¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    Las futuras normas de emisiones convertirán a los deportivos en ediciones limitadas

    BMW M340d xDrive, la versión deportiva diésel del BMW Serie 3

    Los recientes paros en la producción de coches en toda Europa ha tenido una reacción pronta por parte de los fabricantes: pedir una moratoria a la Unión Europea para retrasar el cumplimiento de la norma Euro 6d-TEMP. Las cada vez más exigentes normas van camino de cambiar el modelo de negocio de las versiones deportivas.

    La crisis del coronavirus ha obligado a los fabricantes a pedir un retraso en el cumplimiento de la normativa de emisiones que entra en vigor para todas las gamas a partir de 2021, si bien el incumplimiento en los modelos nuevos ya puede incurrir en cuantiosas pérdidas, comparado con el desembolso en tecnología que vienen realizando en los últimos años para cumplir con las medidas de Europa.

    En el caso de los deportivos más salvajes y extremos, y de las versiones más deportivas, seguir apostando por ellos obliga a hacerlo con electricidad para cumplir con las estrictas normas de emisiones de CO2. Las circunstancias son tan especiales que algunas marcas ya asumen un cambio en el modelo de negocio de los Audi RS, BMW M y los Mercedes-AMG, incluso de las S y M Performance.

    El Audi S4 2020 rompe la tradición de los motores de gasolina para convertirse en un diésel

    Hace una década, ninguna de estas divisiones deportivas contaba con una gama tan poblada como a día de hoy, con los deportivos extremos y los llamados "descafeinados". Los fabricantes sabían que el desarrollo extra de las divisiones les aumentaba el caché. La antigua quattro GmbH, hoy Audi Sport, entendió que la exclusividad no era una cualidad opuesta a una gama amplia, por lo que no solo cambió el nombre de la empresa, sino que apostó por el volumen, más ingresos.

    Pero esto es un problema de cara a las emisiones. Tanto, que los Audi S4, S6 y S7se han convertido en diésel abandonando la gasolina, mientras que BMW también dispone de las versiones M Performance diésel. En Mercedes-AMG, las "descafeinadas" disponen de tecnología MHEV de 48 Voltios y convertirá los grandes deportivos en híbridos a partir de este año.

    Un importante cambio pero puede no suficiente. Las nuevas versiones deportivas diésel de Audi ni siquiera han supuesto una importante diferencia de precio comparada con las antiguas de gasolina, para no perder clientes. El único que se ha salvado de este cambio ha sido el S5 Cabrio que mantiene el motor de gasolina, "por concepción", dicen en la marca de los cuatro aros.

    Las marcas de volumen que todavía no se han subido al carro de la electrificación lo harán más pronto que tarde. Entonces, asistiremos a un cambio en el modelo de negocio conocido actualmente, en el que las variantes tope de gama de algunas marcas, y no de todas, como los M3, M4 y compañía pueden convertirse en producciones limitadas de unidades para contener las emisiones promedio de CO2 dentro de los límites marcados en las leyes.