¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    El Lamborghini Countach original cumple 50 años

    15
    Lamborghini LP 500Lamborghini

    El espectacular prototipo que sirvió para desvelar el Lamborghini Countach en 1971 cumple hoy precisamente 50 años, pues su presentación oficial tuvo lugar el 11 de marzo de 1971, en el stand de Bertone del Salón del Automóvil de Ginebra.

    Lamborghini y Bertone presentaron el Lamborghini Countach en forma conceptual unos años antes del lanzamiento comercial del modelo, mostrando un prototipo que a día de hoy sigue siendo una de las configuraciones más espectaculares y atractivas que ha disfrutado el deportivo italiano.

    Ese prototipo recibió la denominación Lamborghini Countach LP 500 y por sus características y configuración era todo una pieza única que lamentablemente no logró sobrevivir al desarrollo del modelo. Pero de seguir existiendo estaríamos hablando, sin duda alguna, del ejemplar más caro de la historia del Countach.

    El Lamborghini Countach LP 500 original en Ginebra.

    Hoy se cumplen 50 años de la presentación oficial de ese prototipo, que tuvo lugar en el Salón del Automóvil de Ginebra el 11 de marzo de 1971. Su presentación fue todo un bombazo mediático para la marca, aunque curiosamente, los de Sant’Agata Bolognese no tenían demasiadas esperanzas puestas en ese prototipo, por eso el modelo no fue presentado en el stand de la marca, donde la estrella principal era el también nuevo Lamborghini Miura P400 SV.

    El Lamborghini Countach LP 500 fue desvelado en el stand de Bertone, ya que en Lamborghini creyeron (erróneamente) que su estrella principal sería la nueva versión SV del Miura. Pero no podían estar más equivocados, pues esas primeras imágenes del Countach tomadas en Ginebra dieron la vuelta al mundo, restando protagonismo a las otras grandes estrellas de ese evento, como el propio Miura P400 SV o el espectacular Maserati Bora, que precisamente fue desvelado ese mismo día en Ginebra.

    El Lamborghini Countach LP 500 es fácilmente reconocible porque cuenta con la carrocería más limpia y minimalista de toda la serie Countach. Dispone de numerosos elementos y rasgos exteriores que luego no fueron traspasados al vehículo de producción y por tanto eran únicos de este modelo, como su propia configuración mecánica. Aunque la carrocería es tremendamente similar a la del primer Countach de serie, prácticamente cada panel, moldura y accesorio fueron modificados durante el desarrollo. Incluyendo detalles como las ópticas, las entradas de aire o las propias puertas de apertura vertical, toda una novedad estrenada precisamente en este prototipo.

    Su silueta es mucho más limpia que la del Countach LP 400.

    Aunque el primer Lamborghini Countach de producción recibió la designación LP 400 por su motor de 3.9 litros, el prototipo que lo precedió montaba un un V12 de 5.0 litros cuya potencia anunciada era de 446 CV (440 hp), 71 CV más que la primera serie comercializada del deportivo de motor central italiano, que contaba con una versión de 3.9 litros del V12 de la compañía.

    Aunque este ejemplar podría haber sido la pieza definitiva de la saga Countach y una de las estrellas indiscutibles del museo de la marca, donde aún se conserva alguno de los prototipos iniciales del Countach LP 400, durante el desarrollo del deportivo este prototipo fue empleado para los crash-test y por ello desapareció. Algo que habría sido impensable a día de hoy, pero que fue estrictamente necesario para que una compañía del tamaño de Lamborghini en aquella época pudiera sufragar los costos del desarrollo y homologación del modelo.

    Nombre

    Una de las características más peculiares del Countach es su nombre, pues al contrario que el resto de modelos de la firma italiana, este no cuenta con una denominación extraida del mundo taurino. En su lugar usa un vocablo cuya pronunciación recuerda a una expresión de asombro en la lengua piamontesa. Aunque existen diversas versiones de la misma anécdota, el diseñador del modelo, Marcello Gandini, la contó en su día de esta manera.

    Era un ejemplar funcional, pero no llegó a sobrevivir.

    Según Gandini, uno de los empleados que colaboraron en la fabricación del prototipo solo hablaba piamontés, dialecto cuya pronunciación recuerda más al francés que al italiano, y que empleaba habitualmente esta expresión de asombro. Gandini afirma que él mismo o uno de los trabajadores sugirió emplear este nombre, aunque solo lo hicieron a modo de broma, pero finalmente el nombre cuajó y se terminó traspasando al prototipo.

    El Lamborghini Countach original cumple 50 años