Dakar 2017, etapa 8: La promesa a un padre

  • Luca Manca disputa su segundo Dakar tras sufrir un fuerte accidente en la edición de 2010 que le dejó en coma.
  • Aunque su carrera se truncó en parte, Luca Manca ha vuelto al Dakar con el objetivo de terminar y cumplir una promesa.

Luca Manca era uno de esos pilotos tocados por una varita. Joven, rápido y con una proyección de oro, esta antigua joven promesa tenía todos los ingredientes para triunfar en el rally-raid. Las marcas más fuertes de motos con presencia en el Dakar casi se rifaban a este italiano que sin embargo saboreó el lado más amargo del Dakar. En plena disputa de la séptima etapa del Dakar 2010, edición de su debut, Luca Manca sufría una brutal caída que le ocasionó un buen número de fracturas y un traumatismo craneoencefálico que le sumió en un coma de un mes de duración.

Las secuelas del accidente fueron graves y Luca Manca tuvo que volver a 'disputar' una vida a toda velocidad, pero no como a él le hubiera gustado. Tras despertar tuvo que aprender a hacer todo, desde casi hablar hasta caminar. Por supuesto, Manca había olvidado cómo se montaba en moto, su gran pasión. Por ello, tuvo que empezar montando en bicicleta y durante cuatro años no pudo conducir ni siquiera un coche. A pesar de ello, Luca Manca supo luchar contra las adversidades y poco a poco fue recuperando el nivel de vida previo a su fuerte accidente.

En esta historia, el papel de Filippo Manca es fundamental. El padre de este piloto italiano fue un gran pilar para la recuperación de su hijo hasta tal punto que le volvió a enseñar pilotar una moto, como ya había hecho cuando Luca era un niño. La vida quiso que Filippo falleciese y que por eso motivo Luca Manca firmase una promesa a fuego, la de volver al Dakar . Nadie en su sano juicio volvería a este rally tras sufrir un accidente de similares características, pero Luca no estaba dispuesto a fallar a la promesa que le había hecho a su padre.

Luca Manca dice que la idea de volver al Dakar le ha ayudado a completar la última fase de su larga recuperación . Sea como fuere, la única realidad es que este piloto sardo se ha puesto a los mandos de una KTM 450 Rally con el firme objetivo de llegar a Buenos Aires y tras ocho etapas está muy cerca de conseguirlo. Despreocupado por la clasificación o por los tiempos que pueda conseguir, Luca Manca se mueve por una promesa siete años después de su gran accidente. Y lo hace con Filippo en su corazón, ya que una foto de su padre le acompaña en el bolsillo de la chaqueta.

Fotos: Luca Manca

Tasa tu coche. ¡¡Gratis y sin compromiso!!

El redactor te recomienda

Noticias relacionadas

Más leídas
Más comentadas

¿Qué te parece el nuevo diseño?

Tú opinión nos importa.

Un pequeño formulario con nombre opcional, e-mail opcional y el comentario.

×