¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    Ford patenta un monociclo que usa una rueda de tu coche

    Acaba de ser aceptada en Estados Unidos una patente de Ford que permite convertir una rueda de tu vehículo en un práctico monociclo eléctrico para la ciudad. No sabemos si la idea será finalmente ejecutada pero es cuanto menos original.

    Ford propone convertir una de las ruedas de tu vehículo en un monociclo eléctrico

    Estados Unidos acaba de aceptar una patente de Ford que presenta una innovadora solución para la movilidad urbana. Una de las ruedas de tu vehículo puede llegar a convertirse en un monociclo eléctrico para aquellas personas que trabajan una zona urbana con fuertes congestiones de tráfico. La patente se presenta en un Focus pero seria aplicable a casi cualquier Ford que pueda montar esa rueda.

    Según la patente, la rueda seria desenganchada del sistema de suspensión del vehículo con un gato que incorpora, quedando el coche apoyado en ese lado con un "taco" que también forma parte del sistema. A la rueda, que viene provista de un motor eléctrico, un control de estabilidad y baterías, todo integrado, se le acopla un sillín y un manillar en la parte superior para su uso.

    La idea de Ford es la de solucionar los problemas de tráfico de las grandes urbes y su alto nivel de contaminación. El sistema propone que aparquemos el vehículo en una zona relativamente próxima a nuestro lugar de trabajo donde nos resulte fácil de estacionar, una vez allí armaremos nuestro monociclo para dirigirnos sobre él hasta el puesto de trabajo.

    El sistema en teoría es una gran idea pero para la práctica presenta varias dificultades. Nos crea dudas sobre lo fácil que seria desmontar esa rueda completamente del vehículo, que nuestro Ford quede perfectamente estable mientras se encuentra estacionado cuando tiene tres ruedas y por supuesto hasta qué punto nos podemos ensuciar en el proceso de montar y desmontar todo, al trabajo hay que llegar impoluto.

    A esto se le añade más incógnitas como el precio de la citada rueda con todos los elementos integrados, la atracción que ejercería sobre los amigos de lo ajeno y el desequilibro de desgaste entre las ruedas del mismo eje que puede presentar a medio plazo.

    El sistema aún puede presentar algunos elementos mejorables pero la idea es buena. Una idea que no tiene porqué llevarse a cabo nunca ya que muchas de estas patentes no pasan más allá de su registro.

    Fuente: Motortrend