Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

¿Por qué una unión entre FCA y Renault habría sido beneficiosa?

Sede de FCA en Auburn HillsFCA

Aunque no pocas voces se alzaron contra una posible fusión entre los grupos FCA y Renault, lo cierto es que una alianza entre ambas corporaciones habría resultado tremendamente positiva para ambas compañías. Si bien es cierto que los beneficios lo hubiesen notado más unas marcas que otras, todos los fabricantes implicados en esta alianza habrían salido ganando de haber llegado a buen puerto las negociaciones.

En las últimas 2 semanas se ha hablado largo y tendido sobre la posible fusión entre el Grupo FCA y el Grupo Renault, una unión que terminó abruptamente con la retirada de quien precisamente había hecho la propuesta, FCA. Y aunque no se sabe a ciencia cierta quiénes son los verdaderos responsables del fracaso del acuerdo, es más que evidente que los responsables de que FCA decidiera retirarse están del lado francés de la negociación.

Muchos analistas coinciden en que los principales beneficiados de esta fusión eran precisamente los de FCA, compañía que cuenta con varias marcas y gamas en apuros, que se podrían ver inmediatamente beneficiadas por la tecnología y las plataformas de última generación que posee la Alianza Renault-Nissan en determinados segmentos clave. Sin embargo, esta fusión era algo más que la simple unión de Fiat y Renault, pues hablamos realmente de Groupe Renault y Fiat Chrysler Automobiles, enormes corporaciones con intereses en prácticamente todos los continentes y mercados globales, por lo que los beneficios van mucho más allá de unos pocos modelos en algunos segmentos de un mercado determinado.

Emblemas de FCA y Grupo Renault.

Lo mejor de una posible alianza entre FCA y el Grupo Renault es que son dos compañías tremendamente diferentes. Ambas tienen sus fortalezas y flaquezas en extremos opuestos a los del otro, por lo que una unión habría resuelto de manera casi inmediata muchas carencias de ambas compañías.

Objetivos separados

En primer lugar, ambas son fuertes en mercados y segmentos diferentes, por lo que no compiten entre si y les permitiría hacer dinero en segmentos donde antes no tenían intereses, como por ejemplo el mercado estadounidense o el segmento todoterreno en el caso de Renault, plazas donde la francesa no tiene presencia alguna.

En el caso de nuevas tecnologías, el grupo FCA tiene una posición privilegiada gracias a su alianza con Waymo (Google) en el campo de la conducción autónoma, sin embargo, es uno de los grupos automovilísticos que menos ha invertido en materia de vehículos eléctricos. Caso totalmente contrario al de Renault, que cuenta con muchísima experiencia y tecnología en el segmento eléctrico pero muchas menos en materia de sistemas de conducción autónoma completa, cuyos primeros sistemas están llegando ahora al mercado a través de la alianza Renault-Nissan, como es el caso del sistema ProPILOT de Nissan.

Sede de Renault.

En cuanto a modelos y marcas, FCA y Renault coinciden en Europa y Sudamérica principalmente, en el resto de continentes podemos ver mayor presencia de uno u otro, pero no a ambos con la misma cuota de mercado que poseen en esas dos plazas compartidas. Por lo que una unión comercial sería tremendamente beneficiosa para la gran mayoría de sus marcas y muy sencilla de implementar, ya que incluso compartiendo plataformas y mecánicas (con el multimillonario ahorro que ya supone eso) sus marcas no competirían en muchos frentes.

En cuanto a los modelos, es harto evidente que marcas conocidas como Fiat, Lancia o Alfa Romeo se verían tremendamente beneficiadas de las plataformas que posee la alianza Renault-Nissan en los segmentos A, B, C y D en Europa, donde las firmas italianas flaquean enormemente. En materia de vehículos comerciales también podríamos encontrar varios segmentos en los que podrían compartir desarrollos.

En el caso de Nissan, un personaje secundario de esta trama que terminó ocupando un papel principal, también podría haberse visto tremendamente beneficiada por esta unión. No hay que olvidar que Nissan posee el 15 por ciento de las acciones del Grupo Renault, pero los franceses poseen más del 40 por ciento del accionariado de la compañía japonesa. Nissan e Infiniti coinciden con FCA en diversos segmentos de los Estados Unidos, como los pick-ups, sedanes y SUV/crossovers (tanto en los segmentos full size como medio), escalones donde le habría resultado tremendamente beneficioso para la compañía nipona compartir mecánicas y plataformas con las diversas marcas de FCA (y viceversa), puesto que la compañía japonesa depende de si misma en ese mercado, no comparte plataforma ni tecnologías (ni sus gastos) con ningún otro fabricante.

Sede de Nissan en EEUU.

Todos esos posibles beneficios son ahora simplemente teóricos, por lo que tanto FCA como Renault tendrán que seguir buscando compañero de viaje, pues es conveniente recordar que la propia Renault ya ofreció hace unos meses la misma propuesta de fusion al 50% a Nissan, quienes la rechazaron casi inmediatamente. Por lo que es más que probable que en un futuro cercano nos encontremos a FCA o Renault en otro acuerdo similar con nuevas compañías.

Noticias relacionadas

Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto