¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Abre y cierra, he aquí las puertas más raras, y vistas, en un automóvil

    Abre y cierra, he aquí las puertas más raras, y vistas, en un automóvil
    19
    Javier Gómara
    Javier Gómara

    Aunque estamos acostumbrados a que las puertas de nuestros coches se abran de forma tradicional, la verdad es que hay muchos sistemas de apertura. Los hay tan variopintos como peligrosos, y cada día surgen más sistemas que nos dejan con la boca abierta.

    En un principio los coches no disponían de puertas, pero pronto esto supuso un problema de seguridad, por lo que a principios del siglo XX empezaron a instalarse las primeras portezuelas en los automóviles. La verdad es que eran tan sencillas que ni siquiera podemos catalogarlas como puertas, pero fue el primer paso. A día de hoy es impensable ver un coche sin ellas y el sistema tradicional es el que más acostumbrado estamos a ver. Sin embargo por haber hay muchos tipos, ¿cuántos puedes contar?

    Rolls-Royce lleva años usando las puertas inversas en sus coches

    Apertura inversa

    Tan pronto como aparecieron las primeras puertas se empezaron a ver las primeras variaciones. En realidad el primer sistema de apertura fue este. Presenta muchas ventajas, como una mejor accesibilidad y un mejor cierre desde el interior. Sin embargo cuentan con un problema muy grave, y es que al circular el aire puede hacer que la puerta se abra provocando que los ocupantes salgan despedidos del coche. De hecho fue un constante causante de accidentes y muertos, por lo que pronto fueron denominadas "cariñosamente" como puertas suicidas. A día de hoy siguen estando presentes en marcas como Rolls-Royce, sus ventajas son las mismas, pero gracias a los avances técnicos estas son mucho más seguras.

    Alas de gaviota

    Posiblemente sea el sistema de apertura de puertas más espectacular y elegante del mundo. Sobre todo porque la mayoría de nosotros lo asociamos con el Mercedes 300 SL de 1952. La idea de poner estas puertas ha hecho que el 300 SL sea uno de los coches más cotizados de la historia. Una solución que a día de hoy ha sido copiada por varios modelos, como su sucesor natural, el SLS AMG o el siempre idolatrado DeLorean. Sin embargo no todo era lujo, porque había un problema, y es que las personas de baja estatura, una vez sentadas, tenían serias dificultades para cerrar la puerta. Además en caso de vuelco el sistema impedía escapar, aunque esto último se ha solucionado hoy en día gracias al uso de bisagras explosivas.

    En 1952 este tipo de puertas causaron furor, igual que hoy en día

    De tijera

    Ya hemos visto que si una puerta puede abrirse para fuera, también puede abrirse para arriba. Tan solo hace falta cambiar el sistema y listo. La primera vez que vimos unas puertas de tijera fue en 1968, en el Alfa Romeo Carabo diseñado por Bertone. Hoy en día es el sistema de apertura favorito de Lamborghini, que empezó a introducirlas en el Countach. Presentan ventajas más allá de lo espectacular, y es que son muy prácticas a la hora de aparcar en huecos estrechos, además se puede circular con ellas abiertas, aunque no es muy recomendable.

    Deslizantes

    Si prácticas son las puertas de tijera para los huecos estrechos, más prácticas son las puertas deslizantes. Tal es su comodidad que es el sistema favorito de vehículos industriales, furgonetas de pasajeros y monovolúmenes. No es muy habitual verlo en coches convencionales, aunque Peugeot en su momento se aventuró al ponerlas en el 1007. Existe una variante, y son las denominadas puertas de bolsillo, apenas vistas. En este caso las puertas correderas se esconde dentro de las aletas delanteras, quedando prácticamente ocultas. Llamativo sí, práctico, pues no mucho. Tan solo un coche las ha incluido, el Kaiser Darrin de 1953.

