¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Esto puede ser definitivo: el invento que dará ventaja a los coches de hidrógeno

    ¿Despegará definitivamente el coche de hidrógeno?

    La tecnología asociada al coche eléctrico cuenta en la actualidad con dos grandes inconvenientes: excesivos tiempos de recarga y autonomías insuficientes. El hidrógeno soluciona ambos problemas, pero plantea otro adicional. Hasta ahora.

    El hidrógeno es para muchos la verdadera clave de la movilidad eléctrica del futuro, pues la única emisión que genera es vapor de agua y soluciona los dos grandes inconvenientes de los coches eléctricos de batería actuales: los excesivos tiempos de recarga y las autonomías aún insuficientes para cubrir grandes viajes.

    Y es que el coche de hidrógeno o de pila de combustible puede repostar en menos de cinco minutos y ofrece autonomías superiores a los 600 km. Entonces, ¿por qué es aún una anécdota en el mercado? La razón principal reside en su dificultad para ser transportado, pues debe hacerse en recipientes a alta presión y ocupa mucho volumen.

    Sin embargo, Hydrogenious LOHC Technologies parece haber encontrado una solución que podría impulsar definitivamente la movilidad del hidrógeno.

    El benciltolueno

    Como hemos dicho, el hidrógeno es un elemento complicado de transportar para su aplicación en el transporte, pues debe hacerse en cisternas a alta presión y, a consecuencia de su gran volumen, en cantidades insuficientes para un suministro continuado y masivo.

    Por eso, Hydrogenious ha estado trabajando en una técnica de transporte alternativa en la que el benciltolueno, un aceite de transferencia de calor con excelente estabilidad térmica, toma un papel protagonista.

    Así funciona el sistema LOHC de Hydrogeious.

    «Para el transporte flexible de hidrógeno, la tecnología LOHC de Hydrogenious es una solución eficiente y segura», señala el comunicado. En sus plantas de almacenamiento, el hidrógeno se une químicamente al mencionado benciltolueno. Esta combinación se puede transportar en condiciones ambientales y en infraestructuras logísticas convencionales y existentes comparables a las utilizadas para la gasolina o el diésel.

    «Una vez en el punto de consumo de hidrógeno, este se libera del benziltolueno en las plantas LOHC de liberación de Hydrogenious (en la pureza adecuada según sea necesario), mientras que el material portador se reutiliza muchos cientos de veces en el ciclo», apunta la empresa germana.

    Por lo tanto, la tecnología Hydrogenious LOHC tiene ventajas significativas sobre otras tecnologías para el transporte de hidrógeno y ahora está por ver si la misma podrá extenderse para convertirse en una solución real. De momento, la firma tecnológica ha firmado un acuerdo de colaboración con Bilfinger, proveedor internacional de servicios industriales, con el objetivo de hacer este proyecto realidad.

    Fuente: Hydrogenious LOHC Technologies / Fotos: Motor.es