¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Aparece el Ferrari personal de Enzo Ferrari a la venta

    15
    Ferrari 330 GT 2+2Schmitt

    Este ejemplar del poco conocido Ferrari 330 GT 2+2 es uno de los prototipos iniciales del modelo, sin embargo, es el ejemplar más célebre de la serie por un motivo muy distinto. Esta unidad perteneció a la marca entre 1962 y 1964, y su conductor habitual no fue otro que el mismísimo Enzo Ferrari. Por lo que es uno de los pocos ejemplares conocidos de los vehículos personales del Commendatore.

    Curiosamente, Enzo Ferrari no solía conducir demasiados vehículos de la marca que lleva su nombre. Lo cual no es de extrañar si tenemos en cuenta que durante gran parte de su vida vivió en una casa aledaña a la factoría de Maranello y, sobre todo en sus últimos 30 años, raramente abandonaba esta localidad, pues a partir de la década de los cincuenta dejó de acudir a las carreras. Por lo que no es de extrañar que los pocos modelos que empleaba para su uso personal fueran unidades pertenecientes a la fábrica, como prototipos o vehículos de pruebas, que por norma general se correspondían con modelos de Gran Turismo y no deportivos. Y lo más llamativo, nunca de color rojo.

    Esta unidad del Ferrari 330 GT 2+2 es uno de los pocos ejemplares conocidos de los vehículos personales del Commendatore y esto se lo debemos precisamente a la imagen que encontramos bajo estas líneas, en la que Enzo Ferrari aparece junto al ejemplar.

    Enzo Ferrari junto al bastidor #4085 del Ferrari 330 GT 2+2.

    El Ferrari 330 GT 2+2 es uno de los modelos que montaron la evolución de 4.0 litros del motor V12 Colombo, es sustitución del antiguo motor de 3.0 y 3.3 litros que equipaba las series 250 y 275, respectivamente. De ahí su denominación, 330 centímetros cúbicos en cada cilindro. De esta variante GT 2+2 Series I solo fueron fabricados 625 ejemplares y el de las imágenes se corresponde con uno de los prototipos iniciales. Su llegada al mercado causó cierta controversia debido al plafón cromado que se encuentra tras las 4 ópticas principales y que le valieron para ganarse el apodo 'ojos chinos'.

    Esta unidad perteneció a la marca entre 1962 y 1964, una época dorada para la firma de Maranello, que en ese momento ya era considerado el fabricante de algunos de los deportivos más exclusivos y rápidos del planeta, pero sobre todo, el equipo a batir en numerosas competiciones gracias a sus múltiples victorias en carreras y especialidades tan distintas como el entonces nuevo campeonato de Fórmula 1, pruebas de resistencia como las 24 Horas de Le Mans o las 24 Horas de Daytona, y las clásicas Mille Miglia y Targa Florío.

    Este ejemplar pasó a manos privadas en 1964, justo el año que llegaba el 330 GT 2+2 Series II, y desde entonces ha pasado por las colecciones de varios propietarios, aunque siempre en el mercado norteamericano. Cuenta con el número de bastidor #4085 y se encuentra en un estado de forma magnífico, gracias a un laborioso proceso de restauración que fue llevado a cabo en 2018. Actualmente a la venta en un concesionario estadounidense, cuenta con un precio de 495.900 dólares, un precio notablemente bajo para un ejemplar de la década de los sesenta de la marca italiana y con un historial tan especial como este, lo que demuestra lo poco valorado que se encuentra aún este modelo entre los coleccionistas.

    Aparece el Ferrari personal de Enzo Ferrari a la venta