¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    Ferrari 312 T5: el desastroso último monoplaza de Jody Scheckter en venta

    19

    Uno de los chasis del último y más desastroso monoplaza atmosférico Ferrari de la era turbo, el chasis #046 del 312 T5, saldrá a subasta el próximo 18 de agosto en Monterey. Este fue empleado por el campeón Jody Scheckter para defender su título en 1980, con escaso éxito.

    Bastidor número 312 T5 046.

    La serie de monoplazas 312 T de Ferrari fue una de las sagas más importantes de la escudería italiana, con numerosas victorias y varios Campeonatos, de pilotos y constructores. Sin embargo, el ejemplar que aparece en las imágenes no puede presumir del legado victorioso de sus antecesores, a pesar de que contaba con los mismos elementos ya probados de estos. Esta unidad en concreto fue empleada largamente por Jody Scheckter en la temporada de 1980, con escasos resultados.

    Este monoplaza, identificado con el número de bastidor 046, estará disponible para subasta en el próximo evento de Bonhams en el Quail Lodge de Monterey, en los eventos que se celebran paralelos al Pebble Beach Concours d’Elegance 2017. En un estado inmejorable y con un historial deportivo muy documentado, el 312 T5 #046 saldrá a subasta el próximo día 18 de este mes, aunque la casa de subastas mantiene en secreto su cotización y posible precio de reserva.

    Este modelo fue el último que pilotó el campeón sudafricano antes de su retirada, temporada en la que portó el número 1 del Campeón del Mundo, ya que Scheckter había sido el campeón en la temporada anterior, en 1979, cuando la Scuderia además vencía en el Campeonato del Mundo de Constructores gracias a Scheckter y a su compañero, Gilles Villeneuve, padre de Jacques Villeneuve, campeón de la temporada 1997.

    Scheckter empleó largamente este bastidor en 1980.

    La temporada de 1980 fue un auténtico desastre para la Scuderia, por lo que no podemos decir que este ejemplar disponga de un historial plagado de victorias. A pesar de tener una base ganadora y más que probada en las temporadas anteriores, de hecho, se mostró el más rápido del año, lo cierto es que el 312 T5 no funcionó bien en ningún momento de la temporada. El modelo tuvo problemas de todo tipo, desde los neumáticos hasta de fiabilidad de motor.

    El resultado fue un décimo puesto en la clasificación final, el peor resultado posible del año. Ni Villeneuve ni Schekter lograron subirse al podio ni una sola vez en todo el año, lo que describe a la perfección el desastre de temporada de la que era en se momento la escudería campeona.

    Al año siguiente la escuadra de Enzo Ferrari presentó el 126 C, abandonando el 12 cilindros plano en favor de un motor V6 turbo, el primer Ferrari de la era turbo. Desde ese momento y hasta el primer campeonato del mundo de pilotos de Michael Schumacher, en la temporada 2000, ningún piloto vestido de rojo logró hacerse con el campeonato del Mundo. El 312 T5 fue el último de una era, dando pie a la mayor sequía de resultados de la historia de la marca, que en ese momento ya estaba centrada exclusivamente en la Fórmula 1. La saga 312 T marcó el camino a seguir a los Gran Turismo y deportivos de calle de la marca italiana, con el empleo de los motores de 12 cilindros plano, en los Berlinetta Boxer y Testarossa, y las cajas de cambio transversales.

    Fotos: Bonhams

    Ferrari 312 T5: el desastroso último monoplaza de Jody Scheckter en venta