¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Por qué huele mal el aire acondicionado del coche y cómo eliminarlo

    El aire acondicionado puede provocar muy malos olores tras varios meses sin utilizarse.Freepik.es

    Llega el verano y el calor aprieta cada vez más. Tras meses sin usarlo, encendemos el aire acondicionado del coche y… un olor muy desagradable sale de los aireadores. ¿Qué está ocurriendo y cómo podemos solucionarlo?

    En España, así como en el resto de países con primaveras y veranos calurosos, el aire acondicionado es un elemento imprescindible en los vehículos, pues los habitáculos superan ampliamente los 40 ºC cuando estos pasan un rato al sol.

    Por eso resulta especialmente molesto cuando el aire acondicionado no funciona o lo hace de manera defectuosa. Además de abocarnos a abrir las ventanas y sudar a chorros por el aire caliente que se cuela por la ventana, comprometeremos nuestra seguridad por la incomodidad y el desgaste físico que nos generará, especialmente en trayectos largos o en grandes atascos.

    La humedad se convierte en un caldo de cultivo ideal para bacterias, hongos y microorganismos

    En otra ocasión hablamos del problema de un sistema de aire acondicionado que no enfría, pero esta vez nos centraremos en los malos olores, que suelen generarse al encenderlo tras unos meses sin haberlo utilizado.

    Por qué huele mal el aire acondicionado

    Como ya hemos comentado en el artículo anterior, el sistema de aire acondicionado se sirve de un circuito cerrado en el que circula un gas y que incluye un compresor y un condensador que lo transforman en estado líquido.

    Este gas licuado es enviado a presión hacia los conductos del aire acondicionado, lugar en el que el aire que circula por ellos absorbe el frío antes de salir por las tomas de aire al habitáculo del vehículo. Una vez hecho esto, el gas licuado vuelve a su estado inicial con ayuda de la válvula de expansión y el proceso vuelve a reiniciarse.

    Algunos productos para limpieza del aire acondicionado son muy sencillos de usar.

    Esta explicación básica nos sirve para entender cómo se almacena humedad en el interior de los conductos, lo que en última instancia genera malos olores. Cuando dicha humedad no desaparece del todo tras el uso continuado del aire acondicionado durante el verano, se convierte en un caldo de cultivo ideal para bacterias, hongos y microorganismos en general, que proliferan y generan descomposición en el interior.

    Cuando llegan los primeros días de calor de la primavera o el verano y encendemos de nuevo el sistema, el olor generado por esos patógenos es expulsado al habitáculo.

    Cómo eliminar el mal olor del aire acondicionado

    Una vez que nos hemos encontrado con el problema, es importante solucionarlo por varias razones: la primera es que, obviamente, será bastante molesto y nos impedirá circular con comodidad. La segunda es que nuestro coche será propicio para generar alergias en sus ocupantes.

    Así pues, ¿cómo podemos acabar con los malos olores presentes en el coche?

    Lo más habitual y efectivo es utilizar un producto específico para la limpieza de los conductos de aire acondicionado. Algunos de ellos se utilizan mediante la fumigación directa de los mismos en los posibles accesos a los conductos del aire acondicionado, incluidas las tomas de aire del habitáculo. Otros son algo más sofisticados y se sirven del aire acondicionado con recirculación de aire para que los conductos absorban el spray y este limpie por completo el sistema.

    Tanto uno como otro deben ir acompañados de una buena limpieza del habitáculo y de los residuos depositados en las tomas de aire, así como de una limpieza exhaustiva del filtro del aire acondicionado, en el que también pueden generarse patógenos y malos olores (no olvides sustituirlo cuando indique el fabricante para evitar este y otros problemas).

    Otra forma de hacerlo es recurrir a la limpieza con ozono, ya que este ataca los malos olores desde su origen. Y, por supuesto, siempre podemos recurrir a una limpieza exhaustiva del aire acondicionado en un taller mecánico, independientemente del método que queramos utilizar.