¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Rolls-Royce Coachbuild reinaugura su servicio de producción de one-off

    Rolls-Royce Coachbuild reinaugura su servicio de producción de one-off
    Rolls-Royce SweptailRolls-Royce
    Fran Romero
    Fran Romero4 min. lectura

    Rolls-Royce recupera un departamento hasta ahora prácticamente cerrado. El conocido como «Coachbuild», una sección donde los sueños se hacen realidad para los bolsillos más adinerados. Porque no se trata de personalización, sino de fabricación exclusiva bajo petición. La firma británica utilizará una plataforma única para desarrollar modelos exclusivos.

    Rolls-Royce recupera uno de sus departamentos más exclusivos, una sección donde participan más diseñadores e ingenieros que especialistas en colores, cuero, maderas y materiales textiles o metálicos. Se trata de los talleres «Coachbuild», donde se han gestado las creaciones más exquisitas y únicas de la marca británica.

    El más reciente fue el Rolls-Royce Sweptail, una transformación radical a partir del Phantom Coupé presentada en el Concorso d'Eleganza Villa d'Este celebrado en 2017, cubriendo el deseo especial de un cliente del que, por supuesto, se desconoce cualquier dato, incluido lo que desembolsó por tan preciada creación. Y es que en el segmento del ultra-lujo no hay crisis, además de que la firma ha detectado una creciente demanda de accesorios y propuestas únicas para sus modelos en el último año.

    Foto Rolls-Royce Sweptail - exterior
    El Rolls-Royce Sweptail, una creación única en el mundo de la sección de producción a demanda Coachbuild

    Nuevos one-off saldrán de las instalaciones de Rolls-Royce CoachBuild

    La verdadera puntilla que le ha dado a Rolls-Royce motivos para reinaugurar esta sección, y de la que ya se ha confirmado que la plataforma bautizada como la «Arquitectura del Lujo» será la clave estructura que sustentará esos one-off. Una base mecánica que apenas cuenta con limitaciones técnicas. Solo cuatro puntos fijos pero se pueden variar las cotas, alargar, acortar la longitud, el ancho, la altura, los refuerzos, tabiques y hasta el piso del habitáculo. Incluso, lo que es un fijo en la gran mayoría de las plataformas de combustión, la distancia entre el motor y el interior separado por el mamparo, también se puede variar en esta arquitectura.

    De esta manera, las posibilidades para diferentes estilos de carrocería son prácticamente infinitas, ya que Rolls-Royce presenta un sistema escalable que se acerca a un chasis rodante tradicional. De hecho, la propia marca de Goodwood ha señalado que las únicas limitaciones son las propias del diseño e ingeniería, y las cualidades propias de la marca. Tres líneas rojas que no se pueden modificar bajo ningún concepto: la primera, la distancia exacta entre el radiador y el mamparo delantero que separa el motor del habitáculo.

    Tampoco, la relación 2:1 de la altura de la carrocería al diámetro de la rueda, siendo también sagradas las tres líneas fluidas que recorren el largo de los modelos de Rolls-Royce, la llamada «línea de flotación» que confiere movimiento, la línea de cintura, la línea de la silueta, todas presentes en los Phantom, Ghost, Wraith, Dawn y Cullinan. El resto será a gusto del propietario.

    Foto Rolls-Royce Sweptail - exterior
    El lujoso y exclusivo Rolls-Royce Sweptail dispone del más techo panorámico más grande en Rolls-Royce