¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Recreación del futuro Mazda CX-5 2023, un adelanto de la transformación del SUV nipón

    1
    Recreación ilustrativa Mazda CX-5 2023Motor.es / Kelsonic

    En poco más de año y medio, la nueva generación del Mazda CX-5 será una realidad. Está previsto que llegue en 2023 a todos los mercados, un modelo que técnicamente cambiará a la propulsión trasera para competir con los Premium europeos. Más grande, será una revolución de la que te presentamos un primer vistazo.

    No cabe ni la menor duda de que el Mazda CX-5 es uno de los puntales principales que sostiene a la marca japonesa. Su diseño, más elegante que deportivo, conquista a los clientes, junto con un interior a la altura en el que no se hace un abuso de la tecnología y de las pantallas digitales y sus refinados motores.

    Argumentos muy sólidos que se mantendrán en la siguiente generación, pero con una vuelta de 360º. El Mazda CX-5 2023 llegará en poco más de año y medio. Ya se ha dejado ver muy tímidamente en fotos espía, en Estados Unidos, luciendo nuevos rasgos que hemos reproducido en esta recreación. El más destacado es el lateral completamente nuevo, y con un aspecto más familiar que se puede apreciar en la nueva forma de la ventanilla trasera fija del pilar trasero. Los de Mazda han transformado al SUV en un modelo notablemente más grande.

    Foto Prueba Mazda CX-5 Diesel 150 CV - exterior
    El Mazda CX-5 2023 cambiar por completo de imagen, y de planteamiento técnico

    El Mazda CX-5 2023, revolución técnica y evolución estética

    Lo cual han disimulado con un evolucionado diseño de la parte delantera y trasera. El futuro Mazda CX-5 seguirá manteniendo los rasgados faros delanteros, inspirados en los del Mazda3, por lo que el capó actuará como una pestaña ofreciendo una imagen más deportiva, gracias a una mayor altura y un panel más horizontal. Además, cabe destacar también el capó de mayor tamaño, bajo el que se incluirán motores de seis cilindros en línea. Los de Hiroshima también han modificado la parrilla del radiador, más grande y ahora más integrada en el frontal.

    Un estilo renovado, pero conservando sus genes intactos. Y es que la marca pretende mantener el «continente», lo que más gusta a sus clientes, aunque con un toque más moderno. Sin embargo, por dentro de la carrocería cambiará. El salpicadero presentará un diseño más minimalista pero sin perder de vista el característico orden japonés de mandos y pantallas. La firma, considerada una Premium entre las japonesas, no se prestará a la misma filosofía de las europeas de digitalizar completamente el puesto de mandos.

    Los interesados en el Mazda CX-5 deben saber que el modelo experimentará un importante cambio a nivel técnico. Y es que dejará de ser un modelo de tracción delantera para convertirse en uno de propulsión trasera, y también total. Una nueva plataforma compartida con el también nuevo Mazda6 escalando posiciones en su gama y alzándose a un segmento D Premium. El CX-5 también estrenará motores de gasolina y diésel, además de híbridos, con tecnología SkyActiv-X y de hasta seis cilindros en línea.

    Recreación del futuro Mazda CX-5 2023, un adelanto de la transformación del SUV nipón