¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

Cruce de acusaciones en Francia tras la fallida fusión Renault-FCA

Sede de RenaultRenault

Tras la repentina e inesperada decisión del Grupo FCA de retirar su propuesta de fusión con el Grupo Renault, todas las partes implicadas del consejo de administración de la compañía francesa, tanto los propios responsables de Renault como los de Nissan y el gobierno francés, no han tardado en ofrecer su versión de lo sucedido públicamente, lo que ha provocado todo un desfile de acusaciones mutuas.

Poco menos de una semana ha durado la propuesta que podía haber formado el mayor fabricante de automóviles del mundo por volumen de producción. Tras la propuesta inicial del grupo italoamericano, seguida pocos días después de una sustancial mejora de algunas condiciones para contentar al gobierno francés y a Nissan, finalmente el Grupo FCA confirmó hace unos días que prefería retirar la propuesta.

Aunque FCA lanzó un comunicado oficial ofreciendo una explicación políticamente correcta sobre su repentina decisión, lo cierto es que básicamente preferían no sucumbir ante los caprichos e indecisión de algunas partes implicadas, señalando indirectamente al gobierno francés como responsable, afirmando que había “quedado claro que no existen actualmente las condiciones políticas en para que tal combinación pudiera proceder con éxito”.

Sede del Grupo FCA en Michigan.

En los días siguientes, tanto Renault como Nissan y el propio gobierno francés no han parado de ofrecer excusas, en un intento de exculparse de la responsabilidad de las fallidas conversaciones. Y lo que es más curioso, no han dudado de culparse los unos a los otros, a pesar de que todos (en teoría) van en el mismo barco. Mientras que para el gobierno francés los responsables son los representantes de Nissan, para estos ejecutivos los verdaderos culpables se encuentra en Renault, quienes a su vez culpan a Nissan. En función del medio consultado, encontramos muy distintas supuestas explicaciones a lo sucedido. Todo un ejercicio de madurez emocional y responsabilidad corporativa.

Según los primeros informes, los dos representantes de Nissan en el consejo de administración del Grupo Renault no se habían opuesto directamente a la fusión, pero pensaban abstenerse ante una posible votación. Lo que chocaba frontalmente con los deseos de los representantes del gobierno galo, que solo habrían apoyado la fusión de haber existido unanimidad entre todas las partes implicadas.

Además, hay quien afirma que el gobierno francés deseaba más tiempo para, aprovechando una futura visita del presidente francés a Japón, poder negociar con la cúpula de Nissan. Sea como fuere, lo cierto es que según todos los informes ni el gobierno francés ni la compañía japonesa facilitaron la posible fusión, que podía haber resultado muy beneficiosa para todos los implicados.

Fuente: Reuters / TWSJ

Noticias relacionadas

Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto