¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir

Los Ferrari SP one-offs tienen problemas para encontrar nuevo dueño

Los Ferrari SP one-offs tienen problemas para encontrar nuevo dueño
15
Ferrari SP30 AriyaCrave Luxury Auto
Sergio J. Cabrera
Sergio J. Cabrera6 min. lectura

Las piezas únicas o one-offs realizados por la división de pedidos especiales de la firma de Maranello, los célebres Ferrari SP, reciben mucha atención mediática cuando son presentados o descubiertos, sin embargo, cuando una de estas piezas llega al mercado de usados tarda muchísimo tiempo en encontrar nuevo dueño. Como le sucede al Ferrari SP30 Arya, que en los últimos 2 años ha recorrido medio mundo intentándolo.

En 2018 os informamos de la aparición en un concesionario de Houston, Estados Unidos, del Ferrari SP30, uno de los pedidos especiales más conocidos de la división Special Projects de Ferrari, pues es uno de los pocos que llegó a ser presentado oficialmente. Este fue puesto a la venta por una suma no declarada y con la particularidad de contar con un kilometraje absurdamente bajo. De hecho, con solo 103 km de uso podíamos decir que el ejemplar realmente aún se encontraba a estrenar.

Algunos meses después, este mismo ejemplar voló hasta París para formar parte de la subasta de RM Sotheby's en el Salón Retromobile de 2019. En ese evento no llegó a alcanzar su precio de reserva por lo que tuvo que regresar con su propietario original, el empresario Cheerag Arya, que parece que sigue sin encontrar a nadie interesado en el vehículo, porque actualmente este vuelve a formar parte del stock del concesionario Crave Luxury Auto de Houston.

Esta es una de las piezas más conocidas del programa Special Projects de Ferrari.

Esto supone que esta unidad, a pesar de ser muy conocida, lleva al menos 2 años buscando nuevo dueño sin éxito, incluso tras haber viajado desde los Emiratos Árabes Unidos a Houston y de ahí al Salón Retromobile de París y vuelta a Texas. Aunque realmente no sabemos si esta unidad fue puesta a la venta anteriormente, tan solo conocemos su rastro desde que apareció en Houston a mediados de 2018. Desde entonces debe haber dado algún que otro viaje de pruebas, pues su cuentakilómetros ha pasado de los 103 km originales a unos 166 km.

Este ejemplar está sufriendo los mismos problemas que otras unidades altamente personalizadas de los hiperdeportivos más exóticos, como es el caso de los Bugatti, Pagani o Koenigsegg más modificados, que suelen pasar muchos meses en los concesionarios antes de encontrar un nuevo hogar. Esto se debe a dos motivos principalmente. El primero es que las unidades altamente personalizadas suelen tener precios más elevados y en segundo lugar, sus esquemas estéticos diferenciados pueden no ser del agrado de futuros clientes.

En el caso del Ferrari SP30 Arya nos encontramos un carísimo trabajo de recarrozado realizado por la división Special Projects de Ferrari y una estética muy particular, que puede gustar o no, pero que inherentemente está asociada a su primer propietario, pues el modelo ha sido desarrollado por y para este. Por lo que pagar una suma considerablemente más alta que la que cuesta normalmente el Ferrari 599 GTO que encontramos bajo estos paneles es difícil de asumir, sobre todo si se trata de un vehículo que está tan asociado a su primer propietario como este, que incluso lleva su apellido.

Bajo la chapa encontramos un Ferrari 599 GTO.

El Ferrari SP30 o Ferrari SP Arya fue el quinto vehículo desarrollado por la división Special Projects. Fue realizado bajo petición expresa del empresario petroquímico Cheerag Arya, quien tiene residencia en varios puntos del planeta, incluyendo Houston, Texas. En su momento fue uno de los pocos one-offs de esta división que llegaron a ser presentados oficialmente y su propietario lo mostró incluso en público. Sin embargo, a pesar de haber sido entregado en 2013, en 2018 solo contaba con 103 kilómetros de uso, lo que supone que Arya, quien posee una extensa colección de deportivos de la firma italiana, apenas había usado su vehículo personalizado.

Su poco uso es probablemente la causa de que que haya sido puesto a la venta, aunque seguramente tenga un precio mucho más elevado que los ejemplares convencionales del modelo en el que está basado, el Ferrari 599 GTO. El pasado fin de semana precisamente fue subastada en Indianápolis un ejemplar casi a estrenar del 599 GTO, que con una puja de 698.500 $ fue uno de los integrantes del Top ten de resultados de la subasta. A buen seguro el Ferrari SP30 contará con un precio mucho más elevado que este, probablemente de varios millones de dólares.

Aunque lo cierto es que bajo los paneles de la carrocería y los rasgos heredados de sus hermanos de gama lo que encontramos es un 599 GTO convencional, incluyendo su salpicadero, instrumentos y software. Cuenta con el mismo V12 atmosférico que entrega 670 CV y 620 Nm de par máximo, y que le permitía ser el Ferrari más rápido de ese momento, superando incluso al Enzo.

Su interior está revestido en Alcántara.

Las verdaderas novedades de este modelo las encontramos en su carrocería, que emplea elementos como las ópticas delanteras del Ferrari 458 Italia, las aletas traseras del paquete aerodinámico XX de los Ferrari 599 GTB y GTO. Mientras que muchos de los rasgos están inspirados en el Ferrari F12. En el interior encontramos un habitáculo con cierto sabor racing, pues está revestido por completo en Alcánatara, manteniendo muchos de los elementos del 599 GTO original.

Calcula tu seguro

Calcular
Los Ferrari SP one-offs tienen problemas para encontrar nuevo dueño