¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Nuevo estudio revela que el eléctrico, como primer coche, gana enteros en Alemania

    Nuevo estudio revela que el eléctrico, como primer coche, gana enteros en Alemania
    Hyundai IONIQ 5, el nuevo crossover eléctrico de la marca coreanaHyundai
    Fran Romero
    Fran Romero4 min. lectura

    No cabe duda de que el futuro son los coches eléctricos. Todas las marcas del mercado están virando ya a una velocidad de vértigo y, si bien 2035 será el año límite para la combustión, los cero emisiones se están acelerando. Un nuevo estudio apunta que los europeos están más convencidos, pero la autonomía sigue siendo la cuestión principal.

    Los coches eléctricos se están imponiendo cada vez más. Aunque la gran mayoría de los países europeos no estaba dispuesta a acatar 2035 como el final de la combustión y luchaban por ampliar el plazo, en los últimos meses han decidido apoyar ese año límite viendo que los fabricantes han asumido una realidad y que todos han anunciado cuándo se culminará su transición.

    Además, el paso intermedio a la electrificación total era coto de los híbridos enchufables y estos corren el serio peligro de ser arrollados literalmente. Las marcas no están dispuestas a duplicar los desembolsos millonarios en investigación y desarrollo para este tipo de propulsión y para los eléctricos, apostando todos los recursos a estos últimos, por lo que en los próximos años se irán imponiendo cada vez más. Lo cierto es que los estudios independientes sobre la compra de coche nuevo y las tendencias de movilidad entre los alemanes van también apuntado en esta dirección.

    Foto CUPRA Born - exterior
    El CUPRA Born se ha convertido en un éxito de ventas en apenas unos meses

    La diversión al volante y la autonomía, a favor y en contra del coche eléctrico

    La consultora Aral ha desvelado un nuevo estudio de comportamiento de los compradores de coches en Alemania, y cada vez están más convencidos de que, no solo están abocados a un cambio obligado dejando de lado la combustión, sino que entre un híbrido enchufable y un eléctrico, esta es la opción predominante. Un 70% de los encuestados califica de buena, o muy buena, la opción de un eléctrico, lo que significa que dos de cada tres potenciales clientes apuestan por este tipo de modelo, y solo uno de cada 10 no lo considera.

    Los factores que más pesan a favor del eléctrico es que es bueno para el medio ambiente y, ojo, la diversión que ofrecen al volante. El hecho de disponer de toda la potencia y el par motor de golpe y porrazo al pisar el acelerador ofrecer unas sensaciones inmediatas y comparables a las de un deportivo, lo que juega muy a su favor. Pero, de nuevo, la autonomía es un problema. Si bien las baterías han evolucionado lo suficiente como para disponer de una elevada energía, nada menos que un 74% considera esto como un problema. Y es que las que ofrecen mayor capacidad, y mayor autonomía, se encuentran a bordo de los modelos más caros.

    Pero hay dos factores más de suma importancia. Uno, la terrible falta de puntos de carga públicos y en buen estado, lo que supone que el 78% de los interesados valoren también el disponer de un cargador propio en su casa, lo que es un coste añadido más al precio del coche. La segunda clave, no menos importante, es el coste de la batería de reposición fuera de garantía. Es el componente más caro con mucha diferencia en los eléctricos. Comparado con un modelo de combustión, el tanque de combustible raramente falla como para tener que sustituirlo, ni tampoco el propio combustible se corrompe como una celda de la batería. Aún así, las conclusiones del estudio dejan claro que el eléctrico gana adeptos.

    Fuente: Aral