¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Inyección de agua para reducir el consumo de combustible

    Pedro Marín
    Pedro Marín

    El fabricante alemán tecnológico Bosch es por ahora el único que ofrece inyección de agua, una técnica que se aplica a los motores para ahorrar combustible alcanzando hasta en un 13 por ciento y aumentar la potencia de los mismos.

    Los motores de combustión convencionales hacen uso de parte de la gasolina del depósito para refrigerarse cuando el vehículo alcanza gran velocidad. Este método hace aumentar el consumo de gasolina.

    Para evitar este gasto innecesario Bosch ha introducido en sus motores un inyector adicional de agua que permite refrigerar el motor. Como añadido extra, esta tecnología puede ofrecer un plus de potencia a cualquier motor turboalimentado según palabras de Stegan Seiberth, presidente de la división Gasoline Systems de Bosch.

    El detonador de aplicar este sistema a los motores viene de la idea de que un motor nunca debe sobrecalentarse. Hasta ahora se ha estado utilizando como refrigerante del motor parte de la propia gasolina, la cual se evapora para refrigerar el motor. Con el agua lo que se hace es inyectarla en el colector de admisión justo antes de que se queme el combustible.

    Sólo se usa una pequeña cantidad de agua en este proceso, sobre unos decilitros por cada 100 kilómetros recorridos, con lo cual el depósito de agua destilada dedicada para este fin es capaz de aguantar unos miles de kilómetros. Aunque en caso de vaciarse el depósito el motor seguiría funcionando y se refrigeraría el motor con la propia gasolina.

    Este sistema ya está en producción y como ejemplo tenemos el BMW M4 GTS, que ha sido el primer vehículo en equipar la inyección de agua a su motor, el cual es de seis cilindros con turbocompresor.

    Como datos interesantes de este sistema tenemos un ahorro de del 4% en combustible bajo el test de consumo WLTC y un 13% en condiciones reales al circular por autopista o al dar acelerones, la inyección por agua no puede provocar la oxidación del motor y aunque puede congelarse a baja temperatura el calor del motor al arrancarse descongelaría el agua al instante.