¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Jaguar Land Rover desvela el Proyecto Tucana para sus futuros coches eléctricos

    Jaguar Land Rover es uno de los grandes fabricantes que se ha embarcado en el «Proyecto Tucana». Un auténtico reto especialmente para la firma de los SUV y todoterrenos, ya que supone reducir al máximo las emisiones de CO2, minimizando el peso. El primer desarrollo es un chasis de materiales ligeros para coches eléctricos.

    Los futuros coches eléctricos que llegarán a las gamas de Jaguar y Land Rover están obligados a ser más ligeros, especialmente en el caso de la segunda marca, cuya especialidad en SUV y todoterrenos hace casi inviable que pueda transformar sus lujosos modelos en productos de cero emisiones. Con este objetivo, forma parte del «Proyecto Tucana», junto a una serie de especialistas de Reino Unido.

    El primer objetivo de la tecnología ya se ha logrado, la concepción de un chasis extremadamente ligero que JLR ha presentado. Una estructura que combina fibra de carbono o fibra de vidrio, dos materiales ultra-resistentes que permitirá bajar el peso tan considerablemente manteniendo la rigidez y seguridad, que también se reflejará en la mayor autonomía, mayor rendimiento y una dinámica de conducción más precisa.

    Foto Jaguar Land Rover Proyecto Tucana
    La estructura de los futuros eléctricos de Jaguar Land Rover será de fibra de carbono y fibra de vidrio

    Los futuros eléctricos de Jaguar y Land Rover serán más ligeros y más prestacionales, pero no más económicos

    Con esta importante novedad, Jaguar Land Rover ha confirmado que ha logrado la fórmula exacta para sustituir su estructura monocasco de aluminio y de acero de alta resistencia que monta en la última generación de sus insignes modelos como los Range Rover y Range Rover Sport. Fuentes del consorcio, apunta que esta estructura sólida a base de fibras ligeras aumentan la rigidez de la carrocería en un 30% y reducir su peso en 35 kilogramos, por lo que el consumo de energía será menor.

    El propósito de las marcas es que el peso restado se puede derivar al montaje de baterías de de alto rendimiento que, por norma, arrojan un mayor peso, son más grandes y también ofrecen más autonomía. Una tecnología muy importante para las dos firmas que pretenden no retrasar por mucho tiempo, ya que uno de los compromisos adquiridos de Thierry Bolloré, el gran jefe al frente de JLR, es electrificar al más al alto nivel las dos marcas.

    Con prototipos de pruebas del «proyecto Tucana» en las carreteras a partir de 2022, el largamente rumoreado Range Rover Eléctrico será uno de los primeros modelos en contar con esta nueva arquitectura, como también la alternativa del Jaguar J-PACE e, incluso también el Road Rover, a la vista de las ventajas que supone la nueva estructura. Eso sí, baratos no serán. La fibra de carbono es un material cada vez más habitual en la industria, pero la fibra de vidrio no tanto.