¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    Performmaster sube el nivel del Mercedes-AMG GT 63 S Berlina con más de 800 caballos

    Mercedes-AMG GT 63 S PerformmasterPerformmaster

    Todavía no está completa la gama del Mercedes-AMG GT Berlina. El coupé de cuatro puertas estrenará una versión tope con un potente sistema híbrido que ofrecerá una potencia de casi 800 CV. Pero, para los que desean apostar por la gasolina, la opción de Performmaster es la suya, una preparación especial para el motor de AMG GT 63 S que llega a los.

    Ideado especialmente para los que no tienen suficiente con las prestaciones o con la enorme potencia que destila el Mercedes-AMG GT 63 S Berlina. La variante de cuatro puertas es uno de los tres volúmenes más salvajes del mercado y de la propia firma de la estrella, con el potente motor de ocho cilindros en V y 4.0 litros biturbo que alcanza los 640 CV.

    Es, por ahora, el tope de la gama a falta de que llegue el nuevo híbrido ya confirmado, una versión que asociará un motor eléctrico al de combustión para llegar a una cifra que marcará un límite inexplorado en Mercedes-AMG, que ni siquiera alcanzará el AMG GT R Black Series que también está en la cartera. Casi los 800 CV del concepto que anticipó la berlina.

    Un solo chip es capaz de explotar el motor del Mercedes-AMG GT 63 S Performmaster llegando a los 810 CV de potencia

    Pero para los que no quieren contar con el híbrido y tampoco quieren esperar a su llegada, los especialistas de Performmaster ponen su toque especial sobre el modelo, un módulo electrónico que se coloca junto a la unidad de control del motor y que modifica los mapas de la inyección y las cifras de potencia y par motor: la primera asciende a 810 CV y la segunda hasta 1.030 Nm.

    Un ejercicio de tuning pero limitado a las prestaciones, siendo capaz de alcanzar los 100 km/h desde parado en apenas 2,8 segundos y llegar a una velocidad punta de 340 km/h. Solo esta última cifra supera en 25 km/h la del modelo de serie. La misma unidad de control también está disponible para la versión básica, el AMG GT 63.

    El especialista en tuning señala que las prestaciones y los nuevos ajustes en la mecánica están disponibles nada más conectar el nuevo chip, si bien el verdadero funcionamiento no se produce hasta que el modelo de Mercedes alcanza su temperatura óptima de servicio para garantizar un perfecto funcionamiento y no dañar la mecánica.

    Brutales las prestaciones del Mercedes-AMG GT 63 S Performmaster, que no toca la imagen exterior