¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es
  • También hubo un Dodge Viper targa, aunque la marca no quiso hacerlo

También hubo un Dodge Viper targa, aunque la marca no quiso hacerlo

8

La última generación del Viper solo estuvo disponible en carrocería coupé, al contrario que sus antecesores, que si dispusieron de opción de carrocería abierta.

Una compañía ofreció esta posibilidad a unos pocos clientes, por lo que hay muy pocos ejemplares targa y descapotables en el mercado.

Dodge Viper targa de Prefix.

El Dodge Viper nació como modelo targa, aunque más tarde se añadió la carrocería coupé. Con la llegada de la segunda generación (denominada tercera y cuarta por muchos aficionados) desaparecía la opción targa en favor de un convertible de techo de lona, pero la marca optó por comercializar tan solo la carrocería coupé en la última generación del deportivo.

Prefix, una compañía estadounidense, decidió resolver este problema y lanzó inicialmente el Viper Medusa (del que también encontraréis imágenes al final de la galería superior), una opción convertible con techo de lona del que se vendieron muy pocas unidades. Pero además de esta, la misma compañía también desarrolló una versión targa que no llegó a tener tanta repercusión como la opción abierta completa, por lo que es casi desconocida.

Esta transformación no cuenta con nombre de proyecto por lo que los aficionados simplemente la denominan ‘conversión targa’ del Viper, y aunque inicialmente se planeó una corta serie limitada de unas pocas docenas de unidades, por problemas de suministro la compañía dejó de hacerlas tras 7 ejemplares terminados. Por lo que estamos ante una de las variantes más raras del Viper.

La línea del modelo apenas se ve modificada.

Según hemos podido comprobar en diversos foros de aficionados del modelo, la conversión cuenta con un nivel de acabados muy alto y una vez cerrado el panel superior, la línea coupé del modelo no se ve afectada, respetando incluso las jorobas del techo.

El panel desmontable se puede incluso guardar en el maletero, tal y como se ve en las imágenes de la galería. Las primeras imágenes fueron desveladas por la compañía en 2015 y los precios de esta transformación no eran demasiado caros, pues iban desde los 10.000 hasta los 15.000 dólares, en función de las opciones escogidas, pues también se podía modificar la tapicería con nuevos materiales y colores.

Las únicas 7 unidades que existen de esta conversión son, a buen seguro, futuras piezas de colección, sobre todo teniendo en cuenta la reputación de calidad de esta compañía, que suele colaborar con diversos fabricantes.

Fuente: Road&Track

Noticias relacionadas

También hubo un Dodge Viper targa, aunque la marca no quiso hacerlo
Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto