¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    El Polestar 2 Experimental debuta en Goodwood, el eléctrico sueco más radical

    3
    Polestar 2 ExperimentalPolestar

    El Festival de Velocidad de Goodwood ha abierto sus puertas hace tan solo unos días. El escaparate británico permanecía cerrado desde la última edición celebrada en 2019, volviendo a dejarse ver las últimas novedades. Una muy interesante es un prototipo de la marca sueca al que apodan como «La Bestia». Se trata del Polestar 2 Experimental.

    El Polestar 2 se ha convertido en el modelo más importante de la marca deportiva sueca. El fabricante de Göteborg ha ampliado recientemente la gama de esta berlina deportiva que aspira a convertirse en un verdadero pilar de ventas en la nueva gama de eléctricos que está desplegando. Pero, a pesar de que su carácter es más eficiente, la firma valora opciones más radicales.

    Lo cual no es extraño sabiendo los genes de Polestar por la deportividad y también la experiencia que acumula. Una de las grandes pruebas es este Polestar 2 Experimental que han llevado al Festival de Velocidad de Goodwood, que ha reabierto este años sus puertas. De hecho, lo llaman «La Bestia», un desarrollo especial construido a petición del propio Thomas Ingenlath, el responsable de la marca.

    El Polestar 2 Experimental se transforma en un eléctrico muy radical

    Por supuesto, no ha confirmación alguna por parte de Polestar, lo cual no significa lo contrario y en un futuro ofrecerse una opción más radical. El Polestar 2 Experimental se ha presentado con nuevos paragolpes delante y detrás, el cuerpo pintado en «Blanco Nieve» mate, al igual que la parrilla frontal, y las llantas de aleación mezclando negro brillante y mate, de 21 pulgadas montadas en neumáticos de rendimiento Pirelli PZero Rosso.

    Una estética especial que se complementa con lo que no se ve. La puesta a punto del chasis comprende amortiguadores de rendimiento Öhlins ajustables en tres posiciones que aumentan la estabilidad un 30%, un puntal delantero de fibra de carbono, muelles un 80% más rígidos delante y un 40% detrás y el potente equipo de frenos de Akebono del Polestar 1, con pinzas delanteras de 6 pistones. Las modificaciones en el chasis han rebajado la altura en 30 milímetros.

    Una configuración más radical, que permite también trasladar el importante caudal de potencia al asfalto de los dos motores eléctricos. Los técnicos han ajustado la potencia de salida hasta unos desmesurados 350 kW, equivalentes a 476 CV. Un importante aumento si tenemos en cuenta que la opción más potente del modelo llega hasta los 300 kW, y 408 CV. Falta la luz verde de producción, aún en una serie limitada que inauguraría el nicho de los eléctricos deportivos.

    El Polestar 2 Experimental debuta en Goodwood, el eléctrico sueco más radical