manos privadas.

    A principios de este mes el Consejo de Administración y el Consejo de Supervisión de Daimler AG aprobaron evaluar separar su negocio en dos entidades independientes. Actualmente, Daimler AG se compone de las ramas Mercedes-Benz Cars & Vans, Daimler Trucks & Buses y Daimler Mobility.

    Dicho de otra manera, Daimler AG venderá parte de su negocio de camiones a los accionistas, convirtiéndose la unidad Daimler Trucks en una entiedad independiente, con su propio gobierno, por mucho que sigan colaborando mutuamente en aquello que tenga sentido. Si preferís llamarlo de otra manera, será un «spin off». Se mantendrá una parte del accionariado y presencia en el Consejo de Administración.

    Más adelante, Daimler AG se renombraría a sí misma como Mercedes-Benz AG, o algo parecido. Consumada la separación, la parte de turismos y furgonetas de Mercedes-Benz tendría más libertad y más agilidad para reaccionar a los cambios tecnológicos que se avecinan, como el mundo del software, tan necesario hoy día, y cada vez más imperativo.

    Mercedes-Benz Clase S

    Si la separación se considera viable, la decisión será sometida a votación en el tercer trimestre en junta extraordinaria, y antes de año Daimler Trucks & Buses podrá estar en el DAX alemán y cotizar en bolsa. Sin embargo, queda por delante un pequeño escollo a nivel legal, ¿qué pasa con los derechos de la marca Mercedes-Benz?

    Con el devenir de los años, tenemos que hay varios ejemplos de marcas que se usan por distintas empresas. Ahí tenemos Renault en camiones y en turismos, ídem por Volvo, o el logotipo del grifo de Saab/Scania. Quien no conozca la historia completa de estas empresas puede liarse bastante.

    AB Volvo y Daimler Trucks van a colaborar para diseñar los camiones del futuro

    La propia historia de Mercedes-Benz también es un poco confusa de primeras. La marca se registró en 1902, cuando un coche encargado por Emil Jellinek ganó la semana de carreras de Niza. Su hija se llamaba Mercedes, y lo de Benz vino del apellido del ingeniero Karl Benz, un pionero del automóvil. La estrella de las tres puntas vino después, en 1910 quedó registrada.

    Mercedes Urban eTruck

    Gottlieb Daimler, otro de los pioneros del automóvil, diseñó la estrella de las tres puntas con la inestimable colaboración de sus hijos. En cuanto a su apellido, Daimler, fue utilizado por la compañía Daimler Motor Company, fundada antes de 1900 en Inglaterra, a quien licenció uno de los primeros motores de gasolina. Esa compañía acabó siendo comprada por Jaguar más adelante. Años después, Ford compró Jaguar. Por eso Jaguar fabricó coches con la marca Daimler.

    Pero volviendo a la marca Mercedes-Benz, se estima su valor en unos 49.000 millones de dólares, o la octava marca más valiosa del mundo, por detrás de Toyota, pero por delante de BMW, según Interbrand. En dicha lista las empresas más valiosas son tecnológicas, véase Apple, Amazon o Microsoft.

    Sean quienes sean los gobernantes de la división escindida de camiones, tendrán que usar la marca Mercedes-Benz como hasta ahora, pero los abogados no se pueden dejar flecos sin coser. Todos los usos permitidos y prohibidos deben quedar absolutamente claros para evitar futuros problemas legales.

    Mercedes-Benz Clase V

    Si se aprueba la escisión, a efectos comerciales no cambiará mucho la cosa. Cualquiera que pueda permitírselo podrá comprarse un turismo, una furgoneta, un camión o un autobús de la marca Mercedes-Benz, aunque en realidad sean productos de empresas ya distintas, aunque cooperen.

    La idea de separar ambas divisiones, de vehículos ligeros y pesados, vino del lado de los inversores, ya que desde Daimler AG preferían mantener siempre a la marca Mercedes-Benz bajo su control. También puede ocurrir que la división no se considere viable o que los accionistas se muestren en contra de que se haga, su aprobación es obligatoria.

    Daimler ha cambiado de nombre varias veces en los últimos años. De Daimler-Benz pasó a ser DaimlerChrysler en 1998, al fusionarse con Chrysler Corporation. En 2007 se admitió el fracaso de esa maniobra, Chrysler se vendió, y Daimler AG tuvo que pagar a Ford 20 millones de dólares para poder usar ese nombre de nuevo.

    Fuente: Bloomberg