    El Kaiser Darrin ha sido el único coche en ocultar sus puertas en las aletas delanteras

    Verticales

    A continuación seguimos con un sistema que en cierto modo combina los dos anteriores. No podemos hablar de este tipo de puertas sin mencionar al BMW Z1, de hecho es el único modelo de calle al que hemos visto tenerlas. En 1988 este pequeño deportivo biplaza se sumó a la flota de BMW. Su conducción y deportividad estaban fuera de toda duda, pero no fueron estos atributos los que le valieron la categoría de mito, si no las puertas, que al abrirse se escondían en los paneles laterales inferiores de la carrocería. El sistema era sumamente complejo, tanto que BMW desestimó emplearlo en futuros modelos. Años más tardes un preparador americano intentó copiar este sistema y aplicarlo a un Lincoln. Resultaba cautivador, pero no tuvo mucho éxito la verdad

    De mariposa

    Fácilmente pueden confundirse con las de tijera, pero no son exactamente iguales. Mientras que una desplaza la puerta completamente en vertical, las de mariposa además de desplazarse hacia arriba se desplazan hacia fuera, lo que facilita el cierre de la puerta desde dentro. Sin lugar a dudas serás el rey del lugar si te presentas con un coche con este tipo de puertas, porque está tan poco vistas que siempre llaman la atención. A día de hoy son basantes los coches que la emplean, los casos más recientes son los del McLaren P1, el Ferrari LaFerrari o el BMW i8. Hay una variación de éstas y es la combinación que presenta el Lykan Hypersport, mariposa invertida. En algo se tienen que hacer valer sus 3,4 millones de dólares.

    Canopy

    Si extraño es ver a un coche con unas puertas tipo mariposa, más extraño es ver a un coche con el sistema Canopy, de hecho solo se ven en prototipos. La verdad es que no es la puerta la que se desplaza, sino toda la carlinga del coche. Laterales y parabrisas se abaten hacia el morro para que los ocupantes puedan entrar. Ni es cómodo ni es práctico, pero oye que bien queda. Entre las muchas desventajas que presenta, la más curiosa es que al no incluir ventanillas el coche los cristales tienden a empañarse con el mal tiempo. Además resulta prácticamente imposible salir del habitáculo en caso de vuelco. Un ejemplo de este tipo de puertas lo tenemos en el Tumbler de Batman o el prototipo de Saab, el Aero-X que nunca fue llevado a producción.

    Otros

    Aunque parezca que estos sistemas ya de por sí son bastante complejos y alejados de la vida real, la verdad es que hay por ahí un limitado número de coches que emplean o han empleado puertas aún más extrañas. Un ejemplo claro es el de Koenigsegg. El fabricante sueco es tan particular que usa un sistema de puertas propio y exclusivo. Es una mezcla de puertas verticales y mariposa, puesto que una vez abierta la puerta en vertical ésta se desplaza hacia el exterior a través de un raíl. Espectacular como poco, y la guinda de cualquier Koenigsegg.

    ¿Os acordáis del Isetta? La verdad es que echando la vista atrás sorprende ver que un fabricante como BMW haya empleado sistemas de apertura tan variopintos. El del Isetta fue uno de ellos. En este caso se dio un paso más allá del sistema Canopy. El coche era tan pequeño que incluir puertas laterales daría al traste con el concepto general. Así que, ¿cuál fue la solución? Pues hacer que todo el frontal del coche se abriera, volante incluido. Ingenioso y gracioso. Obviamente no se ha vuelto a ver.

    El Isetta pasó a la historia. Era coqueto, extravagante e innovador

    Si hay algo común a todos estos sistemas de apertura es que desean romper con lo convencional. Pero no penséis que por ello las puertas tradicionales no presentan variaciones, sino fijaros en el Ford GT. Las puertas se abren de forma convencional sí, pero estas incluyen parte del techo. Este sistema es muy funcional en las carreras, pero en la vida real tiene a tener cuantiosos inconvenientes. El principal es que en huecos estrechos impide que los ocupantes salgan del coche porque al incluir parte del techo la puerta necesita mucho espacio lateral para abrirse. Ford debió percatarse del problema demasiado tarde y por ello no las ha incluido en el Ford GT 2017, o al menos no de una manera tan escandalosa.

    Ahora bien, tras repasar tantos tipos de puertas de coches, ¿echas de menos tu sistema tradicional? Si es que cuando una cosa funciona, ¿para qué cambiarlo?

    Abre y cierra, he aquí las puertas más raras, y vistas, en un automóvil